¿Nos vamos a correr?

¿nos_vamos_a_correr?

Cuando oímos decir a alguien que va a correr o que ha estado corriendo, sabemos perfectamente lo que ha estado haciendo, que no es otra cosa que practicar running. Sin embargo, si a ese mismo alguien le oímos decir que ha estado corriéndose… ¡ostrás!, eso ya son otros “López” y sin lugar a dudas sabemos que ha estado practicando otro tipo de “ejercicio”, con el que también se queman calorías, pero de manera más placentera, con permiso de las endorfinas (que no se me enfaden).

Sí, es lo que parece, en esta ocasión voy a hablar de sexo y aunque lo pueda parecer, no soy la Doctora Ochoa, nada más lejos de mi intención y sólo quiero hablar de la conveniencia o no de practicar ésa “otra” sana actividad.

Si de algo estamos muy seguros, en temas de alimentación, es que los hidratos de carbono nos aportan reservas de energía para nuestro organismo, así como lo recomendable que es consumir pocas grasas y que éstas sean insaturadas o que una buena hidratación es fundamental para un óptimo rendimiento muscular, entre otras cosas.

También tenemos muy claro y ninguno cuestionamos, que un adecuado descanso de nuestro cuerpo es fundamental para poder rendir mejor, evitando así el “sobreentrenamiento” y favoreciendo a una mejor recuperación del organismo. Como también sabemos que ese descanso facilitará que los siguientes entrenamientos sean mejor asimilados por nuestro cuerpo.

Esos aspectos y algunos más, como la planificación, la motivación o una adecuada equipación, entre otros, tal vez sean poco cuestionados, porque se saben de su beneficio y no ofrecen apenas discusión, pero en cuanto al sexo, ¿qué?, la eterna pregunta de practicar la abstinencia para no “perder” fuerza o practicarlo libremente, como si no influyera.

En este campo sí que encontramos criterios que nos aconsejarán en un sentido o en otro, de ahí que estén los que recurren a las leyes de la física, esa que dice que: “la energía ni se crea, ni se destruye, sólo se transforma”, para decirte que, como consecuencia, si la gastas en una actividad, no la tendrás para otra.

Otros, sin embargo, se posicionan en el lado contrario y defienden el beneficio de la práctica sexual, deportivamente hablando, ya que el sexo incrementa la agresividad necesaria a la hora competir. Gracias al sexo se consigue la segregación de la hormona serotonina, conocida por producir bienestar y placer, además de favorecer la producción de otras hormonas que en conjunto aportan beneficio al organismo.

Dejando teorías y estudios a un lado, para mí, lo que realmente dirá cómo nos afecta (positiva o negativamente) en nuestro rendimiento deportivo el juego del amor, es ponerlo en práctica, es decir, la conocida “teoría del ensayo y error”. Dicho de otro modo, practicar sexo el día antes de una prueba y ver cómo responde nuestro cuerpo, ese será el mejor ejemplo que podamos tener.

No debemos olvidar tampoco un aspecto que es fundamental y que va ligado no sólo al sexo, sino a todo cuando realizamos y que no es ni más ni menos que nuestra parte emocional. Si hacemos el amor pensando que al día siguiente no podremos dar una zancada, lo más probable es que así sea, pero si lo hacemos pensando que al día siguiente nuestras piernas van a volar, seguro que así lo sentiremos y correremos como nunca.

En cuanto a lo que a mí respecta, lógico es que os diga mi experiencia en este campo, tal y como lo vengo haciendo de todo cuanto escribo, no en vano siempre intento dejar plasmados mis aciertos y errores, de modo que ellos os puedan ayudar…. ya, ya sé que sobra palabrería, mil disculpas, al grano:

Mi consejo es que la práctica sexual el día antes de una carrera es totalmente POSITIVA y que su efecto se traduce en un mayor y mejor rendimiento. Para mí es como si el cuerpo estuviera más ligero y la musculatura mucho más suelta, relajada, en definitiva, preparada para responder con garantías al esfuerzo al que vamos a someterlo. Sí, esta afirmación no es nada científica, lo sé, pero os puedo asegurar que las sensaciones y mis resultados siempre han sido mejores si el día antes he practicado esa otra “carrera”.

¿nos_vamos_a_correr?

¿Hablamos de correr o lo hacemos?

 

¿Estás de acuerdo con mi consejo?, ¿lo has comprobado o eres de los que el día antes no quiere “gastar” energías en vano? Comparte tu punto de vista. Muchas gracias.

.

¡Comparte!

7 comentarios a ¿Nos vamos a correr?

  • fernando  dice:

    Totalmente deacuerdo…siempre, la noche antes de una gran competición es por norma y puedo asegurar que es positivo al 100%!!!

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Fernando!

      Jajajajaja, ahora entiendo por qué tienes carreras todos los fines de semana ;-)… bromas aparte, me alegra saber que coincides con mi teoría (puesta en práctica y comprobada). Imagino que mucha gente no compartirá esta recomendación, pero lo cierto es que tras ese otro “correr” yo siento el cuerpo mucho más preparado para una prueba, para rendir a un nivel por encima del normal, es como hacer una descarga de la tensión acumulada en la musculatura y dejarla totalmente lista para dar lo máximo.

      Muchas gracias por “pasarte” por aquí y cómo no, por dejar tu comentario; espero que el resto de runners tomen buena nota y practiquen con tu ejemplo.

      Un fuerte abrazo, Fernando.

      Paco.-

  • fernando  dice:

    Totalmente deacuerdo, positivo 100%!!

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Vaya con el post , la verdad que me he reído un rato , es un post un tanto divertido y decirte que yo también estoy totalmente deacuerdo y que la práctica del sexo no es sólo buena para eso, es buena para todo en general y el que diga lo contrario miente .
    Espero te haya servido mi opinión y punto de vista ya que las chicas en general se brindan poco a opinar en estos temas , gracias por hacerme reír y ala a practicar .

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cris! Jajajajaja, muchas gracias por tu comentario. Me alegro que hayas reído con este post y que compartas el mismo punto de vista; ciertamente creo que el sexo es beneficioso 100%, por muchos y variados motivos. Y como bien dices… ale, a practicarlo, jajajajaja.

      Saludos.

      Paco.-

  • Fernando Murcia  dice:

    Yo también de acuerdo, no puedo comprender a los “tántricos” que dicen que con la “culminación de la relación” se pierde la fuerza del cuerpo, si dijeran que están más en tensión lo comprendería, si, pero ¿quien quiere ese tipo de tensión? jejeje

    Por otro lado, el único inconveniente a la hora de tomarlo como norma, o rutina, en la noche previa a la competición, es en aquellas ocasiones en que por ser la carrera en alguna ciudad alejada de nuestra residencia, nos veamos obligados a pasar noche fuera y no nos hayan podido acompañar nuestras parejas…

    La mayoría de corredores somos “animales de costumbre”, y yo, como no tenga ese par de calcetines que me vino tan bien en la última carrera, o mi gorra de los maratones… jejeje

    (Por supuesto, tómese en nota de humor)

    Un saludo compañero, un placer leerte, como siempre.

    • Paco Molina  dice:

      Jajajajaja… ¡Hola, Fernando!, perdona que haya empezado este comentario con una sonora carcajada (ha sido literal), pero ha sido inevitable a leer tu acertadas y ocurrentes palabras. A ver, te entiendo perfectamente con lo del gorro o ese par de calcetines “talismanes” y es que, como bien dices, los seres humanos somos “animales de costumbre” (y el hombre, el varón… el macho, ¡vamos!, lo somos aún más), por lo que quizá “coger” ese hábito puede tener sus pros y sus contras, sobre todo en el caso de carreras lejos de casa o cuando se puedan dar repentinas indisposiciones en nuestra pareja (que “haberlas haylas”), por lo que lo dejo un poco al acomodo de cada uno y que allá cada cual en cómo consiga solucionar lo de su “talismán” (se me ocurren unas cuantas maneras, pero hasta ahí puedo leer… jajajaja).

      Por otra parte, referente al sexo tántrico, los que lo practican hablan de un placer y unas sensaciones extraordinarias, pero yo soy algo más “catetillo” y me voy a lo tradicional… y voy a salirme ya de este charco, porque sino voy a terminar pareciendo a la Doctora Ochoa en aquel famoso programa de televisión (Do you remember?).

      Un fuerte abrazo y muchas gracias por regalarme tu presencia y tus palabras, en este humilde rincón.

      Paco.-

Deja una respuesta