Corriendo de noche

post_noche

Es probable que la noche no sea el momento del día durante el cual más runners nos atamos las zapatillas y nos echamos a la calle, a zamparnos nuestra ración diaria de kilómetros, pero sí que cada vez se están sumando más adictos a hacerlo a esas horas, en las que el sol se ha marchado ya a dormir o aún no se ha despertado.

Por una parte, durante el verano, sobre todo en zonas donde climatológicamente esta estación se siente con más fuerza, lo más recomendable es, sin duda, salir a correr a primera o última hora del día o dicho de otra manera, salir a hacerlo de noche. De esa manera se evitan los riesgos del calor y además la temperatura es más suave, permitiendo que el entrenamiento sea menos costoso.

Por otra parte y dejando el verano a un lado, también suele ser muy habitual emplear las horas de la noche para correr, aunque ello suponga restarle horas de sueño y descanso al cuerpo, por aquello de conciliar vida familiar y deporte, compaginando ambas facetas e intentando no renunciar a ninguna de las dos.

En cualquier caso, bien por un motivo o bien por otro, lo cierto es que correr de noche se está convirtiendo en una práctica más habitual de lo que puede parecer y como tal, merece prestarle un poco de atención, puesto que al hacerlo en esas horas las condiciones y las precauciones que se deben tomar cambian respecto a hacerlo a plena luz del día.

Si corremos de noche, pero dentro de una instalación deportiva (pista de atletismo, complejo deportivo…) las precauciones a tomar son inexistentes, pero si lo hacemos fuera del horario de apertura, deberemos hacerlo en plena calle (jardín, parque, monte o la propia calle) y ahí sí que deberemos ser precavidos, evitando exponernos a situaciones que puedan ser un riesgo físico para nosotros y/o simplemente dificulten la práctica natural de nuestro deporte.

Esas medidas “extras” de seguridad son las mismas que debemos tomar cada vez que corramos a “nuestro aire” a plena luz del día, compartiendo calles, carreteras, caminos o zonas con otros vehículos y personas que también circulen por el mismo lugar, pero con el ingrediente añadido de hacerlo de noche, donde el cuidado y la atención deben ser mayores. De esta manera, no debemos olvidar nunca:

1.- Ir identificados: debemos hacerlo siempre que salgamos a correr, sobre todo si lo hacemos solos. Así, podemos correr con nuestro móvil (cada vez hay más gente que lo hace, aunque reconozco que personalmente lo veo incómodo) o usar una pulsera identificativa, donde se puede recoger nuestro nombre y los números de teléfono de las personas de contacto a quien pueden avisar en caso de sufrir algún percance y ser atendidos. Hay una gran variedad de estas pulseras, unas permiten contener más o menos información que otras y aunque existen matices que las hacen ser diferentes entre ellas, todas al final cumplen la misma función.

2.- Ir señalizados: al margen de intentar mantener una atención máxima con el entorno que nos rodee, debemos procurar llevar prendas deportivas reflectantes que nos hagan visibles a cualquier vehículo con el que podamos cruzarnos. Al margen de esas prendas, también puede resultar muy acertado el uso de luminosos que emiten destellos intermitentes y que suelen llevarse como brazalete, haciéndonos aún más visibles.

3.- Circular por el lado izquierdo: algo tan básico y repetido hasta la saciedad, como es circular en sentido contrario a la circulación. Esto nos permitirá saber cuándo se nos aproxima un vehículo y poder reaccionar, en la medida de lo posible, en caso de ver que llega alguna trayectoria extraña que puede ponernos en peligro. Algo que no debemos descuidar al circular en este sentido, es que los coches que se incorporen a nuestra vía, desde otra diferente, lo harán prestando atención a la izquierda del carril, pero no a la derecha, por lo que debemos estar atentos y evitar que en su acceso a la calzada podamos ser atropellados.

4.- Mantener el oído alerta: durante la noche el sentido de la vista se ve mermado, por lo que nuestro oído cobra un mayor protagonismo y como tal debemos cuidar que sus cualidades no se vean mermadas. Así por ejemplo, si tenemos el hábito de escuchar música mientras corremos, no debemos llevar un volumen elevado en el reproductor, ni usar auriculares que cubran por completo nuestro oído, silenciando aún más los sonidos exteriores. Un efecto similar puede suceder si en invierno usamos gorro para protegernos del frío y cubrimos con el mismo los oídos, amortiguando de igual manera el sonido ambiente.

5.- Usar frontal: esta opción la he dejado en último lugar porque puede no tener sentido si el recorrido que vamos a realizar se va a desarrollar íntegramente por zonas que sepamos que están dotadas de iluminación, pero si vamos a correr por zonas algo más apartadas, donde es probable que la luz artificial no esté garantizada en todo el recorrido o ésta sea de menor intensidad, sí que será de total utilidad, al mantener así una buena iluminación, además de permitirnos ser vistos de manera adecuada.

Al margen de estas recomendaciones, lo más importante y que valdrá tanto o más que ellas es hacer uso de nuestro sentido común y ser conscientes de las condiciones en las que estamos corriendo. Así de sencillo, así de útil y es que no debemos olvidar que podemos disfrutar de nuestro querido running, tanto de día como de noche, pero siempre anteponiendo nuestra seguridad por encima de todo.

En mi caso, soy un apasionado de la carrera nocturna, concretamente durante esas horas de la madrugada próximas al amanecer y suelo practicarla a lo largo de todo el año, por lo que adopto dichas medidas y procuro disfrutar de esa sensación de soledad sin descuidar un ápice la atención. Por eso, con independencia de que os guste o no correr de noche, os animo a que probéis a hacerlo en alguna ocasión, pero ya sabéis, con la mayor seguridad posible.

post_noche

¿Te gusta correr de noche?

¿Te gusta correr a plena luz del día o eres de los que prefiere la noche?, ¿crees que el rendimiento físico puede ser menor a primera o última hora del día, si lo comparamos con hacerlo en el hueco del día? Anímate, deja tu punto de vista. Muchas gracias.

.

¡Comparte!

4 comentarios a Corriendo de noche

  • Manolo Gallego  dice:

    Una entrega mas de tus relatos, gracias Paco, todavía no me ha dado tiempo de hacer un pequeño apunte a lo publicado el martes sobre la carrera que corrimos el sábado y ya tengo aquí una nueva entrega, fiel a tu cita.
    Creo que todos los que tenemos el hábito hemos salido a correr de noche o bien porque madrugamos mucho o bien tarde, por diversos motivos no podemos salir a otras horas y tenemos o queremos salir de noche, lo cual personalmente me encanta, ya sea verano, invierno, con mucho frío o calor.
    Todas tus recomendaciones son muy acertadas, si bien me ha hecho gracia y seguro que si se lo cuentas a una persona ajena al mundo del running también le sorprenderá, es hacer alusión al sentido común cuando se ha salido a correr de madrugada, sin luz, teniendo que usar un frontal para poder ir viendo el camino, sintiendo como la ciudad se va a ir despertando una hora o dos mas tarde, posiblemente lo que le diga a esta persona el sentido común es quedarse en la cama dormido…
    Pero en muchas ocasiones también he usado el sentido común cuando he entrenado sin luz, por caminos poco transitados o en lugares o ciudades nuevos para mí, que posiblemente el resto del mundo no lo considere de mucho sentido común, un abrazo.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Manolo! Gracias, nuevamente, por leer aquello que sale de mi cabeza y dejo aquí plasmado y cómo no, por dejarme tu comentario. Como bien dices, hablar de “sentido común” cuando estás paseando tus huesos en plena madrugada y perdido en la oscuridad, puede resultar una paradoja, pero dentro de esta bendita locura que es el running, siempre podemos practicarlo poniendo ese punto de seguridad y sensatez, aunque lo más “normal” sea estar durmiendo (al menos hasta el amanecer) ;-)) En cualquier caso, con sentido común o sin él, pero con mucha cordura, no dejemos de correr, no dejemos de disfrutar… un abrazo.

      Paco.-

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    No tengo mucho q decir , sólo q sigas escribiendo tus post para alegrar a tus lectores con tus pequeñas pero emotivas historias .
    Un abrazo

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cristina! Me tienes tan acostumbrado a tus comentarios que para mí son algo imprescindible en cada uno de mis post. Con ellos no sólo dejas muestra fehaciente de su lectura, sino que me animas a seguir con esta ilusión de escribir. Muchas gracias, de corazón.

      Besos y abrazos.

      Paco.-

Deja una respuesta