La disciplina y la constancia

Disciplina y constancia

Cuando uno se zambulle en el mundo del running, es fundamental hacerlo con disciplina y constancia, dos términos tan ligados entre sí, que no son entendidos por separado cuando de cualquier práctica deportiva hablamos y en nuestro caso toman una mayor importancia, puesto que:

los avances o mejoras que podamos ir consiguiendo en nuestros entrenamientos fácilmente se pueden ver mermados si descuidamos alguno de esos dos pilares sobre los que levantar nuestra preparación.

Es importante establecer los días en los que vamos a salir a practicar nuestro deporte, así como planificar el horario en el que lo vamos a hacer y el tiempo que vamos a dedicar; de esta manera nuestro cuerpo y nuestra mente sabrán de antemano cuándo y cuánto correremos, salvo que por motivos ajenos nos veamos obligados a incumplir nuestro calendario semanal.

Con independencia del plan de entrenamiento que nos hayamos fijado, según nuestro nivel físico, con la disciplina adquiriremos el hábito de correr en un horario y con una frecuencia determinada, acostumbrando a nuestro cuerpo a un número determinado de salidas semanales, al tiempo que nuestras piernas irán cogiendo una mayor fortaleza, lo que fácilmente notaremos con el paso de la semanas.

Paralelamente y de manera casi marcial, deberemos mantener la constancia en nuestro hábito deportivo, cumpliendo los planes de entrenamiento que nos hayamos fijado y evitando que los mismos se alteren por causas externas o propias. A pesar de ser un bonito deporte, el running tiene un fuerte componente mental, que nos puede hacer flojear en un momento determinado de nuestro plan establecido, diciéndonos cosas como:

“hoy no me encuentro con ganas, mañana salgo… puf, hoy hace frío… mañana, que ya es jueves…”

Esos u otros motivos similares, son los que nos harán dudar e intentar abandonar la idea de correr ese día. Ahí, en esas situaciones es cuando nuestra fortaleza mental debe superar a la fortaleza de nuestras piernas y vencer la partida, consiguiendo que la constancia no rompa su cadena y podamos llevar a cabo nuestro plan semanal.

Os puedo asegurar que son muchos, muchos, los días en los que las piernas saldrían corriendo, dejando la mente y el cuerpo en un reposo absoluto, pero son en esos momentos en los que debemos echar mano de nuestra constancia y hacer cumplir nuestra disciplina marcada.

Disciplina y constancia

La disciplina y la constancia ayudarán a tu motivación

¿Te cuesta mantener una constancia en tus entrenamientos?, ¿eres muy disciplinado o más bien sales a correr sobre la marcha, según vaya el día?, ¿qué haces para ser constante?, seguro que con tu ejemplo nos identificamos más de uno y más de dos. Muchas gracias.

.

¡Comparte!

2 comentarios a La disciplina y la constancia

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    No hay mucho que decir , nada más y nada menos que seguiré física y mentalmente con mis entrenamientos , jaja y que sigas escribiendo para que podamos algunos leerte .
    Fuerte abrazo .

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cris! Creo que estos son dos de los pilares fundamentales para poder seguir adelante cada día con aquellos propósitos que nos marquemos, de ahí que los considere tan importantes.

      Gracias por tu “presencia”, una vez más. Saludos.

      Paco.-

Deja una respuesta