Soy un espartano

espartanos

Si buscamos en el diccionario de nuestra Real Academia de la Lengua, la palabra espartano, encontraremos tres acepciones. La primera, hace referencia a los habitantes de la ciudad de Esparta; la segunda, la vuelve a relacionar con algo relativo o perteneciente a esa ciudad de la Grecia antigua; y la tercera, lo define como austero, sobrio, firme y severo. Dejando al margen las dos primeras entradas del diccionario, tenemos cuatro adjetivos que definen a la perfección cómo debería ser el carácter de un espartano.

Tal vez, esos cuatro epítetos tengan su origen en las señas de identidad del ejército espartano, que era la fuerza militar de Esparta, una de las ciudades más importes de la vieja Grecia y en la que el ejército representaba el pilar principal del estado. Un estado donde sus ciudadanos tenían casi como única obligación la de convertirse en unos buenos soldados de su ejército, no en vano era considerado el más temido por todos los pueblos de aquella época y es que junto a esa austeridad, sobriedad, firmeza y severidad, se le unían dos cualidades que potenciaban aún más esas virtudes: la disciplina y la capacidad de entrenamiento.

En la actualidad estamos muy alejados de aquellos días, no sólo en el tiempo, sino en la mentalidad y en la capacidad de unidad, de sacrificio y de entrega. Aquellas grandes gestas forman parte del pasado y sólo gracias a la Historia somos capaces de poderlas conocer y admirar. Admirar a un ejército no por el número de batallas que fueran capaces de vencer, admirar no por el número de soldados a los que consiguieron dar muerte, admirar no por la cantidad de pueblos a los que doblegaron…

Admirar por ser capaces de inculcar unos valores basados en el esfuerzo, el tesón, la seriedad, el silencio, la constancia, el rigor. En resumen, un trabajo diario, sin descanso, sin descuido y con una meta clara, seguir adelante para dar lo mejor de sí y con ello, lo mejor del grupo. Sin duda, un espartano era un gregario de su ejército, siempre dispuesto a dar su vida por unos principios y en defensa de su pueblo.

En la actualidad, vuelvo a repetir, no existen ejércitos cuyos soldados tengan esa mentalidad, pero es más y dejando a un lado el carácter bélico o militar, cuesta encontrarnos en la calle con esos valores como los que caracterizaban a aquellos espartanos. No es fácil ver esa capacidad de sacrificio, esa disciplina, esa constancia, esa seriedad, esa continuidad por defender o alcanzar unos objetivos, unas metas.

Es muy probable que os estéis preguntando qué fue lo que me hizo pensar en todo eso y por qué me fijé yo un buen día en esos espartanos. La respuesta es muy sencilla y todo tiene que ver, cómo no, con el mundo del running, con ese mundo en el que poco a poco he ido adentrándome y que cada vez me está permitiendo no sólo conocer y aprender muchas cosas, sino descubrir y conocer a gente con la que sin él nunca, nunca, me habría cruzado.

Fue a través de las redes sociales (un balcón que nos permite estar asomados al mundo, tanto para lo bueno, como para lo malo y con el que podemos zambullirnos en océanos fascinantes, increíbles, interesantes o bien, sumergirnos en el mayor de los abismos) y más en concreto gracias a Twitter, donde me crucé con una cuenta denominada @Espartanos_club, una cuenta con corte ”runnero” y que con mucha probabilidad sería otra cuenta más donde el running sería su eje principal, como cientos, miles de cuentas que hay navegando en ese mundo virtual.

No recuerdo si fui yo quien comenzó a seguir esa cuenta o sucedió al revés, pero lo cierto es que aquel nombre me llamó la atención. Aquel que maneje Twitter a diario habrá podido comprobar la de cuentas con nombres tan dispares y ocurrentes que pueblan esa jungla, desde los más normales, hasta los más impensables y en ocasiones sorprende ver qué se esconde realmente detrás de algunas de esas cuentas. Así y tras echar un vistazo a unos mensajes que continuamente alentaban e invitaban a correr, entrenar y salir a disfrutar de este deporte, me animé a acceder a su blog.

Un blog cuya frase de bienvenida ya te hace pensar: “Compartiendo batallas, devorando kilómetros” y en el que, desde el primer click, se abre un amplio abanico formado por un grupo de amantes de este deporte, donde les une la misma pasión y donde comparten una misma afición. Son runners del Sur de la ciudad Madrid y están a punto de cumplir su primer año de existencia, un año que han aprovechado intensamente, a tenor de la gran cantidad de información que se puede ver es su página:

Junto al casi obligado Calendario de Carreras, se unen otros apartados, entre los que se encuentran las Crónicas e Imágenes del propio Club, combinados con otros donde el Atletismo está muy presente, gracias a través de Noticias del Mes, Entrevistas y la Actualidad más reciente, sin olvidar Consejos sobre running (Palabra de Espartan@, como ellos denominan), así como una colección de Lugares para Correr si estás en Madrid, un rincón para las Viñetas del gran @Santacenero (un corredor muy conocido dentro del mundo del running y que es un maestro haciendo caricaturas) y por último, también dan la oportunidad de conocer a otros Blogger, a través de un apartado destinado a ello.

En resumen, todo un aluvión de información girando en torno a este deporte que cada día une a más y más gente. Gente a la que nos gusta corrergente a la que no nos importa echarnos a la calle si hace mal tiempo, a los que no nos cuesta madrugar para poder hacer nuestro entrenamiento (bueno tal vez sí, pero que lo olvidamos en cuanto nos atamos las zapatillas), gente que nos esforzamos de manera disciplinada por alcanzar una victoria, que no es otra que la de alcanzar una pequeña meta que nos permita demostrarnos que hemos conseguido mejorarnos a nosotros mismos, gente sacrificada, gente espartana.

Tal vez, por todo ello, me identifico como un espartano más, como un soldado del siglo XXI de este ejército que forma el running y en el que las únicas batallas que se libran sólo tiene vencedores y no vencidos y donde las armas que se ponen en juego son unas zapatillas, un pantalón, una camiseta, un cronómetro y poco más.

espartanos

Sí, yo también soy un espartano

Este post está dedicado a este grupo de amigos en la distancia, a los que espero poder conocer algún día y poder sentirme junto a ellos, por un rato, como un espartano más. ¿Conoces a este grupo de aficionados al running?, ¿crees que hay cualidades comunes entre aquellos soldados y los runners? Comparte tu punto de vista. Muchas gracias.

.

¡Comparte!

2 comentarios a Soy un espartano

  • Cristina  dice:

    Hola Paco :
    Me alegro mucho que hayas dedicado este post a ese grupo de espartanos runners tan especial , por que si son especiales , son luchadores y como tal se merecen estas palabras y más .
    Y una dedicatoria a toda la gente que lee y escribe:
    Piensa que al lector le gusta que le encuentren buenas historias ,que lo entretengan , que lo emocionen, que lo mantengan en suspenso, ese es mi lector, esa lectora me considero yo cada vez que leo un post de Marcandolameta .
    Hasta pronto .

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cris! Este grupo de runners son todo un ejemplo y por eso les he querido dedicar este post. Muchas gracias por tus amables y cariñosas palabras, es todo un lujazo tener una lectora como tú, de verdad, muchas gracias.

      Saludos y abrazos.

      Paco.-

Deja una respuesta