Correr: ¿moda o pasión?

post_moda

Si digo que correr está de moda, es algo que no escapa a nadie y si no basta con mirar cómo ha variado la sección de deportes de cualquier centro comercial o ver la cantidad de gente que “toma” parques, parajes y calles de nuestras ciudades cada día o también podemos fijarnos en el elevado número de carreras que cada fin de semana se celebran en cualquier punto de nuestra geografía.

Hace años, cuando se preparaba el programa de fiestas de alguna ciudad, pueblo o barrio, era casi obligado incluir un concierto y algún torneo deportivo, del tipo 24 horas de fútbol sala o partidos a 3 de baloncesto. Hoy por hoy, casi parece extraño que no se incluya una carrera popular con la que festejar las fiestas de esas mismas localidades.

Sin embargo, sabemos que las modas suelen ser pasajeras y por regla general llegan, se instalan por un tiempo y acaban, por lo que me pregunto si el running ¿pasará o se quedará para siempre?, ¿cuántos serán los que queden enganchados a este deporte o cuántos de los que se atan las zapatillas a diario dejarán de hacerlo al cabo de un tiempo?

Modestamente creo que, tras este boom, el número de practicantes de este deporte se va a estabilizar y pasada la fiebre, muchos seguirán, seguiremos corriendo, pero un gran número quedará en el camino. Un camino durante el cual añadirán a su currículum deportivo esa etapa en la que se convertirán en runner, habrán sido finisher y hasta muchos grabarán en su carnet de identidad el calificativo de maratoniano. Expresiones que hasta hace nada se resumían en un simple: corredor de fondo (y popular).

Como amante de este deporte, me alegra ser espectador de los cambios que ha experimentado el running y ver cómo el número de participantes de una carrera aumenta de manera considerable, de una edición a otra, como también me alegra correr un sábado o domingo por la mañana y cruzarme con decenas de corredores, que como yo salen a hacer sus entrenamientos, más o menos largos, más o menos intensos, pero entrenamientos al fin y al cabo.

También, a lo largo de los años que llevo practicando este deporte, he asistido a prácticas que ponen en riesgo la salud de quienes practican la carrera de fondo, no siendo conscientes de lo importante que es mantener una adecuada vigilancia de nuestro estado físico. De ahí que repita una y otra vez la conveniencia de someterse a periódicos análisis de sangre, pruebas de esfuerzo, control de peso y mantener una adecuada alimentación, en definitiva, a mimarnos mínimamente, para afrontar con garantías esta disciplina deportiva, sin obsesionarnos, pero sin descuidarnos.

Ponerse un par de zapatillas, un pantalón y una camiseta es francamente sencillo y asequible para cualquiera, además no se requiere de compañía, da igual la hora del día, no importa el lugar donde estemos y hasta puede que no condicione el tiempo climatológico que haga, sólo hacen falta esas tres prendas y las ganas de echarse a correr.

Pero correr, es mucho más, correr es motivación, es disciplina y constancia, es sacrificio, es esfuerzo, es capacidad de sufrimiento, es confianza, es sensatez, es paciencia, es… pasión. Con esta lista de adjetivos sé que no asusto a nadie que esté acostumbrado a atarse los cordones de sus zapatillas día sí y día no (o día también), pero tal vez resulte exagerado para aquel que esté comenzando a meterse en este mundo. Pero no, no es exagerado.

Si estás con los ojos como platos, tras leer la larga lista del párrafo anterior, no quiero desanimarte con ello, sino todo lo contrario, quiero que seas consciente del compromiso que estás adquiriendo al convertirte en un corredor popular, en un runner. Pero como recompensa, también debes saber que este deporte es tan generoso como exigente y a cambio te dará seguridad, satisfacción, alegría, vitalidad, optimismo, fortaleza y reforzará tu confianza hasta cotas que jamás imaginaste… sin hablar del efecto adictivo de las famosas endorfinas.

Pero entonces, ¿es moda o pasión?: esa respuesta sólo la tienes , si te unes a este deporte dejándote llevar por la corriente que existe y no llegas a mirarlo de “tú a tú”, es muy probable que tarde o temprano termines cansándote de él, pero si de verdad quieres sentirlo, si de verdad te comprometes, si te das ese tiempo que requiere toda relación, te aseguro que te enamorarás para siempre de él, te enamorarás para siempre del running.

La moda es caduca, pero la pasión es perenne… corre con pasión.

post_moda

¿Una moda o una pasión?

 

Y tú, ¿llevas muchos años corriendo?, ¿crees que corres por moda o con pasión? Comparte tu punto de vista de este fenómeno social. Muchas gracias.

.

¡Comparte!

2 comentarios a Correr: ¿moda o pasión?

  • Jorch (@JorchTrujillo)  dice:

    Es muy interesante la pregunta que planteas, no sé si podría hablar por las demás personas pero si lo puedo hacer por mi, llevo ya casi un año tomándome más enserio esto de correr, lo había intentado antes pero sin ningún éxito, quien no haya estado desde pequeño involucrado en atletismo sabrá que empezar desde cero es complicado, los primeros kilómetros e incluso los primeros metros son terribles, uno no logra terminar una sola cuadra sin detenerse y desanimarse, pero hay algo que poco a poco nos impulsa a seguir, primero es 1 kilómetro, después son 3 y de pronto logras terminar 5 sin parar, (no es que vayas corriendo como flash, pero al menos ya no caminas). Poco a poco comienzas a darte cuenta que algo cambia en ti, no sólo durante tu entrenamiento, no sabes que es, pero se siente bien. No sé si fue por moda o por casualidad, pero me alegro de lo mucho o poco que he conseguido, creo que el running descubre algo que esta en todos nosotros, esa sensación que hace que te levantes a las 5 de la mañana a correr, creo que nos convierte en una mejor versión de nosotros mismos

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Jorch!

      Antes de nada, quiero agradecerte que hayas leído mi post y hayas compartido tu punto de vista con el resto: muchas gracias. Creo que defines muy bien esos primeros escarceos con este deporte, en los que lo más fácil es pararse, dar media vuelta y olvidarse de correr para siempre, sin embargo y como atraídos por “algo” nos vamos “entendiendo” mejor y poco a poco vamos consiguiendo pequeñas metas, que nos animan a seguir corriendo (ese paso que describes de 1 a 5 kilómetros es un salto cuantitativo pequeño en distancia, pero enorme en motivación para seguir, ¿verdad?). Y como bien dices, el running nos va descubriendo que dentro de nosotros se encuentra dormida, latente, una energía que nos hace levantarnos a unas horas que jamás habríamos imaginado, para salir a correr, o “tirarnos” a la calle, cuando llueve, para sentir las gotas de agua sobre nuestro rostro, mientras disfrutamos de este sano y bendito deporte.

      Desde luego, por tus palabras me atrevo a decir que tal vez comenzaras por moda, pero creo que ya has pasado al “otro lado” y lo que te hace ponerte las zapatillas, hoy por hoy, es la pasión :-).

      Un abrazo y felices kilómetros.

      Paco.-

Deja una respuesta