Un año

Un día como hoy, de hace exactamente un año, publicaba mi primer post en este blog. Con anterioridad, unos días antes, había hecho la presentación de lo que pretendía que fuera esta página; una página personal y hecha a mi gusto, con la que pretendía compartir mi experiencia a lo largo de los años que llevo practicando un deporte como el running, tan de moda últimamente. Compartir, lógicamente, con todo aquel que lo desease y al que tal vez pudiera venirle bien aquello que a mí me había servido, y me sigue sirviendo, a lo largo de estos casi trece años.

Por fin me animaba a dar la primera zancada de una carrera a la que me enfrentaba sin dorsal, sin una meta definida y cuya distancia era y es desconocida. Ilusión, ganas y miedo, fueron las premisas que marcaron ese comienzo y con el paso de las semanas, de los meses, fui dándole la forma y el carácter que tienen a día de hoy. Algunas de la ideas iniciales se han mantenido inalterables, otras simplemente han volado, aunque también las ha habido que han servido para dar nuevos enfoques o hacer pequeños retoques a las que tenía imaginadas. En definitiva, ha sido un año donde casi he empezado a andar y digo “casi” porque soy consciente que apenas he sido capaz de mantenerme en pie y espero, con el paso del tiempo, poder aprender a caminar e incluso correr.

La presencia de Marcando la meta no se ha limitado solamente a este espacio, desde el que ahora me leéis, sino que también está “presente” y permite que pueda visitarse a través de dos redes sociales tan extendidas como Facebook y Twitter. En ambos fenómenos sociales ocupa su pequeño hueco, algo que también le ha permitido llegar a un poquito más de gente y hacer que esta modesta página se cuele el algún que otro rincón. Siempre, siempre con la única pretensión de entretener leyendo, con un elemento en común: el running.

A lo largo de todo este año he tenido la gran suerte de contar con el apoyo y el cariño de familiares, amigos y conocidos, que con sus visitas y comentarios me han animado cada semana. Pero mi satisfacción ha ido más allá, gracias a todos aquellos que sin conocerme también habéis contribuido con vuestras visitas y comentarios a hacer que Marcando la meta haya traspasado los límites de las personas cercanas a mí.

Durante todo este año, cada martes y cada jueves a las 20:20 horas habéis tenido una nueva entrada, sumando al final del año más de cien en total (106 exactamente), en las que he ido combinando Crónicas de las carreras en las que he ido participando (y que habéis acogido con mucho agrado), pensamientos, dudas, ilusiones y temores en los escritos que he ido recogiendo bajo la familia que di en llamar Lo que pienso mientras corro (y que son pequeños retazos de mi vida) y por último escritos de tipo práctico, recogidos en la categoría Modo Running en los que he ido dejando consejos de aquello que he ido aprendiendo en este deporte a lo largo de todos los años que llevo practicándolo y que es , sin duda el verdadero protagonista de esta página.

También contaba con una sección de Calendario de Carreras, en la que se podía consultar las fechas de pruebas pendientes a celebrar, pero tras varios meses decidí que la misma debía pasar a “mejor vida” al comprender que existen muchas y muy buenas páginas en las que se puede tener acceso a esa información y además con una cantidad y calidad envidiable. De esta manera esta sección deja su hueco a una nueva, llamada Relatos, que está alimentada de esos relatos cortos que han ido apareciendo estos doce meses y a los que seguirán sumándose otros nuevos.

Y cómo no, fijándome en el plano deportivo, a lo largo de este año también han habido muchas carreras, muchos entrenamientos, muchos, pero que muchos kilómetros y lógicamente, también han habido lesiones. Todo ello ha dado lugar a momentos de bajón, momentos de rabia, momentos de optimismo, momentos de satisfacción, momentos de euforia y tantos otros momentos… pero todos ellos han tenido siempre un denominador común: mirar hacia adelante, sin dejar de marcar una meta a la que perseguir. Y es que…

¿qué es la vida, sino una carrera de fondo en la que no existe la opción de pararse?

Por eso, a partir de ahora y de cara a este nuevo año, sólo queda continuar y no dejar de avanzar, algo que espero seguir haciéndolo con las mismas señas de identidad, esas que de alguna manera y sin querer se han convertido en parte de mí. Esas con las que espero seguir ofreciendo un rato de entretenimiento, por pequeño que sea y poder contar de esa manera con vuestra presencia cada vez que lo estiméis oportuno.

Pero ya no estaré, como hasta ahora, cada martes y cada jueves, sino que sólo me asomaré los jueves y excepcionalmente los martes, sólo para dejar la crónica correspondiente a la carrera en la que pueda haber participado el fin de semana anterior. De esta manera quiero conseguir dos cosas: por un lado, no desgastarme en exceso con el compromiso semanal de las dos entradas y por otro, no saturaros a vosotros, a quienes me leéis y que en ciertos momentos he tenido la sensación de estar cansados y es que tal vez sea probable que ser demasiado fértil puede haber ocasionado cierto empacho (tan malo es lo poco, como lo mucho).

Intentar resumir un año en poco más de mil palabras es complicado, pero lo que sí quiero hacer es agradeceros a todos los que de una manera u otra os habéis asomado por aquí. Muchas gracias a todos, de corazón, muchas gracias a los que me conocíais con anterioridad y a todos aquellos a los que me tomo la libertad de llamaros también amigos, nuevos amigos y que con vuestra presencia y palabras me habéis permitido colarme durante algún minuto en algún instante de vuestro día a día.

Así pues, toca seguir mancando metas, esas que nos ayudarán a levantarnos cada día y que mantendrán fijo nuestro rumbo, aprendiendo con lo que cada kilómetro nos tenga preparado, reponiendo fuerzas en cada avituallamiento y alcanzando lo que nos propongamos tan sólo gracias a nuestro esfuerzo…  y mientras tanto hagamos que ese camino sea entretenido, disfrutemos con ello y soñemos, con los pies en el suelo, sí, pero no dejemos de soñar.

Ahora, en solitario y en el silencio de la madrugada, voy a encender y soplar una vela que representa este año y que quiero compartir con todos vosotros, ya que sin vuestra presencia no tendría mucho sentido dejar mis palabras escritas y como consecuencia no tendría mucho sentido este blog.

un_año

El primer año: ¿soplas conmigo?

Gracias por leerme y gracias por estar ahí. Si os apetece seguir marcando la meta no dejéis de hacerlo y compartirlo también con quien creáis que tal vez pueda gustarle hacerlo. Aquí sigo y aquí seguiré, como he dicho anteriormente, con un nuevo post cada jueves a las 20:20 horas y con una nueva crónica los martes siguientes a un fin de semana donde haya competido. Muchas gracias.

¡Comparte!

5 comentarios a Un año

  • Guerreras Running  dice:

    Felicidades! Por tu primer gran año… El primero de muchos y grandes proyectos.
    Enhorabuena una vez más, tu blog es algo que debe estar en la red y en el running para enriquecerlo.

    Por esos somos muchos de tus lectores los que debemos agradecerte a ti tu gran dedicación y esfuerzo. La gran pasión que trasmite y la realidad de marca la meta siempre que lo deseemos.

    F E L I C I D A D E S

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Guerreras! Sin palabras, así me ha dejado vuestro comentario, sin palabras. Muchas gracias por vuestro cariño, vuestro apoyo, vuestro trato y vuestra amistad… no sé que proyectos pueden llegar de aquí en adelante, si es que llegan algunos, pero para mí, el camino recorrido durante todo este año ya ha merecido la pena con creces, porque gracias a “Marcando la meta” he tenido la oportunidad de conocer a gente magnífica y me ha permitido tener una visión de este deporte que hasta entonces no tenía. Vosotras sois unos de esos “descubrimientos” irrepetibles y espero poder seguir cerca de vosotras cada día, como espero seguir marcando un camino modesto, sin grandes pretensiones y cuyo único objetivo es el de compartir con todos vosotros la pasión y la ilusión por este deporte, que es parte inseparable de mi vida.

      GRACIAS POR ESTAR AHÍ, MUCHAS GRACIAS.
      Besos y abrazos.

      Paco.-

  • Sergio  dice:

    Gracias a ti Paco por compartir con nosotros tu forma de ver, entender, vivir y sentir el running. Gracias por abrirnos la puerta de tu casa y hacernos disfrutar con tus crónicas, reflexiones, enseñanzas y relatos.
    Soy de los que han conocido no hace mucho este blog y como todo el que llega a él, vine para quedarme.
    Será un placer seguir leyendote cada semana
    Un abrazo

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Sergio! Muchas gracias, una vez más, por tu presencia y tus palabras. Cuando decidí empezar con este blog, empezar a escribir algunas de esas cosas que pasan por mi cabeza, no sabía realmente qué me iba a deparar el paso del tiempo, incluso no sabía si sería capaz de mantenerlo “vivo” y transcurrido este primer año he tenido la gran fortuna de contar con la cercanía y el cariño de lectores, seguidores… amigos, que como tú, hacéis que me sienta muy a gusto escribiendo en él, sintiendo vuestra compañía y vuestra cercanía.

      Es un placer abrir la puerta de mi casa, como dices, y no sólo la tienes, la tenéis todos abierta, sino que también dentro podéis encontrar la mesa de camilla y el brasero puesto, para intentar que os sintáis como en vuestra propia casa.

      Muchas gracias, Sergio, Un fuerte abrazo.

      Paco.-

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Como se dice en mi tierra , ZORIONAK eta ZORIONAK, por que si , por que te lo mereces y por compartir con tus lectores como una servidora , tus palabras y preciosas historias.
    Espero que sigas escribiendo y que dures muchísimos años mas, por que aquí estaremos para apoyarte y para leerte , ah!!! Como no, también para decirte nuestras opiniones .
    Besos con abrazos de una amiga

Deja una respuesta