III Medio Maratón Rural y I 10K Villa de Molina

Lugar: Molina de Segura (Murcia)

Día: 5 de octubre de 2014

Hora: 9,30 horas

Distancia: 21.097 m

Organizada por: ADEPOL MOLINA (Asociación Deportiva de Policías de Molina), en colaboración con el Ayto. Molina de Segura.

molina_4

Arco de salida y meta (Paseo Rosales)

Recorrido: La salida y meta se encontraban en el céntrico Paseo Rosales, junto al Ayto. Molina de Segura y excepto los primeros y últimos metros de la prueba, todo el trayecto discurría por caminos, sendas paralelas al Río Segura y zonas de la antigua red de ferrocarril, partiendo desde Molina y pasando por las pedanías limítrofes de Torrealta y Ribera de Molina. Un recorrido casi por completo rural, de ahí que no es de extrañar el nombre de la prueba; una prueba, por cierto, que en esta nueva edición incluía la modalidad de los 10K y que presentó algún pequeño cambio en el trazado respecto al año anterior, al suprimir el tramo de subida dirección al Mirador de Agridulce, transitando solamente por la Vía Verde desde el puente del tren de Lorquí hasta desembocar en Torrealta. Un cambio, que para mí fue todo un acierto.

Bolsa del corredor: correcta, modesta y sin grandes obsequios, estaba formada por la camiseta técnica conmemorativa de la prueba (desde mi punto de vista, mejor y más vistosa que la del año anterior), una bolsa de sal y un kit de productos de higiene personal, que estaba formado por un paquete de toallitas, una crema de manos y un bálsamo para después del afeitado.

molina_5

Carpa de llegada y escenario de entrega de trofeos (vista desde el Ayto.)

Organización y atenciones: ambos aspectos estuvieron en la línea de la prueba en general, esto es, fueron correctos, sin más. El número de voluntarios, sin llegar a ser deficiente, fue un pelín escaso y así eché en falta algún punto la presencia de más voluntarios que indicasen el camino a seguir, como noté durante el kilómetro 15, en el paso de camino a asfalto, por ejemplo. Por lo general fue una prueba caracterizada por la sencillez, sin adornos, cumpliendo en los puntos imprescindibles de cualquier prueba: entrega de dorsales, avituallamientos, servicio post carrera de refrescos y entrega de trofeos. Eché en falta la presencia de un buen speaker y aunque esto no sea algo imprescindible, sí que suele animar el ambiente. La cobertura policial fue eficiente y el servicio de ambulancia prestando el servicio sanitario tampoco faltó. Como suele pasar en tantas carreras, volví a echar en falta un cronometraje con medición en algún punto intermedio, para poder estimar el ritmo parcial, así como disponer de tiempo general y real (aunque debo decir que en este caso no fue significativo, dada la baja participación y las diferencia finales entre ambos tiempos no fue tan acusada como en pruebas más concurridas).

molina_3

Carpa de llegada, con el Ayto. al fondo (punto de recogida dorsales)

Podio: Óscar Lisón Sánchez, Sénior del Grupo Alcaraz, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 1h 11′:49”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Mateo Pesquer Campos (con un tiempo oficial de 1h 16′:22” – Veterano A del C.A. Mandarache) y Francisco José Conesa Castejón (con un tiempo oficial de 1h 16′:47” – Vetereano A del Club Skechers Go Run Color Q). En mujeres, la vencedora fue Mercedes Merino García, Veterana B del C.A. Mandarache, con un tiempo oficial de 1h 28′:58”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Salud Guillén Cascales (con un tiempo oficial de 1h 45′:17” – Veterana B, Independente) y Andrea Martínez (con un tiempo oficial de 1h 48′:22” – Senior del Virus Trail Running).

Muy personal: la mañana se presentaba ideal para correr, con una temperatura alrededor de 20°C, cielo nublado y ausencia alguna de aire o brisa que pudiera dificultar la carrera. Se nota que los efectos producidos por el calor, de fechas pasadas, ya empiezan a remitir y eso es algo que se agradece cuando de correr se trata.

molina_1

Con Jesús Molina López

La presencia de corredores y de público, una hora antes, aún era escasa y nada más recoger mi dorsal tuve el placer de ver y conversar con Jesús Molina López, un amigo al que conocí durante la prueba del año pasado y al que desde entonces he seguido en la distancia, siendo espectador de su impresionante trayectoria como corredor de trail, ultratrail y ver cómo ha resurgido con más fuerza que antes, tras superar una lesión que lo ha tenido muy tocado meses atrás. Jesús es miembro de ADEPOL MOLINA y os recomiendo que no dejéis de echarle un vistazo a su blog, caracterizado por la meticulosidad, el detalle y la capacidad de descripción de aquellas carreras en las que toma parte. Grande entre los grandes.

La escasez de corredores me hizo pensar que se debía a lo temprano de la hora, puesto que en esta edición, junto al medio maratón, se incluía la modalidad de 10K, por lo que supuse que la participación iba a ser mayor con respecto a la del año pasado. Sin embargo el número de corredores entrados en meta, que se decantaron por la media distancia, apenas superó los 80, que sumados a los que acabamos el recorrido completo rondó poco más de los 300 participantes, siendo prácticamente el mismo número que los registrados en la edición anterior.

Sin duda el aumento en el número de pruebas que se celebran cada fin de semana se deja sentir en algunas de las carreras que se organizan y en este caso Molina de Segura vio mermado en el número de participantes. Una lástima, puesto que considero que este medio maratón cuenta con unos atractivos que lo hacen diferente a muchos de los que tienen lugar. Así, hacer casi todo el recorrido por pista de tierra, salvo algún pequeño tramo de asfalto, con sombras entre árboles y mucho paisaje de cañas, huerta e imágenes de nuestro río, es algo excepcional.

Fue una lástima que la ribera del río no estuviese correctamente limpia de cañas, como sí lo estuvo el año pasado, no sólo para poder apreciar mejor el paisaje de esta zona rural, sino porque se habría evitado que en algunas zonas dichas cañas invadieran el camino, obligando casi a tener que agacharnos a cuantos participantes tomamos la salida. Justo es decir que los efectos de la lluvia de la tarde anterior contribuyeron a ese efecto del volcado de cañas, algo que no se pudo evitar, a pesar del mimo y el cuidado de ADEPOL antes, durante y después de la prueba.

Desde mi participación el pasado 11 de mayo, en el XIX Medio Maratón Internacional de Albacete, no volvía a enfrentarme a esa distancia, por lo que acudía a Molina de Segura con una mentalidad diferente a la de las carreras que desde entonces he disputado y que en ningún caso han superado los 10K. Además, con esta prueba quería ver sensaciones de cara a la temporada que acabo de iniciar y cuya primera gran cita será el próximo 16 de noviembre, en el maratón de Valencia.

Precisamente por tener la vista puesta en Valencia y siguiendo las indicaciones del plan de entrenamiento marcado para todo este mes, afronté la carrera de una manera diferente a lo que siempre suelo hacer. Esto es, por primera vez fui a participar en una prueba donde lo realmente importante era mantener un ritmo en mis pulsaciones y no un ritmo en mi carrera. Dicho de otra manera, tenía que mantener controlados mis latidos, sin importarme el tiempo total empleado.

Debido a la baja participación y a las características del trazado, alejado del núcleo urbano, sabía que la presencia de público iba a ser casi inexistente, por lo que tenía por delante 21K más parecidos a un entrenamiento, por aquello de correr en solitario. Con ese convencimiento y con mis sentidos puestos en mi ritmo cardiaco comencé la carrera, sin preocuparme por estar cerca de la línea de salida y con la vista puesta permanentemente en el pulsómetro. Como suele suceder, el grupo de cabeza se despegó nada más darse comienzo la prueba y el ritmo inicial con el que suelo comenzar fui adaptándolo pasados los primeros minutos, tras haber recorrido algo más de un kilómetro.

Fueron pasando los minutos y con ellos los kilómetros, perfectamente señalizados (excepto un par de puntos). En torno al 10K de carrera el ambiente se vio envuelto por una tímida niebla, que hizo aún más atractiva la mañana. Mi corazón se mantenía a raya, oscilando entre las 148-151 ppm y por delante aún restaba la segunda parte del recorrido. Y así, con esa monotonía fui acercándome al final de la prueba; una monotonía que rompí en los últimos 2K, por encontrarme con fuerzas para poder imprimir un ritmo mayor y para intentar dar alcance a un par de corredores que me sacaban una ventaja algo superior a los cien metros.

molina_6

Llegando a meta (Foto: Korridor)

Ya sin prestar atención a mis pulsaciones encaré la recta de llegada, entrando en meta cuando el cronómetro marcaba un tiempo oficial de 1h 30′:35”, ocupando el puesto 28º de la general y el 7º de mi categoría (veterano B), de un total de 234 corredores entrados en meta, con un ritmo medio de carrera de 4:18 min/Km y una media de 150 ppm. Un tiempo muy alejado respecto al conseguido el año pasado y un ritmo sensiblemente superior al que suelo marcar en cada carrera, pero en esta ocasión el objetivo era otro.

Próxima “parada” prevista el 18 de este mes, sábado y la carrera elegida, el I Medio Maratón de La Manga. Una carrera que cuenta con diversos puntos que la hacen atrayente, como son: uno, la Organización (a cargo del Club de Atletismo de La Manga, que sabe mucho de eso, como pude comprobar en el VI Cross Cabo de Palos); dos, empezar y terminar en puntos muy distintos, como es tener la salida en el Puerto de Tomás Maestre, en La Manga y cruzar la meta en el Puerto de la localidad marinera de Cabo de Palos; tres, contar entre los asistentes con la presencia del gran Chema Martínez; y cuatro, el ambiente festivo que se está montando en torno a la prueba, con la celebración de varios conciertos tras la finalización de la carrera. Sobre el papel todo promete y mucho.

En esa ocasión será el tiempo el que marque mi ritmo, estando atento a mis pulsaciones pero no condicionando la carrera. Será un pequeño test de cara a la prueba de cuatro semanas más tarde. Mientras llega, a continuar con durante estas dos semanas entrenando y manteniendo el cuidado necesario para no recaer en inoportunas lesiones.

Y tú, ¿participaste también en esta carrera?, si es así ¿qué te pareció? Tal vez participaste en otra prueba diferente a ésta, si quieres puedes compartir tu experiencia, anímate, con tu comentario aprendemos todos. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar la clasificación completa de la prueba: III Medio Maratón Rural y I 10K Villa de Molina)

¡Comparte!

6 comentarios a III Medio Maratón Rural y I 10K Villa de Molina

  • @Jose_Murcia  dice:

    Yo este finde hice doblete y aun así me quede con ganas de ir a la media maraton de mi pueblo, no tengo perdón pero tenia en mi calendario la de Yecla y era una locura hacer la media al día despues.

    Los 10k Yecla, en general tuvo un notable alto, el circuito todo asfalto con varios desniveles y dos vueltas y un cuarto al circuito, primero se dio para abrir la carrera una vuelta de 1 km pasando por avituallamiento muy pronto,segundo avituallamiento no llegaba al 3 km y haciéndose muy larga el paso por el siguiente avituallamiento que estaba cerca del 8k, por lo demás fue una carrera con cronometraje inicial,real y de paso y una bolsa del corredor aceptable con botella de vino incorporada pero la mala organización en la llegada hizo que más de un “Caradura” se llevará varias cosas y cuando llegaron los últimos se quedaron sin botella y sin algunas cosas de regalo, por lo demás muy buena señalización, con buen ambiente,media participación, muy buen cronometraje

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, José! Vaya tela, ¿no?, fin de semana completo, por lo que leo (deportivamente hablando). Te agradezco mucho que compartas tu experiencia en la prueba de los 10K de Yecla, puesto que es una prueba de la que no tenía ni idea de cómo había resultado y ahora puedo tenerla en cuenta de cara a su próxima edición. Lo del cronometraje general y real es de nota, porque visto lo visto es una costumbre que se está perdiendo; da gusto leerlo y más teniendo en cuenta que no era una prueba “larga”, tipo 21K y ese es un detalle a destacar por parte de la Organización. Lo del avituallamiento que comentas, está claro que “perdieron” un poco el norte y descompensaron la distancia entre los puntos de reposición de líquidos y respecto a esos “caraduras” que siempre suelen haber, ¿qué te puedo decir?, me has sacado un sonrisa, porque suele ser una práctica habitual, aunque bien es cierto que en unas pruebas más que en otras… por ejemplo, en la que organizó ASPANPAL hace una semana, era cómico ver la barra del camión de cerveza que colaboró con la prueba y que estaba sólo ocupada por señores cuyo aspecto hacía pensar en cuándo tuvo que ser la última vez que se pusieron un pantalón de deporte (yo apostaría que debió ser cuando hacían gimnasia en el colegio) ;-)).

      Muchas gracias por leerme y dejar tu experiencia de este fin de semana. Saludos. ¡Ah!, y el año que viene no te pierdas el medio maratón de tu pueblo, que lo de correr en “casa” no se puede dejar pasar ;-P

      Paco.-

  • @Jose_Murcia  dice:

    Y mi fin de semana termino con la correlinos, en principio no iba a correr pero varios amigos me picaron y al final hice un exfuerzo

    En lo general también le doy un notable, aunque con algún pero

    muy buena organización pero deberían de a verse dado una vuelta por el circuito y ver que en algunos tramos había grandes charcos que relentizaron la prueba ya que los corredores se paraban para esquivar el agua y hacían tapón,por lo general el circuito una pasada correr por el parque natural de las salinas de San Pedro, pero en los avituallamientos se hecho en falta varios puntos de recogida de botellas ya que al ser un parque natural había que evitar que la gente tirará las botellas al suelo o a lugares de difícil acceso, creo que en muchas pruebas se ahorrarían mucho si pusieran varios contenedores a varios metros después de los avituallamientos, había dos pruebas, la de 7,6 y 13,4,todas por tierra,playa y asfalto,también se hecho en falta voluntarios y gente que advirtiera a personas que iban en bicicleta y andando por el tramo de los molinos que se estaba disputando una carrera y llevarán y circularán por un lado, ya que en algunos momentos se esquivaba a la gente,luego la bolsa del corredor aceptable con una camiseta con muy bonito diseño diferente a los que nos tienen acostumbrados,luego la entrega de premios se alargó mucho igual que el caldero que invitaban debido a las pruebas menores, pero entra en la dinámica ya que el objetivo era pasar el día en familia y amigos, resumiendo organización muy buena,tiempo espléndido sin mucho calor ni frío,cronometraje solo inicial y final,pero tampoco había mucha gente para que variará mucho aunque en la prueba de 13,4 se hecho de menos un paso intermedio y muy buen ambiente sobre todo en la zona de la meta

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, de nuevo, José! De esta prueba me han comentado que estuvo muy bien, aunque a tenor de tus palabras hubieron varios aspectos que deberían mejorar de cara a la siguiente edición, sin duda. El tema de los charlos creo que es el menor de los problemas, siendo además algo en lo que la Organización se debió de ver sorprendida, sin embargo sí que no es de recibo no contar con un número de voluntarios adecuado, así como tener zonas donde se llegó a producir cierta “aglomeración”. Si no estoy en un error, esta Organización es la misma que la de la carrera nocturna que tuvo lugar en julio, en el Pinatar Arena y dicha prueba adoleció también de esa falta de voluntariado y le falto algo más de señalización. Respecto a los contenedores para recoger los botellines del avituallamiento, estoy totalmente de acuerdo contigo; en muchas pruebas ponen contenedores o grandes cajas unos metros después, para facilitar su recogida y en este caso, en un entorno natural como en el que se celebró, aún con más motivo.

      Muchas gracias por compartir tu deportivo fin de semana y espero que coincidamos en alguna prueba, lo que nos permitirá comentar nuestros puntos de vista. Saludos y felices kilómetros.

      Paco.-

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Solo añadir que me ha encantado este post puesto que este tipo de carreras son espectaculares y para mi las mas bonitas para disfrutar , pena la de la asistencia, poca gente!! Pero bueno como siempre se dice a disfrutar y sobra todo lo demás.
    Un simple abrazo y a seguir haciendo km.
    Besitos.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cristina! Qué alegría volverte a ver por este rincón, muchas gracias por asomarte y dejar tu comentario. Sí, esta es una bonita carrera, aunque con poca participación, ya que suele coincidir con bastantes pruebas en el mismo día.

      Un abrazo y felices kilómetros.

      Paco.-

Deja una respuesta