“Cross Villa de Blanca” I Medio Maratón y IV 10K

blanca_1

Vista panorámica de Blanca (Foto: página Facebook de la carrera)

Lugar: Blanca (Murcia)

Día: 28 de marzo de 2015

Hora: 16,30 horas

Distancia: 21.100 y 10.000 m (distancias no homologadas)

Organizada por: Ayto. de Blanca

Recorrido: Para el caso del medio maratón, éste contaba con algo más de 8K de asfalto y el resto de pista forestal, mientras que el 10K se repartía casi al 50% entre asfalto y pista. En ambos casos, la salida y meta se encontraba ubicada junto al Museo Luz y Agua de Blanca. El comienzo del recorrido discurría por parte del núcleo urbano, dirigiéndose sobre el 2K hacia el Río Segura, cruzándolo a un lado y otro de su margen en dos ocasiones y continuando en paralelo al mismo, para volver a pasar junto al Museo Luz y Agua en torno al punto kilométrico 4K, donde se encaraba la parte más dura de la prueba, alejándose del centro de población y alternando acusadas subidas y bajadas, con escasez de asfalto, hasta volver a acercarse al punto de salida, en los últimos dos kilómetros, donde esperaba el arco de meta.

blanca_3

Recorrido de la prueba de medio maratón

blanca_2

Recorrido de la prueba de 10K

Organización y atenciones: organización voluntariosa, pero con mucho que aprender y que si sabe explotar lo que tienen en sus manos, pueden hacer que esta prueba sea un referente dentro del calendario regional y quién sabe, una carrera a tener muy en cuenta por corredores de provincias limítrofes, dada su belleza y su dureza.

Por una parte, el reparto de dorsales y los prolegómenos a la salida de la prueba fueron un poco caóticos y faltos de previsión, produciéndose un retraso que tan sólo quedó en 15’ y que media hora antes hacía presagiar que podía haber sido bastante mayor, dando la sensación de parecer estar en una carrera casi improvisada.

Aspectos como una megafonía muy modesta, cortes de calles con coches esperando en un lado de la calzada, escasa presencia de voluntarios y señalización de determinadas del recorrido deficiente (zonas donde algún que otro corredor terminó despintándose, debido al doble sentido de ciertas partes del trazado, que estaba marcado con flechas en el suelo y donde algunos giros ponían en duda sobre el camino a seguir), son los que empañaron la prueba.

Aún así, fue una carrera donde se dejaron sentir las ganas por agradar, con otros detalles que hacen pensar en la mejora que otorga siempre la experiencia. Así, la zona postcarrera fue muy completa, con fruta, bebidas isotónicas, agua, frutos secos; contando también con servicio de masaje, duchas y una entrega de trofeos que pruebas con mucha más experiencia ya quisieran, concediendo trofeos a los primeros de todas las categorías de ambas pruebas y haciendo un reconocimiento al club con más atletas entrados en meta. Todo esto, junto con la atención de conceder una medalla a todos los corredores que completaban el medio maratón y la amabilidad y un trato dispensados, hace augurar ediciones más completas.

Bolsa del corredor: definible como correcta, sin más, estaba compuesta por una camiseta técnica conmemorativa de la prueba, una brik de caldo de cocido, un botellín de agua, una barrita de cereales y folletos de publicidades varias.

Podio: En el 10K, el vencedor en categoría masculina fue el Sénior Francisco Serrano García de Dionisio, con un tiempo oficial de 40′:51”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Jesús González García (con un tiempo oficial de 41′:40” – Sénior) y Pedro Soriano Andrada (con un tiempo oficial de 44′:23” – Veterano A). En mujeres, la vencedora fue Marja Taytari, Veterana C, con un tiempo oficial de 54′:56”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente Magdalena Almagro (con un tiempo oficial de 56′:21” – Veterana B) y Elisabet Mira Milanes (con un tiempo oficial de 1h:01′:29” – Veterana B).

En el 21K, el vencedor en categoría masculina fue el Sénior Mohamed Bouceta, con un tiempo oficial de 1h:17′:45”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Alejandro Jiménez Valverde (con un tiempo oficial de 1h:22′:15” – Sénior) y Alberto Plazas González (con un tiempo oficial de 1h:22′:58” – Sénior). En mujeres, la vencedora fue Wafiya Benali, Sénior, con un tiempo oficial de 1h:31′:07”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente Yamilka González (con un tiempo oficial de 1h:40′:17” – Veterana A) y Lourdes Heredia López (con un tiempo oficial de 1h:41′:40” – Veterana B).

Muy personal: esta carrera se presentaba con diferentes alicientes, frente a los habituales de cualquier prueba, lo que a priori le hacía tener la etiqueta de “interesante”, gracias a incentivos como éstos:

blanca_4

Río Segura a su paso por Blanca (Foto: Kannon Ramírez)

– Por una parte, era un cross, donde la hegemonía del asfalto se compartía casi al 50% con otras superficies como la tierra, en diferentes acabados (zonas de zahorra más o menos compactadas y otras de gravilla suelta), algunas partes de hormigón y madera (en los pasos de los puentes).

– El perfil de la prueba, con acusados desniveles, también la hacía ser diferente respecto a las carreras en las que suelo tomar parte y a pesar de saber que me iba a enfrentar a una mayor dureza, era algo que me motivaba.

– El horario, vespertino y de sábado, rompía con la tradicional mañana de domingo, en la que suelen celebrarse casi la totalidad de las carreras.

– La belleza natural de la zona, caracterizada por tener unos de parajes más bonitos de la Región, al estar enclavada en el Valle de Ricote, donde el Río Segura no sólo “corre” limpio, sino con un caudal tan distinto al que podemos ver por la capital murciana.

Junto a esos aspectos se unía un hecho diferente, debido a que por primera vez iba a disputar un 10K dejando de lado la otra prueba que se corría al mismo tiempo: el medio maratón. Esto, aunque pueda parecer una tontería y al estar acostumbrado a tomar siempre salida en la carrera más larga, al coincidir varias pruebas, era algo que me hacía estar como menos “concentrado”, como si diera menos importancia a la carrera en la que iba a participar.

En cualquier caso, era una nueva prueba y como tal la afrontaba, con ganas de hacerla lo mejor posible e intentando disfrutar de todo lo que ésta nos iba a ofrecer a los poco más de 200 corredores que terminamos entrando en meta, entre las dos modalidades.

Ya de camino a Blanca, recorriendo la carretera que une la salida de la autovía A-30 hasta esta población, fui empapándome de las preciosas vistas de la zona, así como pude percatarme del fuerte calor que se estaba dejando sentir y que a buen seguro iba a ser un improvisado protagonista de la carrera.

Con tiempo suficiente llegué al punto de salida, para recoger mi dorsal y cómo no, para saludar y charlar con parte de los miembros del grupo de SR (Simplemente Runners) que nos dimos cita allí, repartidos entre ambas pruebas. Allí estaba el bueno de Ginés Soto y su esposa Maribel, los recién incorporados al grupo Juan González y Amaya Amor, y otros imprescindibles como Sergio Cárceles, Amalio Gómez, Víctor Martínez, Juanpe Pérez, Pilar Alpañez y Estalisnao M. Escolar, entre otros, acompañados e inmortalizados gracias al generoso Kannon Ramírez, que en esta ocasión no participó y sólo se acercó hasta Blanca con la intención de hacernos compañía y regalarnos un impagable reportaje fotográfico: ¡¡MUCHAS GRACIAS, JUAN!!

blanca_5

Foto de la familia SR (Foto: Kannon Ramírez)

Tras las fotos de grupo y deseando suerte a todos para la carrera que estaba a punto de comenzar, realicé mi calentamiento, sin descuidar la hidratación casi hasta el último momento, para no sufrir muchos los efectos de un calor que parecía más propio de verano que de primavera y que tras una fresca semana, aún se hacía sentir con mayor intensidad. Entre estiramientos y alguna zancada que otra tuve la alegría de encontrarme con otra pareja de corredores: José Ramón e Inmyka; dos asiduos a las carreras y que en esta ocasión iban a disputar la prueba larga, de cara a su próxima cita de Las Fortalezas.

blanca_6

Comienzo de las pruebas (Foto: Kannon Ramírez)

Con un escaso calentamiento y la sensación de estar ante una prueba “menor”, dio comiendo la carrera, con el retraso comentado en el inicio de esta crónica de 15’. El tomar la salida en la prueba corta, me hizo salir con un ritmo más elevado al habitual en un 21K, por lo que este hecho, junto con la escasa participación, posibilitó que me situase relativamente próximo a la cabeza de cabeza de carrera, no tanto como para formar parte de ella, pero sí para poder permitirme saber los corredores que iban por delante.

Nada más salir, sin haber llegado aún al primer kilómetro, se encontraba el primer desnivel del recorrido que parecía poner freno a unas piernas que acaban de salir con la fuerza y la chispa de todo comienzo. Tras ese pequeño obstáculo y por calles del centro urbano, se alcanzó el margen del Río Segura, donde la presencia de arbolado hacía más suave el calor y donde los primeros tramos de pista hacían más rápida la carrera.

La falta de señalización de todos los puntos kilométricos, no permitía saber con exactitud el punto por el que se estaba discurriendo, aunque siempre quedaba el recurso de mirar el cronómetro, que mostraba la distancia recorrida (con el margen de error que siempre producen los satélites encargados de facilitar esta información). De esta manera, fueron varias las ocasiones que me orienté para saber qué distancia llevaba recorrida, ya que el ritmo estaba siendo alto y el terreno empezaba a empinarse.

blanca_7

Simplemente un corredor más (Foto: Kannon Ramírez)

El tramo comprendido entre los puntos kilómetros 4 y 5 presentaba la parte del trazado más exigente (al menos para la prueba del 10K), donde el desnivel ascendente apenas permitía correr, completándose la fuerte subida con un tramo de media docena de escalones en los que daban ganas sentarse a descansar… tras ellos se recuperaba el aliento con una rápida bajada y poco después esperaba el avituallamiento, donde el agua recibía en su máxima expresión la acepción de ser “nuestro bien más preciado”, ayudando a mitigar los efectos de la unión de calor & esfuerzo, que juntos y de la mano no se separaron en toda la carrera.

El recorrido, combinando zonas de huerto, con márgenes del río y calles estrechas sin pavimentar, era un continuo serpenteo, lo que lo hacía parecer más rápido y ameno, al tiempo que impedía ver a los corredores que iban por delante, debiendo prestar la máxima atención en la señalización de la prueba, para no salirse del recorrido marcado.

Sobre el kilómetro 8 y con la vista henchida de belleza, gracias al lujo de correr contemplando tan precioso espectáculo de la naturaleza, esperaba otra nueva subida, esta vez sobre asfalto y menos pronunciada, pero más larga, que me hizo subir las pulsaciones hasta cotas que raras veces suelo alcanzar. A continuación sólo quedaba dejarse “caer” y poner rumbo al centro urbano, donde en algo más de tres kilómetros volvimos a asomarnos al Museo Luz y Agua, donde el arco de salida, convertido en esta ocasión en arco de llegada, nos esperaba a todos cuantos nos dirigíamos en dirección a él.

A esas alturas mi boca estaba totalmente seca y mis fuerzas empezaban a flojear, pero como suelo decir, sólo fue cuestión de apretar los dientes una vez más y mirar con deseo esa línea de meta, tras la cual todo volvería a la calma. No sabía qué tiempo llevaba (no había querido mirar mi cronómetro), ni cuántos eran los corredores que habían entrado antes que yo, ya que esto era lo que menos me preocupaba, aunque no negaré que tenía curiosidad por saber cuántos eran éstos y qué posición iba a ocupar dentro de mi categoría.

En esta ocasión, unos doscientos metros antes de terminar, eché un vistazo a mis dos brazos, para mirar una vez más sus nombres y esa ilusión que me hace seguir, intentando marcar mi meta, juntas unas y otra:

MAR – ROCÍO y @marcandolameta

La entrada en meta se produjo cuando el cronómetro marcaba un tiempo oficial 44′:58” (en mi cronómetro, un tiempo real de 44′:44”) ocupando el puesto 6º de la general y el 1º de mi categoría (Veterano B), de un total de 89 corredores que terminamos la carrera, con un ritmo medio de carrera de 3:58 min/Km (teniendo en cuenta una distancia superior a los 10K).

blanca_8

Entrando en meta (Foto: Kannon Ramírez)

A continuación repuse todos los líquidos perdidos y algunos más y me quedé disfrutando de la compañía de Kannon Ramírez, que de manera rigurosa iba fotografiando a todos cuantos corredores entraban en meta, haciendo tiempo así hasta saciar esa curiosidad que me había asaltado justo antes de pasar bajo el arco de llegada. Y sí, la suerte había sido favorable y una vez más volvía a subirme a un podio, algo que siempre digo que es meramente anecdótico, pero que no quita para darle a uno cierto “gustirriní”.

Y si a esa satisfacción se sumó el ver entrar al resto de compañeros de los SR, completando unas carreras magníficas y arrancando un par de podios más, gracias a Amaya Amor y a Pilar Alpañez, que fueron segundas en sus categorías, en el 10K y el 21K, respectivamente… ¡ah!, y como colofón a la gran participación, nos llevamos el jamón por el ser grupo más numeroso entrado en meta, sin duda, una tarde redonda.

blanca_9

Podio para Amaya Amor (Foto: Kannon Ramírez)

blanca_10

Subido al cajón (Foto: Kannon Ramírez)

blanca_11

Jamón para “casa”… (Foto: Kannon Ramírez)

Después de esto y cuando la tarde empezaba a dejarse vencer por el anochecer, me marché de Blanca, con el convencimiento de mi presencia en la edición del próximo año, pero en esa ocasión será para medirme al 21K y probar no sólo la dureza de su recorrido, sino para completar las preciosas vistas que sólo esta prueba puede ofrecer.

blanca_11

Para recordar…

La próxima cita volverá a ser un 10K, en este caso de ciudad y para celebrar el final de las Fiestas de Primavera de Murcia; será el domingo 12 de abril y la prueba la Sardina Run, que celebra su segunda edición. Hasta entonces, como siempre, seguiremos corriendo y cómo no, disfrutando de estas fiestas… porque todo no va a ser correr, ¿no?

Y tú, ¿participaste también en esta  carrera o en alguna de las múltiples celebradas este fin de semana?, ¿quieres dejar tus impresiones de ella? Anímate, de esa manera conocemos más puntos de vista y también conocemos más pruebas. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar las clasificaciones completas: IV Cross “Villa de Blanca” – 10K y IV Cross “Villa de Blanca” – 21K)

¡Comparte!

8 comentarios a “Cross Villa de Blanca” I Medio Maratón y IV 10K

  • @achorunners  dice:

    El placer siempre es mio Verte…Buena cronica creo que en el calor te has quedado corto jejeje…por cierto creo que has cometido un error…creo que la sardina run no está en el calendario Running chalenge…sino ese fin de semana se disputa la Media Maratón de Aguilas que si pertenece a dicho circuito…un abrazo y nos vemos pronto

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Achorunners! Qué gusto me da verte por este rincón, muchas gracias y en esta ocasión con un triple comentario ;-)… antes de nada, agradecerte la corrección, ya que efectivamente estás en lo cierto y la prueba de la Sardina Run no figura dentro del Calendario de la Running Challenge, por lo que corregiré esta crónica (aportaciones como ésta me alegran, al ver el interés: GRACIAS). Por otra parte, coincido contigo en esa falta de experiencia de la organización, aunque al ser el cuarto año deberían haber aprendido ya algunas cosas; no obstante se notaron muchas ganas y eso es lo que debe destacarse. En cuanto a los kilómetros, yo vi marcados el 4, el 8 y no recuerdo alguno más, pero obviamente debieron pasárseme por alto, aunque también hay que decir que la manera en la que estaban señalizados, así como las flechas que marcaban el recorrido, eran bastante rudimentaria (por no decir otra cosa) y eso debió hacer que se me pasaran por alto. Los “puntos de agua”: es posible que para el medio maratón fueran bastantes, ya que yo me quedé en el 10K y no pude tener conocimiento de ello, pero en la prueba menor sólo estaba el avituallamiento de ese punto y ya en meta, y aunque es el mínimo exigible es cierto que debió disponerse de alguno más, dado el calor que se dejó caer (aunque es justo decir que eso era algo que la Organización no pudo prever). Por último, el punto de los masajes estaba instalado dentro de el puesto/oficina que había en la zona de salida/meta, justo detrás de donde se repartieron los dorsales; habían un par de camillas y sí es cierto que la señalización era más bien escasa o nula, como en el caso de las duchas, que también estaban habilitadas… en general, faltó señalización. En cualquier caso, una carrera para repetir el año que viene, esperando que sepan mejorar esos fallos.

      Muchas gracias, una vez más y espero que coincidamos pronto en otra carrera. Un fuerte abrazo para los dos.

      Paco.-

  • @achorunners  dice:

    La verdad que la Media Maratón fue una pasada de recorrido y dureza, los 10 se harían cortos, se ve una gran organización pero muy nueva y con fallos de novatos, los km yo los vi señalizados en casi todo el recorrido, bastantes puntos de agua,que se agradeció en una prueba tan calurosa y exigente…

  • @achorunners  dice:

    Por cierto yo no vi el punto de masajes y marcado ni que lo dijeran,hubiera utilizado si lo hubiera sabido donde estaban por que termine de gemelos fatal…que rabia

  • Fernando Murcia  dice:

    Enhorabuena, Paco, por la crónica y por la carrera, “anécdota” según la RAE (en la acepción que supongo pretendes darle) se define como “suceso circunstancial o irrelevante”, lejos de eso, a mi modo de ver, los podios que vas consiguiendo no tienen nada de circunstanciales, sino que son fruto de tu esfuerzo, constancia y buen hacer no ya en las carreras, sino en los entrenamientos. Eres todo un ejemplo en ese sentido y una fuente de motivación para muchos entre los que estoy. Y por cuanto lo de “irrelevante”, pues qué quieres que te diga, ¡en absoluto! lo que pasa es que eres demasiado humilde, pero en el fondo haces bien, aquí estaremos “tus seguidores” para darle la relevancia que tiene y tu, humildemente, no le quieres dar. Pero disfruta de ese “gustirrinín” que lo tienes más que merecido!!!!! Un abrazo, amigo.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Fernando! Muchas gracias, por regalarme, regalarnos, tu compañía en forma de comentarios… diseccionas de manera magistral el sentido que otorgué al término “anécdota” y argumentas por qué no debería considerarlo como tal, haciéndome sentir halagado al leer tus palabras. Palabras que agradezco y que tienen un valor mucho mayor que el del trofeo que tuve la oportunidad de levantar gracias a esta carrera; ser una fuente de motivación para ti, deportivamente hablando, es todo un honor que me sonroja, ya que has sabido ver unos valores que no sólo atesoro yo, sino muchos de los que amamos y practicamos este deporte, de ahí que mi agradecimiento sea aún mayor. Y respecto a la relevancia, ¿qué puedo decirte?, es cierto que tal vez sea demasiado humilde, pero es que no hay motivos que me hagan presumir de nada y además, si algún día los hubiera, tampoco lo haría, porque entonces ese día no sería yo… bueno, sí, ahora que caigo, puedo presumir de una cosa y esa no me hace cambiar: presumo de tener un amigo como tú y de tener un blog donde a buen seguro nadie encontrarán comentarios tan “enjundiosos” como los tuyos (toma ya, a ver quién puede presumir de eso).

      Un fuerte abrazo, Fernando.

      Paco.-

  • maraton valencia 2015 recorrido  dice:

    Por poner un ejemplo, en el recorrido que suelo hacer para pasear,
    estos tres últimos fines de semana han habido 2 carreras de resistencia
    y una triatlón.

    • Paco Molina  dice:

      Sí, la verdad es que empieza a ser desmesurado y deberían empezar a plantearse que tal vez sea mejor organizar menos carreras, con mayor calidad y que presenten recorridos diferentes, porque para correr siempre por el mismo sitio ya tenemos los entrenamientos, ¿verdad?

      Muchas gracias por tu comentario, saludos.

      Paco.-

Deja una respuesta