Corriendo con frío

frío

¡Ha llegado el frío!… y este no es el eslogan de un anuncio de una tienda de ropa, ni de edredones nórdicos. Hace meses, cuando el Lorenzo pegaba de lo lindo, dejé un post con las recomendaciones a tener en cuenta cuando el calor aprieta y en esta ocasión voy a hacer algo similar a entonces, pero lógicamente refiriéndome precisamente a él: al frío.

A diferencia de hacerlo con calor, correr con frío presenta una serie de variables que pueden hacer más acusado su efecto, como puede ser la presencia de viento o de lluvia y que influirán de manera considerable en la sensación térmica resultante. No obstante, el simple hecho de la existencia de una baja temperatura ya es motivo más que suficiente para tomar las medidas oportunas a la hora de ponernos nuestras zapatillas y echarnos a la calle.

Conviene tener clara una cosa y es que correr con frío no significa que tengamos que correr ataviados con veinte mangas, como si pareciera que vamos a embarcarnos a una expedición al Polo Norte. Tened muy presente que una vez que nuestro cuerpo empieza a sudar, el frío que sentíamos antes de comenzar habrá desaparecido y un exceso de ropa puede ser un estorbo. Ya, lo sé, sé que esto es una perogrullada y que todos sabéis que llevar mucha ropa cuando corremos no es bueno, pero no es la primera vez que he visto a corredores sobre abrigados, que han terminado de correr una prueba con parte de sus prendas atadas a la cintura y con la cara congestionada.

Una baja temperatura ambiental se ve contrarrestada con nuestro propio sudor, que no sólo nos permite entrar en calor, sino mantener nuestro cuerpo en unas condiciones térmicas estables y óptimas. Lógicamente lo ideal es comenzar a correr con alguna prenda de mayor abrigo (chaqueta o camiseta de manga larga) y una vez que hemos comenzado a sudar despojarnos de ella, pero esto, salvo que tengamos un lugar donde dejar dicha prenda, es algo totalmente inútil, por lo que es preferible pecar un pelín por defecto en cuanto al abrigo y evitaremos el posterior estorbo del exceso de ropa.

Precisamente la ropa que hoy podemos encontrar no tiene nada que ver con la de hace años y en la actualidad el mercado dispone de una amplia variedad de ropa deportiva cuyos tejidos térmicos permiten mantener la temperatura corporal sin necesidad de parecernos a un muñeco de nieve. Son prendas que permiten mantener nuestro cuerpo en esas condiciones térmicas adecuadas, dejando salir al exterior el sudor de nuestro cuerpo.

Pero el frío no es sólo baja temperatura, que combatiremos con esa mayor o menor ropa, el frío también es un elemento que de manera constante “agrede” nuestro cuerpo, nuestra piel. Así las partes más sensibles, como nuestras manos, nuestros labios o nuestras orejas se ven afectadas por sus efectos y de igual manera como en verano nos protegemos con gorras o protectores solares, en esta época de año no debemos descuidarnos, ni confíanos, puesto que aunque no tengamos esa sensación de frío, éste nos afecta.

De esta manera, prendas como guantes y gorros pasan a formar parte del paisaje de nuestro armario en esta época del año, sin olvidar la conveniencia del uso de lápiz de labios protector y crema hidratante, para manos y rostro, que mitiguen los efectos que una brisa a baja temperatura produce de manera invisible. Pero no sólo debemos quedarnos ahí, la garganta también es un punto débil de nuestro organismo y ella puede ser foco para contraer catarros, que de no ser bien tratados puede derivar en dolencias respiratorias de mayor gravedad, por lo que el uso de la llamada braga es totalmente recomendable.

Si a ese frío le sumamos la presencia de alguno de esos dos compañeros comentados al principio, el viento o la lluvia, entonces deberemos añadir la precaución de ponernos prendas como impermeables o cortavientos, que nos permitirán seguir disfrutando de nuestros kilómetros, pero protegiéndonos de sus efectos. Y es que con frío, lluvia o viento, nada debe pararnos o de lo contrario terminaremos dejando nuestras zapas hibernando hasta la primavera y a nosotros con ellas.

Lógicamente el frío ahora, como en verano el calor, no afecta por igual a todos los corredores, y lo que para algunos esta época puede suponer todo un, para otros por el contrario es el paraíso, cansados ya de tantos y tantos meses con calvario elevadas temperaturas. Dentro de ese segundo grupo me encuentro yo y es ahora cuando más disfruto de este deporte. Y por cierto, al revés de lo que podáis imaginar, yo era de los que no se protegían para salir a correr y así, a base de “golpes” aprendí lo importante que es hacerlo o sino que se lo digan a mis manos, por ejemplo, que llegaron a lucir grietas que sangraban, por no usar guantes, ni crema hidratante (sí, muy inteligente por mi parte, lo sé).

En cualquier caso, te guste el frío o no, toma las medidas oportunas, abrígate (para correr, no para ir de paseo) y disfruta de las bajas temperaturas, siente cómo tu cuerpo desafía las condiciones climatológicas y disfruta de tus kilómetros o ¿hay alguno al que le importe mucho el tiempo de “ahí” fuera cuando decide disfrutar de su deporte favorito?

frío

Corriendo con frío

¿Eres de los que prefiere el frío o te gusta más el calor para correr?, ¿Te has visto alguna vez afectado por los efectos del frío?, si te ha sucedido, compártelo. Muchas gracias.

¡Comparte!

3 comentarios a Corriendo con frío

  • Emilio  dice:

    Me encanta leer todo lo que escribes, aunque este en silencio, tanto como correr con calor, frío, agua o nieve,
    Simplemente lo necesito y si el tiempo esta muy mal, a nadar al fin, jeje

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Emilio! Qué alegría “verte” por aquí, muchas gracias por tus palabras. Conocía tus otras facetas deportivas, pero no sabía que también te gusta esto de “quemar suela” y me encanta saberlo, por lo que espero que podamos coincidir en alguna prueba y disfrutar un rato juntos. Dices algo en lo que llevas toda la razón, correr se necesita, haga el tiempo que haga y si no es posible… “al agua patos”, que también viene muy bien y ayuda a tonificar la musculatura.

      Un abrazo para Beatriz y para ti.

      Paco.-

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Buen post, y totalmente de acuerdo en todo lo dicho y correr con frío es exquisito mmm.
    Saludos .

Deja una respuesta