Haciendo planes

planes

Hacer planes creo que es una característica intrínseca del ser humano y de una manera u otra nos pasamos casi todo el año poniéndonoslos e intentando cumplirlos… llega enero y los planes para el nuevo año (dejar de fumar, ir al gimnasio, madrugar los fines de semana para ir a coger setas), se acerca el verano y los planes bikini se ponen de moda (mejorar la figura, ponerse morenito, bucear entre tiburones en pleno Mar Menor), sigue septiembre y con él los planes para el nuevo curso (aprender inglés, volver a apuntarse al gimnasio, coleccionar réplicas a tamaño real de los aviones de la I Guerra Mundial) y por último las navidades, donde los planes van por otro camino (hacer menos de seis comilonas, cantar villancicos sin desafinar, no volver a quitar la barba a Papá Noel en pleno desfile)… en resumen: planes, planes y más planes.

Al margen de ese afán por hacernos planes, hay unos que no debemos dejar de hacernos a lo largo del año y son los que tienen que ver con nuestro deporte, con el running. No hay nada como tener una planificación que nos permita saber cuál es el tipo de entrenamiento que debemos hacer. De esa manera no sólo nos permitirá organizarnos mentalmente para los ejercicios de cada día, sino que al mismo tiempo ayudará a mantener algo tan importante como es la disciplina y que a veces puede costar si no se lleva un plan preestablecido.

Esos planes de entrenamiento pueden hacerse de duración semanal o mensual y para que éstos sean completamente útiles debemos ir rellenándolos con los ejercicios que realmente vamos haciendo a diario. De esa manera nos permitirá poder visualizar el volumen de trabajo que hemos ido haciendo y la progresión alcanzada con ellos, algo que nos aportará una fortaleza no sólo física, sino psíquica, que como acostumbro a decir es casi más importante que la primera fortaleza.

Acabamos de estrenar el mes de septiembre y con él la rutina vuelve a ponerse en marcha tras el periodo estival en el que, con independencia o no de tener vacaciones, uno se relaja de más y se da un poquito a la buena vida, permitiéndose algunos excesos, gastronómica y festivamente hablando. Por este motivo y a diferencia de los anteriores planes comentados, los llamados “habituales”, están esos otros planes que debemos marcarnos de cara al inicio de una nueva temporada.

Lógicamente, no debemos caer en el error de pensar que el Mundo se acaba de inventar y querer ponernos en forma en 24 horas. Seamos sensatos, razonables y vayamos poco a poco, afrontemos las próximas semanas como un período de preparación o pretemporada, vital para que nuestro cuerpo vaya cogiendo la forma física adecuada de manera progresiva y sin pegarnos un atracón, evitando así saturación, sobrecargas y las temidas lesiones.

Lo ideal es ir haciendo ejercicios de fuerza y combinarlos con algo de carrera, al margen de hacer salidas con rodajes cuya duración e intensidad que vayan variando, junto a otras salidas en las que vayamos haciendo algo de cuestas y por último, otras en las que pongamos en práctica los cambios de ritmo. Los hay que no aconsejan hacer series durante estas semanas de pretemporada, por la exigencia que éstas demandan, de manera que se afronten una vez que se haya alcanzado un mejor estado de forma. Particularmente, en este aspecto, creo que es acertado.

También es muy apropiado, aprovechando esta fase de la vuelta al “trabajo”, poner en práctica los ejercicios de técnica de carrera, tantas veces olvidada y que pueden reportar un punto de mejoría en nuestra forma de correr: mejorar la pisada, aumentar el impulso, evitar el braceo, llevar una adecuada inclinación del cuerpo o mantener la cabeza con la vista al frente, son algunos de los pequeños gestos que sumarán, pudiendo arañar así algún segundo en nuestros tiempos.

Por último y dentro siempre de los planes, un par de aspectos que pueden resultarnos muy útiles en los mismos son: por una parte, poner el punto de mira en aquellas carreras en las que nos gustaría participar y, por otro lado, marcarnos tiempos objetivos, según las distancias que corramos. De esa manera conseguiremos ser algo más específicos en nuestros entrenamientos, si así lo deseamos, según las pruebas en las que vayamos a participar y también nos permitirá “pedirnos” un poco más, para alcanzar esas metas previstas. Pero siempre, siempre y siempre, siendo sensatos y con los pies en el suelo, sabiendo dónde están nuestras limitaciones y sin pedir imposibles.

planes

Haz tus planes

¿Eres de los que tiene un plan de entrenamiento o sueles entrenar un poco a tu aire, por sensaciones o por “ganas”?, ¿consideras que es importante tener uno? Con el comienzo del nuevo curso, ¿te has fijado algunas metas a conseguir a corto o medio plazo? Comparte tu experiencia. Muchas gracias.

.

¡Comparte!

2 comentarios a Haciendo planes

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Bueno yo creo q todo runner tiene su plan de entrenamiento ya sea echó por si sólo o por un entrenador particular , casa uno a su ritmo mientras sigan …. Marcandolameta .
    Abrazos .

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cris! Estoy contigo, creo que de una manera u otra todo runner tiene su propio plan de entrenamiento, ya sea propio o propuesto por un tercero, en cualquier caso, como bien dices, lo importante es seguir “marcando la meta”, jajajaja.

      Muchas gracias por compartir tu punto de vista. Besos.

      Paco.-

Deja una respuesta