I Carrera Nocturna Aljucereña (Murcia)

aljucer (00)

Cartel de la carrera (Fuente: web de la prueba)

Lugar: Aljucer (Murcia)

Día: 28 de junio de 2017

Hora: 20,30 horas

Distancia: 5.200 m. (circuito no homologado) Carrera incluida dentro del circuito de pruebas Corre por Murcia, organizado por Ginés Soto

Organizada por: Junta Municipal de Aljucer

Recorrido: precioso recorrido, que tenía su salida y meta situadas en el centro de la pedanía de Aljucer, concretamente en la Calle Iglesia. Partiendo de esta calle, toda la prueba en su totalidad discurría entre carriles de huerta, con la excepción de la breve travesía por el núcleo urbano. De esta manera, la carrera de dejó ver, entre otros, por calles, caminos y carriles como: Calle Libertad, Plaza de la Cruz, Calle Cruz, Avenida de la Democracia, Camino de los Montoyas, Carril Torre Salinas, Calle Gabardón, Avenida Constitución, Camino de la Aparecida, Carril de los Sisos y Calle Fuensanta, para terminar nuevamente en la Calle Iglesia.

Un recorrido del que se pueden decir muchos y buenos calificativos, y que permitió perderse entre carriles, haciendo un itinerario diferente en toda su extensión, representando un tour por esa parte de la Murcia más huertana y que tan escasa resulta hoy en día. Sin duda fue la mejor seña de identidad para una pedanía como Aljucer, nacida y desarrollada precisamente en torno a ella, a su huerta. En definitiva, todo un lujazo de recorrido.

Organización y atenciones: la prueba era la cuarta de un total de trece, que componen el nuevo circuito de carreras populares surgido para este verano y que bajo el nombre de Corre por Murcia ha puesto en la calle alguien tan conocido y metido en el mundo del running en nuestra Región como es mi querido amigo Ginés Soto.

aljucer (04)

Calendario “Corre por Murcia” (Foto: Brigi Molina)

La prueba, conjuntamente organizada por la Junta Municipal de Aljucer, en la figura de su Alcalde Pedánea, Ainhoa Sánchez y Ginés Soto, consiguió reunir a más de 300 participantes un miércoles tarde de junio, el último miércoles concretamente, lo que da una idea de la expectación despertada y el poder de convocatoria de ese tándem formado por Ainhoa y Ginés.

aljucer (01)

Ainhoa Sánchez y Ginés Soto (Foto: web Kms X Hacer)

El atractivo de la prueba era variado, ya que por una parte suponía la celebración de una carrera en una zona donde hasta la fecha no se había disputado alguna, por otra parte el recorrido completamente entre caminos de huerta también eran un aliciente y por último, la distancia, de poco más de 5K también era adecuada casi para cualquier corredor, con independencia del ritmo que emplease este en completarla. Además, a esos aspectos también hubo que sumar la aceptación que está teniendo ese circuito de nueva creación, Corre por Murcia, entre la población runnera, que dado su carácter competitivo está animando a muchos atletas a tomar parte en la mayor cantidad de la pruebas posibles de dicho calendario.

Centrándome en la prueba en sí, esta cumplió de manera ágil con la entrega de dorsales, que no solo fue posible recoger en la zona de la salida de la carrera la misma tarde, sino que también estuvieron disponibles a lo largo de la mañana y parte de la tarde en unos conocidos almacenes dedicados al deporte, en toda la extensión de la palabra. Se contó también con el tradicional servicio de cronometraje de chip desechable sobre el propio dorsal, instalación de aseos portátiles en zona de salida y meta, así como la cobertura sanitaria a cargo de una ambulancia durante toda la carrera y la cobertura policial perfectamente complementada por un voluntariado que veló por la limitación de tráfico rodado dentro del recorrido. Recorrido por cierto que, junto a la señalización de cada punto kilométrico, presentó continuas flechas sobre la calzada que permitía a los corredores algo tan útil como anticiparse al sentido de giro que continuaba en la trayectoria de su marcha.

Más allá de eso, la carrera tuvo un generoso avituallamiento post carrera, a base de agua, bebida isotónica, cerveza, fruta y barritas energéticas de cereales, que ayudó para reponer fuerzas tras el breve pero intenso esfuerzo, como antesala de la celebración de la tradicional ceremonia de entrega de trofeos.

Sin duda el éxito de una prueba se mide por la cantidad de gente que participa en ella, así como también por la calidad de los corredores que toman su salida y en lo que respecta a la carrera de Aljucer, ambos aspectos fueron determinantes, no solo por sobrepasarse las previsiones de la Organización, en cuanto al número de participantes, sino también por la tremenda calidad de los corredores que no quisieron dejar pasar la oportunidad de correr en la aljucereña pedanía.

Lejos de los puntos fuertes y atractivos de la prueba, hubo algunos aspectos que sin llegar a ser determinantes se echaron en falta, como fueron por ejemplo la falta de guardarropa, la no disposición de una zona de duchas/vestuarios y el socorrido, que no imprescindible, servicio de fisioterapia post carrera.

Por último, pese a tener la prueba una distancia de poco más de 5K, considero que habría sido acertada la disposición de un avituallamiento en carrera, sobre todo teniendo en cuenta la época del año en la que nos encontramos y nuestra disposición geográfica, donde el calor se deja sentir prácticamente hasta la puesta de sol. ¿Imprescindible?, quizá no, pero sí muy recomendable.

En resumen y pese a esos pequeños debes la prueba tuvo muchos haberes como para evaluar la misma con una buena nota organizativa y tener la total certeza que esta carrera volverá a estar presente, contando con la acogida de corredores y público para futuras ediciones: ¡Felicidades!

Bolsa del corredor: testimonial, tal y como viene repitiéndose en la últimas carreras disputadas, donde aplicar este concepto es del todo erróneo, estuvo formada únicamente por la entrega de la tradicional camiseta técnica conmemorativa de la prueba que se recibía en el momento de la retirada del dorsal. Como vengo diciendo de un tiempo a esta parte, es mejor que el Reglamento de la prueba no haga mención a ella como tal y que se limite a decir que se hará entrega una camiseta junto con el dorsal de la carrera.

En este punto, por cierto, comentar la falta de previsión por parte de la Organización que no supo estimar las tallas de las camisetas a entregar y provocó que fueran numerosos los corredores que debieron llevarse una talla equivocada, pese a que en el momento de hacer la inscripción se indicase el tamaño de la misma.

Podio: Antonio Martínez Ardil, de la categoría Sénior y perteneciente al Club Cancha Running, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 16’31”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Khalid Hardaoui (con un tiempo oficial de 16’50” – Júnior Promesa del Grupo Alcaraz) y Bruno Alfonso Colomer (con un tiempo oficial de 16’51” – Sénior del Club Orbitalia Nogalte).

aljucer (07)

Vencedores masculinos de la prueba (Foto: Diario La Opinión de Murcia)

Entre las féminas, María López Candela, de la categoría Veterana B e Independiente, fue la ganadora de la prueba con un tiempo oficial de 19’29”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Almudena García Victorio (con un tiempo oficial de 19’54” – Sénior, del Club UCAM Cartagena) y Sabina Rico Campillo (con un tiempo oficial de 20’47” – Veterana A del Club Asuspuestos).

Muy personal: no recuerdo una carrera en la que haya participado que carezca de algún aliciente o motivación y Aljucer y su debut entre el mundo de los corredores no iba a ser la excepción. De una parte es la tierra de parte de mi familia política y la pedanía donde reside mi hermana, por lo que mi vinculación con este trozo de huerta va un poquito más allá si lo comparo con otra cualquiera, y junto a eso, se une también otro aspecto, ligado al hecho de ser una zona por la que de manera casi habitual suelo perderme en mis entrenamientos, corriendo por algunos de los caminos y carriles de huerta presentes en el recorrido de la prueba.

Pese a toda esa ilusión, a esas ganas, la dolencia que arrastraba desde el día anterior me hizo plantearme muy seriamente mi participación en la carrera. Esa dolencia venía provocada por la dichosa congestión que desde hacía un mes y tras tres visitas al médico aún no había conseguido dejar atrás, provocándome en los días previos a la carrera una pequeña distensión o fisura muscular en la zona intercostal derecha, como consecuencia de la fuerte y persistente tos que no ha dejado de acompañarme en todos esos días.

Acertadamente o no, las ganas ganaron la batalla a la razón y casi sin tiempo, por motivos laborales, llegué a la zona de salida cuando apenas restaban 25’ para el comienzo de la prueba. La presencia de corredores en los alrededores hacía presagiar la aglomeración de gente que me iba a encontrar nada más llegar a la zona de salida, como así fue. La Calle Iglesia era un auténtico hervidero de participantes y público, lo que evidenció de manera palpable el exitazo de convocatoria de la prueba… no pude evitarlo: me emocioné.

Entre los muchos, muchísimos amigos y conocidos, todo un ilustre, tanto como sencillo, cercano y buena gente: Juanma Molina, Presidente de la Federación Murciana de Atletismo. Estandarte del atletismo y cuya labor al frente de nuestra federación está logrando que este deporte esté presente cada vez más, llegando más lejos y cosechando triunfos que antaño eran inimaginables. Y todo eso con humildad, trabajo constante y contagiando su pasión por este mundo.

aljucer (05)

Con Juanma Molina (Foto: Brigi Molina)

Prácticamente a la carrera me puse el dorsal, que previamente me había recogido mi hermana y casi sin tiempo para recrearme con todo ese ambiente me dispuse a calentar, sintiendo desde la primera zancada la punzada continuada en mi costado derecho. Lo tenía claro, la opción de estar allí no era la idónea, pero llegados a ese punto correría e intentaría que el dolor no me limitase demasiado.

Una parte de ese calentamiento lo hice junto al bueno de Pablo Sánchez, hermano de mi gran compañero de tantos kilómetros, Alejandro y durante el mismo me encontré con otros tantos que hacía tiempo no veía, como Francis Florenciano, Antonio Albaladejo (en fase aún de recuperación de su última lesión), Juanjo Gracia, Fernando José Molina y parte de la legión de mis Fondistas de Alcantarilla, con los que tengo el honor de compartir algo más que indumentaria, entre los que estaban:

Miguel Serrano, Jesús Cantón, Tolín Mayor, Pepe Gambín, Cipriano López, David y Raúl Sánchez, Rafa BellugaAntonio Alcaraz, José Muñoz y Belén González.

Con el tiempo encima apenas pude saludar a Ginés Soto, que andaba enfrascado en todo el inicio de la prueba y sin un minuto que perder y un calentamiento insuficiente y doloroso, me situé bajo el arco de salida. En ese momento volví a percatarme, una vez más, de la falta de conciencia que presentan muchos corredores, cuyo afán por estar en la primera línea de salida no los hace ser consecuentes y darse cuenta que cuanto mayor es el ritmo que va a llevar un corredor más adelantada debe ser su posición en el momento del inicio, relegándose más atrás los más lentos que únicamente pueden obstaculizar y ralentizar a los primeros.

La hora de la salida se nos echó encima, cayendo sobre nosotros casi de pleno, arrollándonos pese al calor reinante, deseosos de comenzar a hacer lo que nos había llevado hasta allí: correr. Las más de 300 almas que esperábamos el momento de la salida nos apretamos, comprimimos unos con otros, sintiendo como la temperatura de nuestros cuerpos y la del aire que nos rodeaba se igualaban.

aljucer (02)

Instante previo a la salida (Foto: Diario La Opinión de Murcia)

La salida dada por Ainhoa Sánchez vino precedida del silencio de todos cuantos esperábamos ese inicio y apenas un minuto pasadas las ocho y media dio comenzó la primera carrera popular de la pedanía de Aljucer… todo el esfuerzo y el deseo por hacer esa carrera se había materializado en cientos de piernas corriendo, mientras el numeroso público comenzó a animar y aplaudir a todo cuantos corríamos.

aljucer (03)

Corriendo (Foto: Diario La Opinión de Murcia)

Mis piernas se movían, mi cuerpo se retorcía… tan solo eran doscientos metros más de cinco kilómetros y pese al dolor las ganas por estar ahí adormecieron esa sensación dolorosa a mi cerebro, pero no a mi cuerpo. El primer kilómetro pasó bajo mis pies cuando mi cronómetro marcaba un ritmo de 3’30’’. Era consciente que el ímpetu de ese primer kilómetro no podría mantenerlo, pero pese a todo, ahí seguía.

La gran cantidad de corredores que salieron ocupando la cabeza de carrera fue disminuyendo, y poco a poco fui sobrepasando a gran parte de ellos que con el paso de los kilómetros iban acusando el esfuerzo tal vez por haber corrido por encima de sus posibilidades. Mi ritmo inicial también se había estabilizado, estando más cercano a los 3’40’’ y mis piernas, confiadas buscaban cada giro, cada curva, cada carril, entre tramos de sombras y rayos de sol, suavizado por la fuerte brisa que por momentos ayudaban a combatir la alta temperatura… mi cuerpo se retorcía, dolía, cada zancada se clavaba como una pequeña daga en mi costado.

El recorrido me iba atrapando entre limoneros, huertos, moreras, palmeras y bancales, caminos cercados y casas en bajo… haciéndome sentir perdido por momentos en una realidad a la que apenas le quedaban metros o minutos para esfumarse. El cuarto kilómetro me hizo pedir a gritos, en mi silencioso correr, que llegara cuanto antes el final, que se completase la distancia y así parar tras haber concluido mi carrera.

aljucer (06)

Camino de meta (Foto: Brigi Molina)

Tras dos últimos giros volvió a aparecer la Calle Iglesia y con ella de nuevo aumentó la presencia de público y tuve la evidencia de mi cercana llegada a meta. Unos instantes antes el grito de Mar (de mi Mar) me pilló por sorpresa sin apenas reacción y solo pude verla de manera casi irreal mientras apretaba mis dientes, como siempre, para vaciarme en los últimos cien metros que me separaban del arco de llegada. En ese camino, las palabras de ánimo de David Sánchez y por megafonía, las de Ginés Soto, anunciando mi llegada fueron el punto y final de una carrera que culminé cuando mi paso bajo el arco de meta marcó en el cronómetro un tiempo oficial de 19’12’’, ocupando el puesto 35º de la general y el de mi categoría (Veterano B, en esta ocasión), de un total de 344 corredores que terminamos la carrera, con un ritmo medio de 3’41’’ min/Km. Un resultado que no importó para nada y sí el fuerte dolor que, una vez terminada la carrera, se apoderó de mí. Era lo esperado, que no lo deseado, pero sí lo esperado… y es que en el fondo somos tercos como mulas, pero conscientes de aquello que hacemos y de sus consecuencias.

aljucer (08)

Entrada en meta (Foto: Diario La Opinión de Murcia)

Concluida mi carrera solo quedó disfrutar del buen avituallamiento post carrera y de las conversaciones entre tantos como volvíamos a encontrarnos tras el breve, pero intenso, esfuerzo de los 5K que acabábamos de completar. Por delante un par de dudas: saber el alcance de haber corrido en esas condiciones y conocer también cuándo podré volver a entrenar de nuevo regularmente. Será un parón breve, casi con toda seguridad, pero incomoda cuando notas que poco a poco comienzas a mejorar el estado de forma.

aljucer (09)

En familia (Foto: Brigi Molina)

La próxima carrera esperaba que hubiese sido la nueva edición de la Pinatar Full Moon, que se corre este próximo sábado en San Pedro del Pinatar, pero volver a cometer dos veces el mismo error no es algo que deba, ni pueda permitirme, por lo que esta vez no correré en ella. Ahora toca un poco de reposo y curar la pequeña lesión y terminar, de una vez, con esa dichosa congestión.

Y tú, ¿participaste también en esta carrera?, si es así ¿qué te pareció? Tal vez participaste en otra prueba diferente a ésta, si quieres puedes compartir tu experiencia, anímate, con tu comentario nos enriquecemos. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar la clasificación completa de la prueba de 5,2K celebrada: I Carrera Nocturna Aljucereña)

¡Comparte!

Deja una respuesta