La confianza

post_confianza

Después de algo más de cuatro meses de este que estrenara este blog (espero que sean muchos más), me he dado cuenta que he ido alternando entradas donde he ido dejando consejos o recomendaciones de algunos aspectos que a mí me han venido o me vienen bien en esto de correr, con otros post donde he combinado las crónicas de las carreras en las que he participado y algún que otro relato, con el running como tema de fondo.

En concreto, dentro del primer grupo, he hablado del tipo de calzado, de cómo afrontar las primeras salidas, de la importancia de hacer otros deportes complementarios, he tocado algo de alimentación, también he escrito de cómo afrontar una carrera (desde la noche antes, hasta el pistoletazo de salida) y de la importancia de vigilar nuestra salud. Junto a esos temas, he hecho referencia en numerosas ocasiones a otros aspectos que quizá sean menos palpables, pero tanto o más importantes que el resto, como son:

disciplina, constancia y motivación

Junto a esos tres pilares fundamentales, hay que incluir otra cualidad que para mí es tanto o más importante que las tres anteriores y que es la que aparece dando título a este artículo:

confianza

La confianza debe ser la primera de las cualidades que metamos en nuestra mochila, puesto que sin ella no se podrán desarrollar las otras tres. El conjunto es totalmente complementario y la falta de una de ellas dejará una mesa coja, que tarde o temprano terminará rompiéndose, dando en el suelo con todo cuanto hayamos colocado sobre ella.

Podemos ser muy disciplinados, ordenados, meticulosos, pero si no tenemos fe en nosotros, ¿de qué nos servirá?; también podemos ser constantes y concienzudos en nuestro propósito, pero ¿ayudará eso para el objetivo final?; y aunque podamos estar motivados, tener un por qué o un para qué, que nos haga movernos, que nos haga seguir, ¿es posible que sea como regar en un desierto estéril de vegetación?

En todos los casos la confianza será la que dé validez al resto de cualidades, será una apuesta de valor seguro para que las demás puedan desarrollarse en toda su extensión. Debemos confiar en nosotros, por encima de todo y de todos, pero cuidado, tampoco caigamos en la falsa euforia y nos creamos capaces de imposibles, por lo que siempre debemos tener los pies en el suelo y ser objetivos con nuestras habilidades y nuestras debilidades.

Creer en nosotros no es imaginar que vamos a ser primeros en una carrera (o sí, si somos un deportista al nivel de la élite), creer en nosotros es saber que vamos a ser capaces de cumplir una disciplina, de ser constantes en nuestros entrenamientos y de tener una motivación que actúe como faro vigía, indicándonos el camino.

Obviamente, sin las tres primeras y por mucha confianza que tengamos no llegaremos lejos, sin duda alguna, pero con ellas y nuestra confianza podremos alcanzar aquello que nos marquemos. Siempre con cordura y sensatez, pero siempre, también, sin dejar de mirar hacia arriba.

Seguro que todos hemos oído en más de una ocasión frases como:

“No permitas que nadie te diga que no vas a ser capaz de conseguir lo que te propongas”,

“Huye de quien no crea en uno mismo, te contagiará esa falta de fe a ti”,

“Desconfía de quien no es capaz de confiar en sí mismo”… todas esas frases hablan de ella, de la confianza y todas ellas te hacen ver que tú y sólo tú debes alimentar y mimar esa confianza.

La confianza no es tangible, no es medible, no es dinero que llevemos en los bolsillos, ni diamantes que guardemos en una bolsa, como tampoco es oro dentro de una caja fuerte, ni una colección de sellos inéditos, escondidos entre libros, no, no es nada de eso, porque no se puede medir. Confianza es seguridad en nosotros mismos, es saber que afrontaremos con entereza todo aquello que emprendamos, es saber que lograremos lo que nos propongamos, es, en definitiva, conocernos, apreciarnos y querernos.

El running es un deporte donde se requiere esfuerzo, un continuo trabajo físico, gran parte de sufrimiento y por supuesto, dedicación; pero a cambio y como recompensa, tenemos el premio de la satisfacción y todo, todo ello se consigue con nuestras “queridas” disciplina, constancia y motivación y como directora de orquesta, con la batuta en su mano y haciendo que todo suene como la mejor de las sinfonías, ella, sobresaliendo por encima de todas y contagiando al resto, ella:

Tu confianza

post_confianza

Cuestión de confianza

 

¿Crees que hay alguna cualidad que esté por encima de la protagonista de hoy?, comparte tu punto de vista. Muchas gracias.

.

¡Comparte!

2 comentarios a La confianza

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Sólo quería matizar que ha sido un post con buena reflexión y :
    Un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa , por que su confianza no está en la rama sino en sus propias Alas y además La Confianza es como es arte, nunca proviene de tener todas las respuestas sino , de estar abierta a todas las preguntas .
    Espero te haya ayudado mi respuesta y un placer dar mi opinión .

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cris! Muchas gracias, nuevamente, por leerme y cómo no, por dejar tu opinión (siempre tan acertada). Conocía la expresión de la confianza que tiene un pájaro en tus alas, sin importarte la seguridad de dónde se pose, pero no conocía la segunda definición que haces de la confianza: “Es como un arte, que nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierta a todas las preguntas”… magistral, me ha encantado. Muchas gracias por compartir y por dar a conocer esa preciosa verdad.

      Saludos.

      Paco.-

Deja una respuesta