Relatos

El sueño de Andrés

el_sueño_andrés

– Esta tarde no creo que tenga mucho sueño –dijo Montse, la monitora más joven de cuantas estaban al cuidado.

– ¿Y eso? –preguntó Andrea con una media sonrisa, mirando a la chica con curiosidad.

– Pues porque después de la hora del almuerzo se ha sentado en el sillón y no ha levantado cabeza. Vaya un dormilón está hecho –contestó, mientras le entregaba la pequeña mochila con sus pertenencias.

– ¿Sabes lo que pasa? –preguntó respondiéndole al mismo tiempo –que por la noche ...

Detalles

La carta

post_la_carta

Por tercera vez se sentaba frente a aquel papel en blanco. Papel en el que quería plasmar las palabras de una carta que no sabía cómo empezar, ni cómo terminar. Cuarenta y un años era un período de tiempo lo suficientemente largo como para concluirlo con apenas media docena de renglones, pero al mismo tiempo sentía que cuanto más extensa fuera su lista de explicaciones, de argumentos, para terminar con aquella relación menos creíbles resultarían, puesto que costaba creer que si tenía de...

Detalles

Tarde

post_tarde2

– ¡JODER!, otra vez tarde… leches – se lamentó en voz alta, mientras miraba al mismo tiempo la hora en su relojMedia hora, normal, así quién demonios me iba a estar esperando. Bueno a entrenar solo una vez más, me cago en la viruta. Y encima tirada larga y sin música… en fin, vamos al lío, que solo falta que se me haga de noche y yo sin frontal, ¡mierda!

Comenzó a correr, sin dejar de quejarse, enfadado consigo mismo y harto de esa extraña habilidad por llegar tarde, por est...

Detalles

Pastillas para no volver…

post_pastillas

[1]

En la palma de su mano izquierda sostenía una pastilla, pequeña, de color blanco, redonda, una simple pastilla y con su otra mano asía un vaso lleno de agua. De pie junto a la encimera de la cocina miraba fijamente y sin pestañear aquella pastilla menuda, que bajo la potente luz del techo parecía aún más blanca. Sobre la mesa un envase de plástico recién empezado y a su lado la receta donde su médico le había prescrito cómo debía hacer la ingesta de aquellas pastillas:

1 ud c/12...

Detalles

La pancarta de Alicia

post_pancarta

[1]

Ali, levanta la pancarta, sube, súbela que viene papá por allí – le dijo su madre, apresurada.

La pequeña levantó sus brazos, entre los que sujetaba la pequeña pancarta y asomó su cabeza por debajo, en un gracioso gesto nada más darse cuenta que sólo veía el revés de aquella cartulina naranja brillante e iba a perder el ver a su padre.

– Papi, papi, corre, corre – gritó dando pequeños saltos sobre sí misma, tan nerviosa que tuvo que sujetar su madre la pancarta para que p...

Detalles

El destierro de Plutón

post_plutón

– … Saturno, Urano y Neptuno – terminó de decir Rubén.

– Y Plutón, te ha faltado Plutón, campeón – puntualizó Miguel Ángel.

– Papá, Plutón no es un planeta, sólo hay ocho: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. La seño nos dijo que han descubierto que Plutón ya no es un planeta, bueno es un planeta enano o algo así – argumentó con soltura, el niño.

– ¿Se han cargado a Plutón?, así, de un plumazo… un planeta enano, ¿pero qué tontería es esa...

Detalles

Liliana

post_liliana2

[…]

– Que tengas felices fiestas, Liliana – dijo Alberto.

– Gracias, igualmente – contestó la entrenadora, con la frialdad que le caracterizaba y en un castellano que aún seguía dejando ver su origen extranjero, rumano concretamente – cuídense de excesos y nada de chocolates y dulces, que luego me toca a mí ser la mala.

– Descuida, Liliana, lo vigilaré de cerca – respondió Alberto con una sonrisa, mientras con su mano derecha cerrada llevaba sus dedos índice y corazón a sus ojos...

Detalles

La armónica

post_la_armónica

– Ya puede dejar la armónica, ha entrado casi todo el mundo y deben estar a punto de llegar – le dijo amablemente Juan, con su característico timbre de voz, que parecía modulado de fábrica y era capaz de hacer sonar todas sus palabras siempre con la misma intensidad y entonación.

– Salgo en un minuto… vaya abriendo mientras las puertas, por favor.

– Sí, no se preocupe, iba a hacerlo una que vez saliese de avisarle.

Juan – le dijo antes de que el anciano saliese por la puerta – gr...

Detalles

La Calle del Idiota

calle_del_idiota

En la calle del idiota no había una placa que rezara como tal:

Calle del Idiota

No, claro que no, pero todo el mundo se refería a ella de esa manera y a nadie hacía falta darle señas de dónde se encontraba. Incluso los había que desconocían cuál era su verdadero nombre, sobre todo entre los más jóvenes del pueblo, para quienes el idiota que daba nombre a esa calle era bien conocido y sin embargo se habrían quedado totalmente perplejos de haberles dicho alguien que esa no era su verdad...

Detalles

La nevera

post_la_nevera

La puerta de su nevera estaba completamente repleta de imanes; parecía una pequeña exposición de esos pequeños trocitos de formas y colores tan dispares, adheridos a la puerta de color blanco de su electrodoméstico, y puestos de manera ordenada, en tal número que se podían contar por decenas. Sentado en el suelo, con la espalda apoyada contra el mueble cacerolero y abrazando las piernas flexionadas contra su cuerpo, miraba fijamente aquel mural en el que parecía haberse convertido la viej...

Detalles