Enero, querido enero

post_enero

Cumplimos la primera semana de enero, la primera semana del casi recién estrenado nuevo año de 2016 y ahora es cuando de verdad comenzamos el mes, cuando de verdad enero se planta delante de nosotros y nos dice eso de:

Aquí estoy yo, te guste o no, comenzamos…

Sí, atrás ha quedado el período de los quince días del año en el que más motivos parecen haber, y si no los buscamos, para juntarnos en familia o con amigos y sentarnos alrededor de una mesa, sobre la que con toda seguridad habrán habido muchos y suculentos manjares que habrán llenado nuestros estómagos un día sí y otro también. Por regla general son días de excesos gastronómicos, días de vacaciones o al menos de cierta relajación laboral, en las que nuestras obligaciones profesionales parecen quitarse el cinturón que las aprieta y nos permite cierta flexibilidad, con un consabido un aumento de ocio y descanso.

Y cómo no, dentro de esos últimos días de diciembre y estos primeros de enero, también es muy probable que hayamos caído en cierto período de acomodamiento deportivo, algo así como un in-pass físico, emplazándonos a la conclusión de esas dos semana para volver a retomar nuestra rutina deportiva, por lo que es muy, pero que muy normal, que los efectos de tantas comilonas y excesos hayan quedados físicamente en nuestro cuerpo, materializándose en forma de algún kilo de más, que ahora tocará mandar a hacer gárgaras… ahora que ya empieza enero de verdad.

Enero y sus rebajas, pero no sólo comerciales, enero y su cuesta, pero no sólo económica, ese es enero… el único mes del año al que recibimos con traje de fiesta, pero que en un abrir y cerrar de ojos se despoja él solito de adornos y luces de mil colores, se pone el mono de faena y nos hace ponernos las pilas sí o sí. Toca espabilarse y en nada y menos debemos volver a ponernos en marcha, porque a pesar de estar en los primeros días de un nuevo año, no debemos olvidar que el curso lo empezamos meses atrás, cuando volvimos del verano y estábamos a punto de dar comienzo a un otoño que este año apenas ha existido. Fue entonces cuando comenzaron muchos de nuestros objetivos de este año y ahora toca retomarlos.

Vale, admito que con el comienzo de cada nuevo año surgen y se plantean muchos propósitos, sueños y objetivos que alcanzar, pero son los menos y enero es parte de la hoja de ruta marcada hace tiempo y como tal toca seguir y continuar con nuestros proyectos, ya sean de la índole que sean, eso sí, con el esfuerzo que siempre supone vencer la inercia a la galbana que cogen los cuerpos cuando nos acomodamos y nos permitimos ciertos excesos.

Es en esa hoja de ruta marcada donde aparece, como no podía ser de otra manera, nuestra faceta deportiva, sí, nuestro querido running, que con toda probabilidad también se habrá visto afectado, bien en el volumen de los entrenamientos realizados estos días pasados, o bien en la intensidad y calidad de los mismos. En cualquier caso es normal, normalísimo, que hayamos perdido cierto nivel físico y que a nuestras piernas le cueste volver a coger ese nivel que atesoraban días atrás, por lo que no temáis, ni os preocupéis más de la cuenta si una vez que volváis a ataros las zapatillas y echar a correr os sentís morir.

Que no cunda el pánico, porque todos hemos oído decir aquello de “los músculos tienen memoria” y eso nos ayudará a pensar que con una semana de purgatorio la normalidad volverá a instalarse en nuestro cuerpo y entonces salir a correr dejará de convertirse en un acto más cercano a la proeza y poco a poco volveremos a recuperar nuestro estado de forma anterior, jurándonos y perjurándonos que el próximo año no caeremos en la tentación o al menos procuraremos combinar de manera magistral los excesos y el running.

Pero tal vez ahora sea ya tarde para esas lamentaciones y la realidad de este enero se vea materializada en forma de cenas ligeras, protagonizadas por verduras y hortalizas, acompañadas por agua o algún escaso vaso de vino, con el único objetivo de volver a ser cuanto antes quienes éramos… la pista de atletismo volverá a llenarse corredores, las mañanas de los domingos de nuevo serán para salir a correr y otra vez todos volveremos a pensar en carreras. El semáforo, que nunca llegó a cambiar de color, volveremos a verlo en verde y todos continuaremos con nuestros cambios de ritmo, nuestras series, nuestras cuestas, en definitiva todos volveremos a ponernos en marcha (para quien aprovechó para parar en boxes) y seguir corriendo.

Y puestos a continuar, enero también es un buen momento para plantearnos nuevas metas, nuevos sueños en esto de correr, ya sea apuntándonos a esta o esa prueba, ya sea queriendo ser capaces de correr algún kilómetro más, de hacerlo un poco más rápido o simplemente aunque sólo sea para intentar no dejar de correr, sin más y hacer de este año, que de verdad comienza ahora, un año lleno de kilómetros y de todo cuanto ello supone.

Se acabó, sí, la fiesta terminó y enero es el mes encargado de decírnoslo, pero la fiesta de este deporte no acaba nunca y mientras queramos seguiremos disfrutando de él y con él, con nuestro esfuerzo, nuestra constancia, nuestra disciplina… y recordad, correr es ingrato, es cansado y cuesta, vaya que si cuesta, pero es tanto lo que nos da que sólo quienes corremos lo sabemos, así que si en estos días cuesta un poquito más, si estos días se hace un poquito cuesta arriba (enero y su cuesta…) o si en estos días la cantidad de kilómetros se ve un poco recortada (enero y sus rebajas…) no cejes en el empeño y sigue haciendo del running tu deporte, tu aliado, tu fiel compañero, porque él siempre, siempre, te dará muchos motivos por los que seguir a su lado. Por todo ello, no se me ocurre una frase mejor para decirle a nuestro querido mes de enero:

Enero, amigo… te echo una carrera, a ver si me pillas.

post_enero

Enero

No hay nada como los días de fiesta y descanso, aunque la resaca que nos dejan cueste superarla, ¿verdad? Con enero brindamos y celebramos algunos de esos días y con él también volvemos a la realidad, en definitiva a la normalidad. Y dentro de esa normalidad está la normalidad deportiva, ¿eres de los que la vuelta deportiva de enero le cuesta o no especialmente? Anímate y deja tu punto de vista y si te ha gustado este post, compártelo. Muchas gracias.

¡Comparte!

Deja una respuesta