I 10K Cabezo de Torres – Estación de Servicio Thader

cabezo_3

Recorrido de la prueba

Lugar: Cabezo de Torres (Murcia)

Día: 18 de abril de 2015

Hora: 18,15 horas

Distancia: 10.000 m (distancia no homologada)

Organizada por: Club Senderismo Cabezo de Torres

Recorrido: tenía su salida y meta en la céntrica Plaza de la Iglesia, en la intersección de la Avenida de Murcia y la Calle Mayor de Cabezo de Torres, constando de tres vueltas, las dos primeras de 2,5K y la tercera y última de 5K, que repetía el mismo itinerario que las dos anteriores prácticamente, junto con el aumento de distancia señalado. El recorrido barría la localidad por su parte noreste, en las dos primeras vueltas, pasando también por la zona sureste y norte en la parte del mismo que difería de las dos primeras, en la que se realizaba la subida al Cabezo Azul. En todo momento la superficie de la prueba fue asfalto, con excepción de un pequeño tramo adoquinado al pasar junto al Colegio de los Salesianos, al atravesar la Calle Alto Atalayas y siempre con el denominador común del callejeo por el núcleo urbano, combinado con esa subida comentada que supuso la parte más alejada del centro, a su paso por la Rambla del Carmen, para concluir en el mismo punto de salida.

Organización y atenciones: a pesar de ser la primera edición de la prueba, se notó que detrás de ésta había experiencia en la organización de carreras y sobre todo ganas por hacerlo bien, por lo que es resultado de la misma fue muy, muy satisfactorio, a pesar de haber algún pequeño detalle que quizá deba limarse de cara a futuras ediciones. Sólo la publicidad que se hizo de la prueba, tanto en radio, como en cartelería, ya daba indicios que hacían pensar en una “buena” carrera, tal como así fue.

Se cubrieron y con nota, todos los servicios que deben estar presentes en una prueba, como son: cronometraje mediante chip desechable en propio dorsal (sólo con lectura general, no particular), guardarropa, masajes de descarga post carrera, vestuarios, duchas y aseos en el anexo Polideportivo Cabezo de Torres, así como una ágil entrega de dorsales, un servicio de megafonía con ese toque que hace contagiar al público y un avituallamiento terminada la carrera completo y generoso, lo que permitió disfrutar del mismo a todos los participantes, desde el primero hasta el último. Una cobertura policial correcta y un amplio voluntariado, volcado con la prueba, para que todo saliese de la mejor manera. Por supuesto, todos los puntos kilométricos estuvieron perfectamente señalizados, mediante carteles verticales en el lateral derecho del sentido de la marcha y para un mejor rendimiento de los corredores, se brindó el servicio de una decena de patinadores, aproximadamente, que durante gran parte del recorrido ofrecían agua (al margen de los puntos de avituallamiento perfectamente dispuestos) y spray antiinflamatorio para aquel atleta que lo necesitase, sin duda algo que me sorprendió que es justo destacar y aplaudir. Sin olvidarme, por supuesto, de la organización de carreras para los más pequeños, continuando con la casi habitual difusión de este deporte entre las generaciones futuras y que tanto gusto da presenciar.

cabezo_5

Voluntarios sobre patines (terminado su labor)

Y como colofón de fiesta, la organización desplegó una entrega de premios como no había presenciado hasta entonces, no sólo por los trofeos para aquellos corredores que llegaron en las primeras posiciones, tanto de la general como dentro de las múltiples categorías establecidas, sino por haber dispuesto una dotación económica a los ganadores absolutos y a los atletas que consiguieran hacer un tiempo inferior marcado por la organización, y por los más de 40 regalos directos que se sortearon entre los participantes que tomamos la salida en la prueba, entre los que se encontraban desde masajes de descarga, hasta sesiones fitness, pasando por relojes, prendas deportivas, comidas, cenas, cortes de pelo y un largo etcétera, sin duda, todo un acontecimiento.

Sin olvidar que todo esto fue posible con un coste para los participantes inferior al que suele ser habitual en carreras de esta distancia y además donando 1 euro del importe de la inscripción a la Asociación Española Contra el Cáncer, lo que demuestra a todas luces que con voluntad y ganas se puede ofrecer al corredor una carrera modélica.

En el plano negativo, un pequeño aspecto que deben mirar y cuidar para el próximo año, como fue poder tener un mayor control del tráfico en la zona del callejeo del recorrido, que en determinados momentos nos pudo poner en riesgo a los corredores, por la salida de algún vehículo a la calzada por la que transitaba la carrera. Sí, es una tarea muy complicada, por la gran cantidad de calles y cruces que había durante esa parte del itinerario y poder tenerlo todo totalmente acotado es una tarea que se me antoja casi imposible, pero sí se podría reforzar un poco más la presencia de voluntarios en dicha zona…

Bolsa del corredor: inusual y muy generosa. Estos epítetos se deben gracias a que la misma estaba formada, ni más ni menos, por los siguientes artículos: dos camisetas técnicas (una de ellas era la conmemorativa de la prueba), tres tarritos de especies, dos botes de pimentón, un preparado de condimento para paella, una botella de vinagre, dos paquetes de infusiones, un par de zumos, una malla de limones, una barrita de cereales, un paquete de globos y unos folletos publicitarios. Sin duda, todo un ejemplo a seguir por la organización de otras carreras.

cabezo_6

Contenido de la Bolsa del Corredor

Podio: Hassane Ahouchar, Veterano B del Club Apolana, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 30′:00”; llegaron en segundo y tercer lugar respectivamente: Miguel Ángel Barzola (con un tiempo oficial de 30′:06” – Sénior B del Club Atletismo Alicante) y Hicham Ettaichmi (con un tiempo oficial de 30′:47” – Veterano A Independiente). En mujeres, la vencedora fue Wafiya Benali, Sénior B del Club Skechers Perfomance Div., con un tiempo oficial de 36’53”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Yesica Mas Castany (con un tiempo oficial de 37′:31” – Sénior A del Club Juventud Atlética Elche) y Lourdes Heredia López (con un tiempo oficial de 40′:54” – Veterana B del Club La Ventanica).

Muy personal: por segunda semana consecutiva me enfrentaba a una carrera, algo que no recuerdo haber hecho hasta la fecha, por lo que ese era un aspecto que me hacía encarar la prueba de una manera diferente. De nuevo tocaba un 10K, con la diferencia de ser por la tarde y en una prueba que aún no se conocía, por aquello de ser su primera edición.

El perfil de la carrera hacía presagiar algo de dureza, por las diferentes subidas que en él aparecían reflejadas y aunque era algo que se comentaba a priori entre quienes nos dimos cita para disputar la prueba, no era algo que me preocupada especialmente y sí, por el contrario, el hecho de celebrase en horario vespertino y en una jornada algo calurosa.

Como siempre, llegué al lugar de la salida para recoger mi dorsal cuando aún quedaba más de una hora para la celebración de la carrera y también, como siempre, me dediqué a mirar detalles y aspectos en torno ella, en los que me gusta fijarme y que tanto dicen de una prueba. Un ambiente muy familiar, con un trato amable y con ese punto de seriedad o de rigor, fruto de la responsabilidad por querer dar el mejor servicio y atención.

Los nervios de los padres de los más pequeños por las carreras que estaban a punto de comenzar, el speaker que informaba por megafonía de los detalles de la prueba, la música amenizando un ambiente que poco a poco se iba animando, público y atletas que íbamos llegando al lugar, la policía local atenta para que todo discurriera de la manera correcta, los voluntarios preparando la zona de post carrera, el montaje de la carpa con las camillas para los masajes de descarga y el cielo azul, con el sol asomado desde su atalaya contemplando todo ese trasiego.

Y ahí estaba yo, con esos nervios que siempre preceden a una carrera, sea de los kilómetros que sea y esa ilusión por saludar y cruzar unas palabras por tantos amigos que hacen que acudir a una prueba llegue a tener una importancia aún mayor que la de disputar la prueba en sí… y ahí estaban mi “pareja de baile”, Alejandro Sánchez, con su inseparable Inés Borrero, mujer entregada y la mejor fotógrafa; un viejo amigo, José Ginés Alemán y su “runnera” mujer,  Antonia Gómez Chumillas; el gran Pedro José Escudero (casi recién llegado de la maratón parisina); un nuevo compañero SR al que desvirtué, Mariano López; mi buen amigo Pedro Murcia; el siempre genial y querido, Juan Antonio Laborda… y un generoso José Antonio Sánchez Belmonte, cordial y agradable, que con su sonrisa y amabilidad me demostró una vez más que esto de correr es como ese inmenso océano, en el que nunca vas a dejar de encontrar grandes personas, que como peces se asoman a la superficie y te guiñan un ojo.

cabezo_1

Con José Antonio Sánchez, Joaquín López y José Romero (Foto: Diario La Opinión)

cabezo_13

Con José Ginés Alemán (Foto: Antonia Gómez Chumillas)

Pero, ¿y la carrera, qué?… ésta estaba a punto de comenzar, y tras un calentamiento no muy intenso me situé junto a Alejandro Sánchez un poco detrás de la primera línea de salida. Una línea que estaba preñada de grandes corredores, atletas de élite, de esos que acaparan las miradas de quienes, como yo, no somos más que unos populares y vemos en ellos todo un ejemplo, a los que admiramos. Ahí estaban entre otros: Hassane Ahouchar, Hicham Ettaichmi, Guilloume Le Mouhaer, Iván Hernández Illán, Daniel Sánchez Albaladejo y José Antonio Alcaraz, sin olvidarme de la féminas Wafiya Benali y Yesica Mas Castany, todos ellos corredores que atesoran unas marcas de vértigo y que siempre son serios candidatos a ganar las carreras en las que participan.

cabezo_2

Salida de la prueba (Foto: Diario La Opinión)

Con un retraso insignificante de apenas dos minutos, sonó el pistoletazo de salida y comenzaron las casi trescientas carreras, tantas como los corredores que estábamos bajo ese arco. Cada uno fuimos buscando nuestro hueco… la carrera comenzaba con un tramo inicial de algo más de 1K con sentido ascendente, para ir recuperando parte del esfuerzo a lo largo del siguiente 1,5K, hasta realizar el primer paso por meta.

El ritmo de carrera me marcaba un paso de 3’35’’ el kilómetro, algo que estaba acusando por lo elevado del mismo, pero a pesar de ello intenté seguir con el mismo, sabiendo que la segunda vuelta tenía el mismo perfil y recorrido que la primera, por lo que debía “aguantar” durante ese primer tramo más duro y “recuperar” en la segunda parte. El grito de ánimo del amigo Hilario Doroteo, en el segundo paso por meta, me dio alas para encarar la parte de la carrera con unos 2,5K bastante más duros, en los que aguardaba una subida entre los puntos kilométricos 7K-8K donde la pendiente del terreno se empinaba de manera considerable. Tras ellos, una bajada casi vertiginosa que volvía a dejar la carrera en las mismas calles por las que se había transitado en las dos primeras vueltas.

cabezo_11

Segundo paso por meta (Foto: Inés Borrero)

Para entonces mi ritmo marcaba un crono de unos 3’45’’ aproximadamente y mis pulsaciones sobrepasaban las 160. Como suele ser habitual, la proximidad de la meta me hizo sacar las últimas fuerzas y encaré el último kilómetro tan rápido como pude. A escasos metro de llegar a meta estaba un buen amigo, compañero y corredor de los grandes, Paco Sánchez Gálvez, cuyo aliento terminó por llevarme a cruzar el arco de meta con la satisfacción de poder parar el cronómetro cuando marcaba un tiempo oficial 36′:46” (un tiempo real 36′:446”), ocupando el puesto 17º de la general y el 2º de mi categoría (veterano B), de un total de 278 corredores que terminamos la carrera, con un ritmo medio de carrera de 3:41 min/Km.

cabezo_10

Llegando a meta (Foto: Inés Borrero)

De nuevo la posibilidad de subir a un podio y recibir la recompensa al esfuerzo realizado, algo que siempre diré que es meramente anecdótico, puesto que ya el mejor trofeo es recibir las felicitaciones de amigos y compañeros, como Hilario Doroteo y Gabi Lozano (otros dos flamantes finisher del Maratón de París de la semana anterior), Víctor Martínez, así como del resto de cuantos participamos y nos felicitamos, entre la que estaba la ganadora de la prueba Wafiya Benali, cuyos escasos 7’’ de diferencia entre ambos me permitieron ser uno de los primeros en darle la enhorabuena y hacerme una foto en señal de mi admiración hacia ella.

cabezo_4

Con Wafiya Benali (ganadora de la prueba)

cabezo_7

Con Alejandro Sánchez, Pedro Murcia, José Ant. Sánchez y Juan Ant. Laborda (Foto: Inés Borrero)

cabezo_8

Con Pedro José Escudero (Foto: Inés Borrero)

cabezo_9

Con la familia SR (Foto: Inés Borrero)

Y para terminar, a la hora de recoger el trofeo que me acreditaba como de mi categoría, tuve la oportunidad de conocer al periodista de Onda Cero Murcia, Vicente Capapé, del que soy un fiel oyente y cuyo programa Onda Deportiva Murcia se puede escuchar cada tarde de 15:00 a 16:00 hora a nivel regional.

cabezo_12

Entrega de trofeos (Foto: José Antonio Belmonte)

Sin duda, Cabezo de Torres pasó con sobresaliente la convocatoria de su primer 10K y a buen seguro que esta prueba el próximo año contará con un índice de participación que será muy superior al de esta primera edición; pero eso será el año que viene y mientras tanto toca disfrutar y felicitarse por el prueba organizada: ¡¡ENHORABUENA!!

La próxima “parada” está fijada en el Medio Maratón de Almansa, el próximo 16 de mayo, en uno de los mejores medios maratones que se pueden correr en esta zona y que recomiendo encarecidamente a quien no lo haya corrido nunca. Hasta entonces quedan tres semanas de entrenamiento rutinario y encarar así la carrera que va a poner el fin a esta temporada, a la que seguirá un posterior descanso y empezar a preparar de nuevo la próxima campaña. Hasta entonces.

Y tú, ¿participaste también en esta gran carrera o en alguna de las múltiples celebradas este fin de semana?, ¿quieres dejar tus impresiones de ella? Anímate, de esa manera todos conocemos más pruebas. Muchas gracias.

(Para consultar la clasificación completa: I 10K Cabezo de Torres – Estación de Servicio Thader)

¡Comparte!

2 comentarios a I 10K Cabezo de Torres – Estación de Servicio Thader

  • Fernando Murcia  dice:

    Enhorabuena doble, y no es la primera vez, por la crónica y por el podium mas merecido que anecdótico, ¿qué pasó? ¿Qué toda esa élite al final no corrieron? Pues eso, que felicidades, enhorabuena y a seguir corriendo y escribiendo tan bien como lo haces. Un abrazo.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, amigo Fernando! Para no perder la costumbre, antes de nada quiero agradecerte tu fidelidad a este rincón y tu comentario. La respuesta a tu pregunta que dónde se quedó la élite, la respuesta es sencilla: en los puestos de cabeza, excepto en el caso de José Antonio Alacaraz, que se retiró en la segunda vuelta, lo que sucede que éstos no están dentro de mi categoría y por ese motivo dejaron “libre” ese segundo puesto ;-)… pero ello no quita para que quedara muy contento con mi carrera, al margen de ese anecdótico carácter al que tanto me gusta referirme 😛 Y sí, seguiré tu consejo, así que seguiremos corriendo y contando las experiencias que ello me aportan y tú, buen amigo, no dejes tampoco de hacerlo y espero que coincidamos pronto, para disfrutar así de tu compañía.

      Un fuerte abrazo.

      Paco.-

Deja una respuesta