Conciliar running y vida familiar/laboral

conciliar_running_vida

Cuando uno se plantea un poco más en serio que quiere aumentar la práctica deportiva semanal del running, debe pararse a pensar algo tan elemental como es la combinación de la misma con su vida familiar y/o profesional.

En muchas ocasiones, por no decir todas, la vida familiar nos demanda una gran parte de nuestro tiempo libre y debemos encontrar la fórmula mágica, conseguir la cuadratura del círculo, para conseguir que la práctica de nuestro deporte no reste calidad a nuestro papel como:

“Padre entregado, esposo perfecto, hijo responsable, nieto cariñoso, amante fogoso, primo favorito o como cualquiera que sea nuestro rol familiar”

Por ello es imprescindible encontrar un equilibrio entre running y nuestra vida:

Lo primero que aparecerá en esa lista de variables a combinar de manera acertada, serán nuestras obligaciones laborales, que nos arrojarán como resultado el resto del tiempo del día que podremos repartir entre familia y deporte.

En segundo lugar pondremos nuestra vida familiar, y

En tercer y último lugar nuestra pasión: el running.

Durante todos estos años que llevo metido en este mundo de la carrera, he pasado por diferentes situaciones laborales y mi vida familiar también ha cambiado de novio a esposo y posteriormente a padre.

Sería una torpeza y estaría faltando a la verdad, si dijera que siempre he encontrado tiempo para calzarme las zapatillas, porque no ha sido así, de ahí que hayan habido épocas de escasa o casi nula actividad deportiva, con apenas uno o dos entrenamientos a la semana y otras épocas donde he entrenado tres, cuatro, cinco o seis veces a la semana.

En cualquier caso, siempre he intentado que mi pasión por este deporte no decayera y he buscado la manera de poder entrenar de manera que no afectase o alterase mi vida personal.

Con ello, seguro que más de uno de vosotros coincidirá conmigo al deciros que he sacado horas al día para poder salir corriendo con independencia de la hora que fuese, así por ejemplo:

¿Quién no ha entrenado a última hora del día, después de la jornada laboral (acompañado del olor a cena que se escapa por las ventanas de las casas)?,

¿Quién no ha entrenado a mediodía (con apenas tiempo después para tomar un bocado)?,

¿Quién no ha corrido en plena noche, con las primeras luces del amanecer antes de comenzar el día (acompañado del sonido de los camiones de recogida de basura)?, o

¿Quién no ha aprovechado un día de fiesta o reunión de trabajo suspendida, para echarse unos kilómetros a las piernas?

conciliar_running_vida

Concilia el running con tu vida

Soy de los que piensan que una pasión no puede quitarle terreno a nuestro papel de persona y por ello siempre intento buscar la manera de encontrar ese hueco del día en el que pueda practicar mi deporte.

No siempre es posible, es cierto, pero si no perdemos nuestro objetivo podremos cumplir nuestro deseo: disfrutar con el running… sólo es cuestión de buscar esa combinación.

Si te ha gustado este post compártelo con tus amigos, quizá alguno se sienta identificado conmigo. Muchas gracias.

.

¡Comparte!

2 comentarios a Conciliar running y vida familiar/laboral

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Bien venido al club!! Qué razón tienes con lo de la familia , aunque yo diría que con el trabajo también , no??.
    Me siento totalmente identificada contigo ya que mi vida familiar es un tanto complicada y encima mi trabajo me lleva muchas horas , pero sabes? Aún así saco tiempo para entrenar por que sin mi running no me sentiría igual y aunque me quite alguna hora de sueño , me satisface más que muchas otras cosas .
    Un Abrazo de amistad .

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cris! Lógicamente cambia mucho el running cuando debes combinarlo con familia (pareja y/o niños) o cuando uno está solo. Intentar coordinar ambas facetas es tarea complicada, pero cierto es que si uno pone empeño saca tiempo de donde sea para no descuidar ninguna de esas dos partes, aunque ello suponga perder alguna hora de sueño, como bien dices.

      Muchas gracias por compartir tu punto de vista. Abrazos.

      Paco.-

Deja una respuesta