En continua evolución: “Adiós talón, adiós… ¿adiós?”

post_talón

El que correr se haya convertido, probablemente, en uno de los deportes con más aficionados del mundo, es algo que ya no sorprende a casi nadie, de la misma manera que ya no oímos hablar del boom de este deporte, sencillamente porque ya hemos superado esos años en los que tirarse a la calle a hacer kilómetros era una novedad. Hoy en día, estamos habituados a ver corredores por cualquier parte de nuestra ciudad y sabemos que cada fin de semana se celebran multitud de carreras, casi de cualquier distancia y para todos los gustos y dificultades.

Como consecuencia de ese amplio nicho de mercado para las marcas deportivas, estas no solo han aumentado su oferta de prendas y complementos, sino que también están en continua evolución, para ofrecer a sus clientes, a nosotros (corredores), los mejores productos, con el principal objetivo de garantizar los mejores resultados, que se traducirán en una mayor comodidad, aumentando el rendimiento y todo ello, a ser posible, con un diseño cada vez más moderno y atractivo.

Nada tienen que ver, por ello, los pantalones, las camisetas, las zapatillas, ni cualquiera de los elementos que conforman la habitual indumentaria runnera, si comparamos las de hace años con las que hoy encontraremos en las estanterías de la sección de deportes de cualquier tienda o grandes almacenes a los que nos dirijamos, con la idea de adquirir una nueva prenda. Y dentro de todos esos complementos me voy a centrar en el principal, no en vano representa la primera y más importante de las piezas de un corredor: las zapatillas.

Sí, hoy vengo con unas zapatillas bajo el brazo. Nada nuevo, cabría pensar, pero si echáis un vistazo a lo largo de los casi cinco años de existencia de este blog, no encontraréis ni una sola entrada en la que haya hecho un estudio, comparativo o similar, relacionado con nuestras fieles escuderas. Siempre he considerado que para ello existen decenas de páginas web en las que se puede tener toda esa información lo suficientemente argumentada y documentada, permitiendo al usuario tener todas las herramientas necesarias para llevar a cabo la mejor elección para la compra de sus nuevas zapatillas.

Entonces, ¿por qué hoy sí que vengo a hablar de zapatillas?, ¿qué ha cambiado para que rompa esa especie de pacto que me autoimpuse de no recomendar estas o aquellas? La respuesta es muy sencilla: lo que hoy comparto con vosotros es un nuevo diseño, un nuevo concepto, creado, todo sea dicho, por una startup con ADN español. No pretendo hacer publicidad con ello, aunque comprendo que esto sea algo que va a resultar inevitable. Me estoy refiriendo a las nuevas zapatillas

Sin talón

¿Una osadía, una locura o una broma? Es muy probable que cualesquiera de esas tres palabras se hayan asomado a vuestra mente y, es más, me inclino a pensar que sea el último vocablo el que se haya llevado la palma. Pues no, amigos míos, no se trata de ninguna broma y cuando hace unos días cayó en mis manos un artículo sobre estas nuevas zapatillas vi en ellas la puerta hacia algo nuevo, que quizá pueda irrumpir con total entidad en el concepto actual de las zapatillas o ser uno de esos inventos que pasen con más pena que gloria. Yo, sinceramente, me inclino por la primera opción; creo que va a ser toda una revolución.

Pero antes de seguir hablando de ellas, veamos su imagen, para que os hagáis una idea de lo que estoy escribiendo:

Sin talón

Revolución… sin talón

Sorprende, ¿verdad? El concepto es tan sencillo como acertado. Con ese diseño de zapatillas se conseguirá evitar algo muy habitual, sobre todo entre los corredores populares, el famoso taloneo. Con ellas se modifica el centro de gravedad y solo al calzárselas se dejará notar su efecto, favoreciendo que la zancada se asemeje mucho más a esa que nos marca la técnica de carrera y con ello se conseguirá, por extensión, una mayor eficiencia al correr.

Pero, cuidado, no nos equivoquemos, este diseño de zapatillas requiere una adaptación de nuestro cuerpo, ya que, al trabajar esa ideal forma de correr, apoyando sobre el metatarso, haremos trabajar más a nuestros gemelos, soleos y cuádriceps y si estos no están lo suficientemente entrenados y fortalecidos podemos caer en sobrecargas y lesiones. Por lo tanto, nada como llevar una progresión gradual si decidimos apostar por este nuevo concepto.

Desde mi punto de vista, estas zapatillas van a tener una mayor aceptación, a priori, entre los atletas de pista, por aquello de ser quienes tienen una depurada técnica de carrera y no talonean, y su efecto entre la masa de corredores populares va a ser donde creo que, a pesar de tener una mayor clientela potencial, va a tener una irrupción mucho más lenta, no solo por el impacto conceptual que en sí representa, sino por esa adaptación gradual de la que he hablado.

En definitiva, creo que estamos ante un salto en la cadena evolutiva de las zapatillas de running, un salto positivo y acertado, y con ellas es muy probable que digamos, con el tiempo, lo que comenzaba diciendo con el título de hoy:

Adiós talón, adiós.

post_talón

¿Adiós?…

El debate queda abierto, yo ya he dejado mi opinión y la tuya, ¿cuál es? ¿Qué opinas de este revolucionario diseño? ¿Son unas zapatillas llegadas para quedarse o una simple novedad que no llegarán muy allá? Si te ha parecido interesante este post, compártelo. Muchas gracias.

¡Comparte!

2 comentarios a En continua evolución: “Adiós talón, adiós… ¿adiós?”

  • Mar  dice:

    Totalmente abierto….el talón y el.debate jjj

    • Paco Molina  dice:

      Jajajajaja, ¡hola, Mar! Así es, complemente abierto… hagan juego señores, dejen su opinión: ¿revolución con posibilidad de éxito o de fracaso?

      Gracias por tu comentario, ¿tú qué piensas?

      Besos.

      Paco.-

Deja una respuesta