Ponle Freno Murcia 2018

freno_00

Cartel de la carrera (Foto: web de la prueba)

Lugar: Murcia

Día: 03 de junio de 2018

Hora: 9:30 horas

Distancia: 5.000 y 10.000 m (distancias no homologadas)

Organizada por: Atresmedia, con la colaboración del Ayuntamiento de Murcia.

Recorrido: salida y meta en la Plaza de la Cruz Roja. Con su inicio en dicha plaza, discurría por el Paseo de Garay, Calle General Yagüe, Avenida de la Fama hasta su intersección con la Avenida Antonete Gálvez, donde tras un giro de 180˚ volvía sobre la misma Avenida de la Fama en sentido contrario, Calle General Yagüe y Paseo de Garay, hasta llegar al Puente del Hospital Reina Sofía, donde se cruzaba la otro margen del Río Segura, tomando la Avenida Infante Juan Manuel, dirección Puente de Vistabella, donde se volvía a realizar un nuevo gira de 180˚ para continuar entonces hacia la Avenida Río Segura, por la que se transitaba hasta completar esta y cruzar nuevamente al otro margen del río por la Pasarela Miguel Caballero, desembocando en el Paseo Teniente Flomesta en sentido Glorieta de España, realizando el tercer y último giro de 180˚ a la altura del Ayuntamiento murciano y encarando nuevamente el mismo Paseo Teniente Flomesta hasta llegar a la Plaza de la Cruz Roja, completando así la primera de las dos vueltas que comprendía la prueba de la distancia larga y servía de meta para la distancia corta.

freno_07

Recorrido de la carrera (Foto: web de la prueba)

Organización y atenciones: la prueba formaba parte del Circuito de Carreras Ponle Freno, organizado por Atresmedia y en él se engloban un total de seis citas, en otras tantas capitales españolas, concretamente las de Málaga, Murcia, Pontevedra, Vitoria, Madrid y Las Palmas, que fueron las seleccionadas este año para acoger las distintas pruebas, que con un fin solidario pretenden concienciar y ayudar a las víctimas de los accidentes de tráfico en carretera.

Han transcurrido ya diez años desde que comenzase a andar esta iniciativa y desde entonces consigue reunir a miles de corredores, a lo largo de nuestra geografía, con la causa o la excusa perfecta para correr y aportar su pequeño grano de arena.

Desde el punto de vista deportivo, la prueba contó con una Organización sobria, sin alardes, pero correcta y escrupulosamente meticulosa en aspectos como la señalización, el cumplimiento del horario y la protección al tráfico durante todo el recorrido, con una impecable labor policial y un despliegue al más puro estilo de las grandes carreras, desde el punto de vista de visibilidad en zona de meta, así como un correcto servicio al deportista, al contar con guardarropa, servicios portátiles y duchas, habilitadas en el cercano Pabellón Municipal del Infante. La prueba tuvo también el reglamentario avituallamiento en el ecuador de la prueba y tras la finalización de la carrera, donde el agua fue el único líquido para ingerir.

En ese último capítulo, el del avituallamiento post carrera resultó algo escueto, al no facilitar refrescos o bebidas isotónicas que tan bien suelen sentar tras el esfuerzo realizado. Más allá de eso, poco qué reprochar a la Organización y sí felicitar y animar a que el próximo año vuelva a elegir nuestra ciudad como uno de sus puntos de parada, máxime cuando su padrino, Manu Sánchez es nacido en esta tierra, en Moratalla, para ser más exacto, un pueblo situado en el noroeste de nuestra Región.

freno_08

Recogida de dorsales (mañana de sábado)

Bolsa del corredor: no se contempla, al no existir como tal. Únicamente se obsequió a cada corredor con la tradicional camiseta técnica conmemorativa de la prueba, que se recibía en el momento de la retirada del dorsal. Más allá de eso, se dispuso un amplio despliegue de botellines de agua tras la finalización de la prueba, en la llamada zona de post carrera.

Podio: PRUEBA 5KHéctor Varona Cantabrana, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 16′45”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: José Antonio Jiménez Sánchez (con un tiempo oficial de 17′06”) y Fernando Roca Meseguer (con un tiempo oficial de 17′39’’). En mujeres, la vencedora fue Soraya Lumbreras Sánchez, con un tiempo oficial de 20′19”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Esther Nicolás Manzano (con un tiempo oficial de 20′39”) y Josefa González Blanco (con un tiempo oficial de 22′51”).

PRUEBA 10KJosé Antonio Alcaraz Pérez, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 33′25”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Diego Bringas Varona (con un tiempo oficial de 35′45”) y Antonio Martín Aguilera (con un tiempo oficial de 36′40’’). En mujeres, la vencedora fue María Sánchez Zaballos, con un tiempo oficial de 39′09”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Beatriz Ros Morata (con un tiempo oficial de 42′38”) y María Pereira Motos (con un tiempo oficial de 44′12”).

freno_13

Los ganadores de las dos pruebas (Foto: web de la prueba)

Muy personal: bajo el conocido lema de Ponle Freno, como seña de identidad de esta carrera (apadrinada por el campeonísimo Martín Fiz, todo sea dicho de paso), el motivo para ponerse un dorsal en esta ocasión fue, como bien decía su publicidad, el de salvar vidas para intentar reducir esa trágica y numerosa cifra de accidentes de tráfico que cada año se producen en nuestro país. En concreto, en Murcia, todo el dinero recaudado fue destinado íntegramente para la asociación Dacemur (Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Murcia).

Hay ocasiones, muy pocas ocasiones, en las que el impulso por participar en una prueba es capaz de ganarle la partida a mi habitual costumbre por planificar con antelación mi participación en una carrera. Y eso fue precisamente lo que me sucedió con esta prueba hace exactamente una semana. Con apenas cuatro días de antelación, para la celebración de la carrera, me inscribí en la prueba. Los motivos: participar dentro de esta carrera con fin solidario y, sobre todo, la nostalgia por volver a tomar la salida en una prueba que se ya se había organizado en Murcia en el año 2010.

freno_06

Dos ediciones, ocho años entre ambas

Carrera, aquella de 2010, en la que participé y que ahora, con la perspectiva que concede el tiempo transcurrido, me permite ver cómo he cambiado, cómo he evolucionado como corredor y, en definitiva, cómo se ha transformado este deporte y todo el mundo que lo rodea. Nostalgias aparte, la mañana, se despertó fresca y muy agradable, y venía cargada de humedad, debido a la lluviosa noche anterior, lo que se transformó poco más tarde en un calor por encima del sufrido los días anteriores.

Con cerca de cuarenta y cinco minutos me planté en las inmediaciones de la salida, con la tranquilidad y la despreocupación que siempre concede el recoger el dorsal el día antes de la prueba, tal y como hice la mañana del sábado. De camino hacia la zona donde se encontraba instalada la salida y meta, compartir un breve paseo y charla con una atleta asidua de las carreras populares: Candy Andrada; y nada más llegar tuve la alegría de saludar a dos amigos con los que hacía tiempo no coincidía: Fernando Morales y Pedro Escudero.

freno_05

Con Pedro Escudero y Fernando Morales, siempre SR

Muchas caras nuevas entre los corredores que comenzaban a llegar o quizá sería más exacto decir muchas caras desconocidas, debido a mi escasa presencia en carreras en los últimos meses, y es que, con la excepción de los 10K corridos el 18 de marzo, en la cita del Medio Maratón de Murcia, no volvía a correr por el centro de la ciudad desde… pues si mi memoria no me juega una mala pasada, desde hacía más de un año, siendo el total de carreras en las que he participado desde el pasado mes de diciembre, sin contar la presente, de tan solo tres.

freno_01

Con Bartolomé Peñalver y tres amigos más

También por primera vez desde hacía casi dos años volvía a ponerme mi camiseta de Marcando la meta, dejando a un lado la indumentaria habitual del club al que pertenezco (Fondistas de Alcantarilla), al tratarse de una carrera en la que no figuraban clubs y donde lo importante eran los corredores y no los colores, de hecho, la gran mayoría tomó la salida con la camiseta que regalaba la Organización, poniéndole un generalizado tono naranja al pelotón de participantes.

Cambiado para la carrera y con la mochila depositada en el guardarropa, comencé mi calentamiento, abstraído del gran número de corredores que ya se daban cita junto a la zona de la salida y me aparté de todos ellos para rodearme un poco de mi soledad, esa que hacía tiempo no sentía en los minutos antes del comienzo de una prueba, y calentar, sin más.

De vuelta al punto de salida me encontré con dos de mis fans incondicionales, mi hermana y José Luis, que una vez más estaban allí para verme correr… solo el hecho de tener conocimiento de su presencia es ya un hecho lo suficientemente motivador, que le añade un punto de ilusión a eso de llevar un dorsal y competir, aunque siempre sea desde el punto de vista más popular y aficionado.

freno_02

Con Brigi (Foto: José Luis Hortal)

Cuando los minutos estaban cercanos a la hora del comienzo de la prueba, me coloqué cerca de la línea de salida y allí me llevé otra alegría más, que no la última: la presencia de un veterano amigo, Pruden Pelegrín, al que abracé con la satisfacción que concede el verse en el mismo lugar, dispuestos para hacer exactamente lo mismo: correr. La voz del speaker, fue una nueva alegría más: Adrián Bonache ponía los comentarios a la prueba y amenizaba, con el rigor, la profesionalidad y la calidez que solo él sabe hacer, el ambiente de la mañana de domingo.

freno_03

Con Pruden Pelegrín (Foto: Brigi Molina)

freno_04

Con el mejor, Adrián Bonache

Con puntualidad máxima, el periodista Manu Sánchez, junto a José Ballesta, Alcalde de la ciudad, realizaron al unísono y de viva voz, la cuenta atrás que permitió dar la salida a la prueba, al que siguió un toque de bocina que usurpó el protagonismo al tradicional pistoletazo de salida:

La carrera estaba en marcha.

freno_09

Foto de familia (Foto: web de la prueba)

freno_10

Comienzo de la prueba (Foto: web de la prueba)

En esta ocasión, y también después de mucho tiempo, me acompañé de música durante la carrera y una vez efectuada la salida me zambullí en esa especie de mundo que te embarga cuando corres con acompañamiento musical. No llevaba un objetivo, no tenía marcado un ritmo y sí, tan solo, intentar ir de menos a más y al mismo tiempo prestar atención a mis sensaciones, nada más allá. Y como siempre que hay un dorsal de por medio, dar un más de lo que suelo dar en un entrenamiento normal.

Así, comencé a correr, despreocupado del cronómetro y siguiendo la estela de un buen puñado de corredores que se colocaron en cabeza nada más dar la salida. La temperatura era idónea, pero la soledad del recorrido (algo muy habitual en Murcia, pero aún más en esta ocasión) y esa humedad comentada anteriormente pusieron un punto de dureza a una prueba llana en su totalidad y cuyo único hándicap era el de ser capaz de mantener o mejorar el ritmo durante la segunda vuelta.

El paso de los kilómetros, perfectamente señalizados, tanto en visibilidad como en fiabilidad, me indicaban que podía continuar mi cadencia de zancada, consciente de estar realizando un esfuerzo sin reservas, pero con la confianza de mantenerlo durante toda la carrera. El primer paso por meta, alimentó mi ánimo, por aquello de recibir el aplauso del público y por la confianza que supuso el ir adelantando a corredores que me precedían y que poco a poco fui rebasando con ese paso de kilómetros.

La segunda vuelta, como suele suceder, pareció más rápida que la primera, aunque también es cierto que se hizo más dura, debido al cansancio acumulado y al correr en soledad, puesto que la distancia entre los participantes durante la segunda mitad se fue haciendo mayor. Durante el último kilómetro sabía que era imposible recuperar alguna posición más y mi único propósito consistió en mantener un puesto que desconocía e intentar que mi ritmo fuese un poco mayor que el de los anteriores kilómetros. Dicho y hecho, ese último kilómetro fue el más rápido de todos los que corrí y en él, además, fui capaz de conservar mi puesto de carrera.

freno_12

Bajo del arco de meta (Foto: Brigi Molina)

Los últimos metros fueron un auténtico sprint, como hacía tiempo no hacía y mi paso bajo el arco de meta se produjo cuando el cronómetro marcaba un tiempo oficial de 40’04’’, ocupando el puesto 15º de la general (categoría única), de un total de 335 corredores que terminamos la carrera, con un ritmo medio de 4’00’’ min/Km. Un resultado satisfactorio, muy satisfactorio, por encima de lo esperado y que será aún mayor si con el tiempo se convierte en una señal de recuperación y el camino adecuado que me lleve por esa deseada vuelta a la normalidad.

freno_11

Llegada a meta (Foto: web de la prueba)

Terminada la prueba, tocó recuperar líquidos, charlar (Soraya Lumbreras, Antonio Rentero, Amparo García, Rafa Martín y otros) y perderme un poco entre la multitud, para sentir y vivir desde dentro ese ambiente que siempre se crea en torno a una prueba. Ello se completó con un poco de trote para soltar la musculatura, el cambio la ropa sudada para no coger frío y la asistencia a la entrega de premios donde los ganadores recogieron sus merecidos trofeos.

La próxima carrera… como ya dijera en mi anterior participación, hoy por hoy no hay carreras en el horizonte y sí el deseo, el ferviente deseo, de continuar corriendo, sin más. Hacerlo de manera continuada, sin objetivos, pero con la misma y una única meta (tantas veces repetida):

Correr, no dejar de correr.

Y para terminar esta crónica quiero hacerlo con esta reflexión:

Correr puede salvar vidas y es una manera de poner freno, pero también es el vehículo perfecto para encontrarnos con nosotros mismos… ¿corremos?

Y tú, ¿participaste también en esta carrera?, si es así ¿qué te pareció? Tal vez participaste en otra prueba diferente a ésta, si quieres puedes compartir tu experiencia, anímate, con tu comentario nos enriquecemos. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar las clasificaciones completas de las dos carreras celebradas: Ponle Freno Murcia 2018 5K  y Ponle Freno Murcia 2018 10K)

¡Comparte!

Deja una respuesta