MM… el hermano menor

hermano_menor

Para convertirse en un hermano mayor basta con dejar de ser hijo único, sencillo, ¿verdad? Dicho de otra manera, somos únicos hasta ese momento en el que la llegada de un nuevo miembro a nuestra familia pone una luz más en nuestras vidas y nos convertimos en ese hermano mayor. Pero, en contra de lo que pueda parecer, no quiero llevar mis palabras por derroteros familiares, ni perderme por vínculos consanguíneos, nada más lejos de la realidad y sí voy a quedarme con otra familia, esa que nos une a tantas y tantas personas, como es el running.

Es dentro del running donde ese hermano mayor es el maratón, al margen de la tendencia cada vez más de moda de organizar pruebas de ultrafondo, con distancias que duplican y casi triplican a la de la prueba reina del atletismo y que está por encima de cualquier otra. Y por detrás de ese primogénito, están todas las carreras de menor distancia que podamos imaginar, pero por encima de ellas está el que para mí es el hermano menor por excelencia: el medio maratón.

Está claro que un medio maratón no atesora el mismo prestigio, ni tiene la misma importancia que la de su hermano mayor, y en parte es algo más que comprensible, no en vano éste le duplica en distancia y ese hecho de tener que hacer la misma cantidad de kilómetros una vez sobrepasada su longitud es un aspecto tenido muy en cuenta, que no escapa a nadie. Sin embargo, el medio maratón también cuenta con un lugar muy importante dentro de las pruebas de fondo, a pesar de encontrarnos con algunos aspectos que no le hacen toda la justicia que debiera.

Por ejemplo, así como se conoce el origen del maratón, para el caso de este hermano menor, no existe una única teoría que hable de cómo surgió, e incluso varias son las ciudades que se disputan con orgullo el título de tener el medio maratón más antiguo del mundo. Una de esas ciudades, sin ir más lejos, es la vecina ciudad alicantina de Elche, que desde el año 1968 viene celebrando esta prueba, gracias a Manuel Jaén Guilló, que ante la intención de organizar un maratón es esa localidad terminó desechando la idea, por las dificultades que entrañaba, y partiendo esa distancia por la mitad. No obstante, no fue hasta años más tarde, allá por el 1971, cuando se reconoció oficialmente el nombre de esta prueba.

Junto a la ciudad de la Dama de Elche existe un buen número de ciudades que también reclaman estar en posesión de contar con la carrera de 21.097 metros más longeva, pero no me quiero perder haciendo de historiador y animo a todo aquel que lo desee a que bucee un poco por Internet y busque sobre ello, porque verá la de opciones que encuentra. No obstante, de todas ellas quiero destacar el medio maratón de Lima, que con más de cien ediciones, presume de celebrar esta prueba desde el año 1909; ahí es nada…

Con independencia de cuál es su origen, existen otros datos que merecen ser reconocidos por todos, como por ejemplo que el récord de esta prueba, en categoría masculina, lo tiene el atleta eritreo Zersenay Tadesec, con un registro de 58’23”, conseguido en Lisboa el año 2010 y que en categoría femenina, el registro está fijado en 1h05’09”, en poder de la keniana Florence Jebet Kiplagat, conseguido en febrero de este mismo año, en Barcelona. En ambos casos, sin duda, podemos decir que son dos marcas estratosféricas.

Si continuamos hablando de récord, pero a nivel nacional, hay que destacar el nombre de los dos atletas que atesoran los mejores tiempos en esta disciplina y que son: Fabián Roncero y Rocío Ríos Pérez. El recordman madrileño atesora una marca sólo al alcance de muy pocos deportistas, con un tiempo de 59’52”, conseguido en Berlín en el año 2001; mientras que la atleta leonesa tiene en su poder un tiempo de 1h09’59”, logrado en Azkoitia en el año 1997 y que a pesar de haber transcurrido casi 20 años aún no ha podido ser batido, lo que demuestra la excepcional marca conseguida en su día por esta corredora de fondo.

Dejando al margen efemérides o cifras de récord, lo que no escapa a nadie es que este hermano menor cuenta con una aceptación dentro del panorama del medio fondo que lo hace ser la prueba preferida por quienes practicamos este deporte, no en vano es la carrera que cuenta con una mayor número de lugares donde se celebra y en las que el número de corredores que se suman a ella continúa en un auge imparable. ¿Y por qué?, podrá preguntarse más de uno, ¿qué tiene esta prueba para que tanta gente se eche a sus brazos?

Desde mi punto de vista, esta prueba tiene esa distancia que la hace ser respetada, pero sin llegar a ser temida, tal y como pasa con su hermano mayor, a pesar de echarse a las piernas, no nos olvidemos, 21 kilómetros. Es una distancia que la hace ser perfecta porque requiere ya de un esfuerzo más que considerable, pero sin llegar a asomarse a ese abismo de los 42K, o lo que es lo mismo, sin someterse a ese sufrimiento físico, donde el desgaste es muy superior, no sólo por la carrera en sí, sino por el periodo de preparación que se requiere.

Para un corredor popular, mirar a este hermano menor es como tener al alcance la consecución de una prueba de entidad, donde el tiempo que puede emplear en él para recorrerlo estará alejado de ese poco más de una hora que tarda un corredor de élite, pero eso es algo que, obviamente, no importa. Desde el primero en cruzar la línea de llegada, hasta los últimos en hacerlo (cuyo tiempo máximo del que normalmente se suele disponer es dos horas y media), todos damos buena cuenta de esta atractiva prueba y cada vez somos más los que nos “lanzamos” a ella.

Pruebas con distancias como los 5K o los 10K han proliferado mucho en los últimos tiempos y gracias a ellas se ha conseguido enganchar a más gente que hace del correr su deporte, sin necesidad de medirse a ese hermano menor. Y es precisamente ese aumento de aficionados lo que ha provocado que la evolución natural de la mayoría de quienes nos atamos las zapatillas sea la de mirar hacia esos 21.097 metros, para terminar recorriéndolos tarde o temprano. Al mismo tiempo, también es una distancia que suele acaparar la atención de los miles de corredores no tan noveles, que llevan muchos años dándole a lo de “gastar suela”: son veteranos atletas populares que con asiduidad se ponen un dorsal para correr un medio maratón.

Sin embargo, a pesar de la popularidad y la buena acogida de esta prueba en el calendario de carreras, resulta extraño que sea una distancia que no figure dentro del calendario olímpico y la misma no sea reconocida para poder disputarse dentro de la organización de unos juegos donde el atletismo es el deporte rey. Curiosidad que no resta importancia alguna al medio maratón y que en muchos casos supera de largo en el número de participantes a los de su hermano mayor.

Para concluir, quiero dejaros mi experiencia con esta prueba: ella fue la que me atrajo a este mundillo, antes siquiera de haber empezado a correr y fue tras cerca de diez meses de entrenamiento cuando la corrí por primera vez. Desde entonces son muy numerosas las carreras que he disputado, pero siempre, siempre, el medio maratón es la prueba en la que más veces participo a lo largo de la temporada, con un número que suele rondar la media docena.

hermano_menor

El hermano menor

Y tú, ¿has dado alguna vez la mano a este hermano menor?, si es así, ¿recuerdas el número de veces en las que has corrido su distancia? Y dentro de esas pruebas, ¿cuál es la que recuerdas con un mejor sabor de boca? Comparte tu experiencia. Muchas gracias.

¡Comparte!

8 comentarios a MM… el hermano menor

  • Fernando Murcia  dice:

    Pues quisiera contarte por aquí que mi primera experiencia en las carreras populares, la que definitivamente me enganchó a este bendito deporte fue con el hermano mellizo que nace en segundo lugar, después de tener la familia ya un hermano mayor claro está, fue en los 20 kms. de París, ni más ni menos, una prueba que corrí de pura casualidad, con muy poquita preparación y de la que no se en realidad su origen, pero de la que este año se celebrará la trigésimo séptima edición que no son pocas, pero que siempre pensé que pudo ser una forma de “sacar” otra carrera más para el calendario… No sé. Lo cierto es que la importancia de la distancia, la majestuosidad del entorno y la grandísima participación y animación de la carrera me hicieron sentir muy especial, y esa misma sensación es la que, al menos en parte, sigo buscando aún hoy en mis metas deportivas.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Fernando! Siempre es todo un placer contar con tus palabras y esa experiencia de correr esos 20K en París tuvo que ser, sin duda, toda una maravilla, por lo que no me extraña que el recuerdo que dejó en ti sea tan especial. La capital francesa es uno de esos destinos que, algún día, me gustaría tener la oportunidad de correr y sólo de leerte me ha erizado la piel… me ha gustado mucho la frase con la que has terminado tu comentario, eso de “seguir buscando la sensación de aquella carrera en tus metas deportivas”, porque en ellas se aprecia la pasión y el amor que tienes por este deporte, en el que la parte fundamental de él eres tú mismo y eres precisamente tú, el que puede hacer de una carrera una experiencia mejor o peor, al margen de la calidad o la naturaleza de la prueba en sí, claro está.

      Muchas gracias por seguir leyéndome y por aportar tu comentario. Un fuerte abrazo y… no vemos corriendo, y disfrutando.

      Paco.-

  • José Carlos Ojeda - Pepemillas  dice:

    Todo un repaso de Historia, Paco. Me has hecho hasta pensar en cosas en las que no había pensado nunca. Cosas como su origen, por ejemplo.
    Bucearé en mis recuerdos y mis archivos a ver dónde se remonta mi primer Medio Maratón.
    De lo que no me cabe duda es de que uno de los que mejor sabor de boca me han dejado siempre, es el de Collado Villalba. Popularmente esta carrera es conocida como La Tragamillas. Tiene una combinación de tierra y asfalto que la hacen especialmente atractiva para mi gusto.

    Un verdadero placer leerte, Paco.
    P.D. Eché de menos una mención a Fabián Roncero con su Récord Nacional en 59:52 todavía vigente desde 2001. Entreno a menudo donde entrenaba él, en Canillejas. Prácticamente vecinos y con el añadido de haberle conocido personalmente.
    Recibe un fortísimo abrazo.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Pepe! Muchas gracias por ser un puntual visitante de este rincón y cómo no, por animarte a dejar tu comentario. Me ha hecho mucha ilusión saber que este post te ha hecho pararte a pensar cuál fue ese primer medio maratón que corriste, como también me ha encantado ese apunte que tan acertadamente me has hecho al mencionar a Fabián Roncero, récord nacional de este prueba. Sin duda ha sido un desliz tremendo obviar el nombre de los dos atletas españoles que poseen los mejores tiempos en estos 21.097 metros, por lo que he ampliado este post en un párrafo en el que hablo precisamente de ello, como reconocimiento a estos dos grandísimos atletas y como agradecimiento a tu oportuno comentario.

      Muchas gracias por leerme y por compartir y aportar, de corazón. Un fuerte abrazo.

      Paco.-

  • No Solo de Correr Vive el Runner  dice:

    Para nosotros, en un par de semanas será nuestro primer “hermano menor” y la sensación que eso provoca es en parte la que tu cuentas. Te sientes con la posibilidad de completar algo importante dentro del atletismo y las carreras populares, pero sin lanzarte al precipicio de los 42.
    Muy buen post, curioso eso del desconocimiento del origen.
    Un saludo!!

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, amigos! Antes de nada, os agradezco vuestra visita a este rincón y cómo no, vuestra aportación en forma de comentario. Seguro que esa cita que tenéis ahí al lado va a resultar toda una experiencia y ese sentimiento de grandeza, de fortaleza, por enfrentaros a él no sólo os va a colmar de felicidad, sino que a buen seguro os va a abrir la puerta de ese gustillo por muchos “hermanos menores” más. Este deporte tiene algo que lo hace ser diferente al resto y es que, al margen de nuestra superación personal, nos permite estar en la misma línea de salida de los atletas de élite y completar, al igual que ellos, la misma distancia, sin importarnos que nunca ganemos nada, porque nuestro mayor triunfo es precisamente esa superación que sólo nosotros sabemos y valoramos.

      Gracias una vez más, mucha suerte en vuestro primer MM y felices kilómetros.

      Paco.-

  • DAVID PANIAGUA DE DIEGO  dice:

    Hola Paco.Yo estoy empezando a correr y en mi puntonde mira está el “hermano menor” aunque me falta aún.Hoy he corrido 14 km, un récord para mí. Aunque reconozco que me duelen hastas las pestañas. Pero seguiré…
    Enhorabuena por el artículo.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, David! Muchas gracias por tu visita y una vez más, por tu comentario. Siempre es una alegría leer que este deporte ha “atraído” a un aficionado más, de veras que lo es… como en tu caso, mi punto de mira fue precisamente ese “hermano menor” y fue, como digo en este post, cuando después de muchos meses me enfrenté a él por primera vez. Fui sin prisa, poco a poco, porque de esa manera conseguía ir haciendo una adaptación más progresiva en mis piernas y lo que es más importante, mi mente fue acostumbrándose a ir midiéndose a distancias cada vez mayores. Como dices, te duelen hasta las pestañas (jajajaja), algo muy normal, pero recuerda que ese dolor desaparece y lo que realmente no debe desaparecer es lo que tú mismo dices: “Pero seguiré…”, esas ganas son las que superarán cualquier dolor o cansancio y al final te permitirán correr la distancia que te marques.

      Un abrazo y sigue sumando kilómetros.

      Paco.-

Deja una respuesta