Correr es poesía

“¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía… eres tú!”

Cuatro versos para dar respuesta a un sentimiento, más o menos romántico, más o menos profundo, más o menos emotivo. Poesía, eterna y divina poesía

Esa sea, tal vez, una de las Rimas más conocidas del romántico Bécquer, una de sus poesías más leídas y cómo no, más dichas, porque ¿cuántas veces no habrán salido esas palabras de unos labios ebrios de amor?, para expresar un sentimiento que alimenta y hace feliz al alma, al corazón. Pero poesía es mucho más que unas palabras garabateadas sobre un papel, mucho más que versos que riman de manera asonante o consonante, poesía es algo más.

Poesía, son los colores con los que se viste un lienzo que expresa en silencio el estado de ánimo de su autor; poesía, es el giro de un cuerpo que representa mediante el lenguaje estético de la danza el sentimiento y la pasión de quien baila; poesía, es la nota musical que suena dejando escapar en ella el deseo del compositor, que sin palabras pone banda sonora a sus pensamientos; poesía, es ese instante que queda congelado ante los ojos del fotógrafo que, mirando de tú a tú al tiempo, inmortaliza para siempre un momento, un segundo.

Poesía, poesía, poesía… es todo aquello que haces poniendo sentimiento y pasión, todo aquello con lo que alimentas tu día a día, es todo aquello que no queda escrito, ni dibujado, algo que jamás se representará sobre un escenario, como tampoco será escuchado o contemplado, no, no es nada de eso, porque poesía puedes ser simplemente y aquello que hagas.

¿Quizá hay alguien que pueda decir si esto o aquello es o no poesía?, sinceramente, no. No, porque todo es relativo, de igual manera que todo puede ser eterno o efímero, puede durar para siempre o ser tan sólo un segundo que pase sin ser percibido… y entre tanta poesía, tanto empalago y tanta pompa, está él: el running, o dicho de otra manera: correr.

Pongo y ato mis zapatillas, salgo a la calle y corro, simplemente corro, pongo el cuerpo en movimiento y me zambullo en la rutina de un tiempo que avanza a su ritmo, sin importarle nada, ni nadie. Corro, me siento como parte de lo que me rodea y me pregunto: ¿Qué es poesía?, intentando encontrar una respuesta que se alimente de palabras que coja al vuelo. Palabras como éstas, atrapadas y escritas a lo largo del tiempo, entre kilómetros y entrenamientos

(1)

Sólo te pedí que me acompañaras

y lo hiciste,

no te pedí que te enamoraras

y lo hiciste.

Y ahora que lo hago yo

te marchas…

¿por qué lo hiciste?

(2)

Esta noche no te preguntaría,

no dejaría en el aire lugar para la duda,

esta noche te rodearía entre mis brazos,

y te amaría.

(3)

Podrás decidir

no ser parte de mi realidad,

pero no impedirás

ser parte de mis sueños.

(4)

La noche había sido lluviosa, y

la mañana despertaba

con olor a tierra mojada.

Mis pies corrían, y

tu imagen me acompañaba.

(5)

No existen kilómetros entre tú y yo,

pero si los hubiera…

los recorrería, sin más.

(6)

¿Has visto lo preciosa que está la luna esta noche?

Ella lo está esta noche…

tú, siempre.

Son media docena de pensamientos, tan sólo media docena de los que vienen y van, meciéndose en el columpio de mi imaginación, mientras mis piernas me dicen que:

Correr es poesía

poesía

 

Si te ha gustado este post y crees que puede gustarle a alguien que conozcas, no lo dudes, compártelo. Muchas gracias.

¡Comparte!

2 comentarios a Correr es poesía

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Correr es poesía!!! Menuda frase eh!!
    Pues claro que es poesía , por que además de ser o tener lo RUNNERS una pizca de locura … También tenemos una pizca de romanticismo poético no??

    A veces sueño que puedo correr..

    ..inspiro aliento de poesía, y el corazón coge carrerilla..
    ..tomando impulso de sentimiento al espacio de libertad.

    Sin miedo al dolor de fondo..
    ..que me detenga en mitad del silencio..

    Bueno un poco de poesía siempre viene bien no??
    Abrazoooo.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cristina! Gracias, nuevamente, por asomarte y dejar tu comentario… poco que añadir a tus poéticas palabras. Tú eres una runner y una enamorada de la poesía, se nota.

      Un fuerte abrazo, felices kilómetros y felices versos.

      Paco.-

Deja una respuesta