V Caravaca 10.0 – Murcia

caravaca_00

Caravaca, Año Jubilar 2017

Lugar: Caravaca de la Cruz (Murcia)

Día: 12 de noviembre de 2017

Hora: 10,00 horas

Distancia: 10.000 m – Prueba homologada por la Real Federación Española de Atletismo (R.F.E.A.) – Campeonato de la Región de Murcia de 10Km en Ruta y prueba perteneciente al calendario de la Running Challenge de la Región de Murcia.

Organizada por: el Excelentísimo Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz y la A.D. Caravaca 10.0

Recorrido: la salida y meta estaban situadas en el mismo punto, esto es, en la prolongación de la Avenida Constitución, junto al Parque Pedro García Esteller, consistiendo en dos vueltas idénticas de 5000 m, que transcurrían en su gran mayoría por asfalto, con excepción de un tramo de tierra firme en las proximidades del paraje de las Fuentes del Marques. Esa vuelta comenzaba por la mencionada la Gran Vía, en sentido ascendente, hasta llegar a la Plaza Paco Pim, donde se giraba a la izquierda para pasar por la Calle Corredera donde se encontraba el histórico monumento del Templete, donde cada 3 de mayo se lleva a cabo el baño de la Santísima Vera Cruz de Caravaca. A continuación se continuaba por el Camino del Huerto, hasta acercarse a las Fuentes del Marqués, donde una pequeña subida llevaba la carrera por el Camino de la Mairena, para girar a la derecha al final del mismo por la Avenida de los Andenes, que en sentido descendente metía de lleno la prueba por todo el centro urbano, entre calles peatonales y adoquines, como Rafael Tejo y Mayor, , que le conferían a la prueba velocidad y belleza, pasando a continuación por la Plaza del Arco, donde el vetusto edificio de la segunda mitad del siglo XVIII que alberga Ayuntamiento de la ciudad daba los Buenos días, unos metros antes de encarar el último kilómetro de la vuelta, nuevamente sobre la Avenida Constitución, pero esta vez en sentido descendente, por la que se llegaba hasta el punto de partida, para iniciar entonces la segunda vuelta que ya sí llegaría hasta el arco de llegada.

caravaca_06

Recorrido de la prueba (Fuente: Web de la prueba)

Organización y atenciones: sinceramente, hoy por hoy creo que se pueden encontrar pocas, muy pocas pruebas de 10K en nuestra Región con la calidad de la que hace gala Caravaca en esta carrera. Ya en las ediciones anteriores tuve conocimiento del buen trabajo de esta Organización, a pesar de no haber disfrutado en primera persona de la misma, por lo que en esta ocasión quería comprobarlo de primera mano.

Dicho y hecho, toda esa fama que precede a esta carrera está más que justificada, gracias a un trabajo cuidado y mimado en esmero, cuyo resultado queda más que palpable desde el instante en el que pones los pies en Caravaca. Una perfecta señalización antes y durante toda la prueba, unas ordenadas, organizadas y acotadas áreas de todos los servicios que se ofrecen: recogida de dorsales, guardarropía, duchas, fisioterapia, muro de firmas, zona de entrega de trofeos, avituallamiento post carrera, aseos portátiles… en definitiva, un sencillo y laborioso trabajo, reforzado gracias a la estupenda labor de voluntarios y los servicios de Policía Local, Protección Civil y Servicio Médico.

Con semejante carta de presentación resulta más que evidente la acertada elección de esta prueba como sede del Campeonato Regional de 10K en Ruta, por todo ello, felicidades a la Organización y al pueblo de Caravaca por haber conseguido en tan pocas ediciones una carrera como la que pueden presumir de tener. Y felicidades también a la Federación de Atletismo de la Región de Murcia por haber sabido elegir de manera tan acertada.

¿Se podrían decir más cosas?, claro, por supuesto que sí… como que la zona de entrada y salida, con la amplia alfombra de color azul y los diversos arcos hinchables previos a la llegada a meta conceden al momento de la terminación de la carrera una mayor importancia y satisfacción para el corredor; también se podría decir que la original idea de plasmar la firma de cada corredor en la cuadrícula con su número de dorsal sirve para dar una inyección de moral y ánimo a cada participante; también sería válido destacar las actividades paralelas desarrolladas para toda la familia, que iban desde DJ en vivo, hasta hinchables para los más pequeños y exhibición de baile moderno, entre otras; como también es de aplaudir una generosa zona post carrera con fruta, agua, bebidas isotónica, refrescos y cerveza, en cantidades generosas… sí, se podría decir esas cosas, pero yo me quedo con el servicio, la atención y el cuidado al corredor en todo momento, desde el principio, hasta el final, por eso…

Ojalá todas las carreras fueran como la que ofrece Caravaca cada año.

Bolsa del corredor: estuvo formada por la tradicional camiseta técnica conmemorativa de la prueba, junto con un zumo, un postre lácteo, una barrita energética, varios folletos publicitarios promocionales y un ticket para canjear por un plato de migas, una vez finalizada la prueba.

Podio: Antonio Martínez Ardil, Sénior e integrante del Cancha Running Club, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 32’31”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Raúl Guevara Castellar (con un tiempo oficial de 32’48” – Veterano M40 del Club Mandarache Cartagena) y Sergio Baxter Cabrera (con un tiempo oficial de 33’37” – Sub-23 del C.T. Triatlon Caravaca).

caravaca_05

Antonio Martínez, vencedor de la prueba (Foto: Diario La Opinión de Murcia)

Entre las féminas, Wafiya Benali, Veterana M35 del C.A. Nogalte, fue la ganadora de la prueba con un tiempo oficial de 36’11”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Penélope Raquel Baños Giménez (con un tiempo oficial de 37’15” – Sénior, del Atlético San Sebastián) e Maria Teresa Vera Parra (con un tiempo oficial de 39’45” – Sénior del C.A. Puertas Lorca).

Muy personal: dicen que hay pueblos, ciudades, que sin saber el motivo te atraen de una manera especial. Es algo así como sentirse en casa, mientras caminas por sus calles, esas en las que no consigues recordar cuándo estuviste por primera vez, ni cuántas veces las visitaste, pero algo te dice que hay algo de ti en ella o mejor dicho, algo de ella en ti… esa sensación, esa conexión es la que me une por alguna razón a esa tierra Santa de Caravaca de la Cruz y con esa silenciosa emoción me desperté la mañana del domingo pasado, cuando aún quedaban tres horas para que diese comienzo la prueba.

Por delante esperaba un 10K en el que intentaría dejar a un lado el conservadurismo y daría rienda suelta a las ganas, esas que se entrenan casi a diario, pero sin llegar a rozar la locura de una euforia desmedida… y por delante también estaba el viaje, camino de Caravaca, en compañía de dos tipos geniales, dos amigos, dos compañeros, dos apasionados más de este deporte: Sito Barroso y Alfonso Serna. Con ellos suelo salir a trotar cada mañana de sábado y juntos íbamos a compartir un buen rato de conversación distendida y risas.

caravaca_01

Con Sito Barroso y Alfonso Serna

Ya en Caravaca, nada más llegar percibí el fuerte olor a carrera que se respiraba en la fresca mañana. Caravaca se desperezaba, la Gran Vía engalanada de running por los cuatro costados esperaba con los brazos abiertos la llegada de los corredores y en las caras de quienes ya habían llegado se apreciaba el entusiasmo ante la carrera que poco más de 60’ estaba a punto de comenzar.

La recogida de dorsales fue rápida y ágil, los arcos hinchables de la recta de salida o de meta, según se mirase, estaban terminando de montarse, los primeros corredores plasmaban sus firmas en el mural de participación y los rayos del sol, aún débiles, se recibían de buen agrado, regalando algo de calidez con la que combatir los poco más de 10°C que había.

caravaca_03

Carpas para recogida de dorsales

El aluvión de conocidos era previsible en la carrera, no solo por tratarse de un Campeonato Regional, sino por acoger también la segunda prueba dentro de la nueva temporada de la Running Challenge, por lo que fueron muchos los saludos entre corredores, entre los que estaban: Fernando J. Molina, Santos Buendía, Raúl Griñán, Pedro López, Emilio Egea y Bea, Fabián Martín, Antonio Martínez, José Luis Molina, Patrick Carpena, David López, Antonio Cuenca… y otros más.

Con el dorsal en la mano y nuestra rúbrica en el panel de los participantes nos cambiamos, Sito, Alfonso y yo, sin perder tiempo, para comenzar cuanto antes un calentamiento que debía tener la importancia que requería, al tener en cuenta que los 10K que esperaban iban a ser rápidos desde el momento de la salida.

caravaca_02

Dejando la huella… 485

Fue prácticamente en ese momento cuando ya me agrupé con los compañeros del club que se habían desplazado a tomar parte en la prueba. Compañeros que, como otro auténtico aluvión, habíamos desembarcado en el noroeste de la Región como una legión de peregrinos, que si bien no nos ganaríamos el jubileo, sí que nos esforzaríamos por dejar en Caravaca el fruto de los entrenamientos que comenzamos allá por el mes de septiembre. Así, la familia Fondista, capitaneada por David Sánchez, convaleciente aún de una lesión en su hombro, contó con la compañía a pie de carrera del bueno de Pepe Gambín, para alentarnos ambos a la representación que en esta ocasión estuvo formada por:

Juan Pedro y Luis Salinas, Sergio Abellán, Raúl Sánchez, Alejandro Sánchez, Miguel Serrano, José Antonio Abellán, Pedro Serna, Ginés Valera, Carlitos Payán, José Hellín, Javier Fernández, Jesús Cantón, Emilio Puente, Almudena García, Cipriano López y Vicente Sánchez.

La megafonía ayudaba a calentar un ambiente que se iba animando cada vez más, mientras casi todos los corredores nos encontrábamos ya dentro de los cajones de salida y percibíamos como si la mañana estuviese casi a punto de explotar, justo en el preciso instante en el que la detonación marcase el inicio de la carrera. En ese momento hicimos la alianza de carrera y dejamos clara la estrategia y el objetivo de la misma. Ese planteamiento tenía a cuatro protagonistas: David López y Antonio Cuenca, amigos y miembros del Club Alkántara y Carlitos Payan y yo, como Fondistas. El propósito era marcar un ritmo en torno a los 3’50’’ durante la primera vuelta y en la segunda intentar doblar o mejorar ese tiempo. Más allá de eso y como máxima de toda carrera estaba la premisa:

El que no pudiese seguir se quedaría y el que pudiese tirar más, se marcharía…

caravaca_04

Salida de la prueba (Foto: Diario La Opinión de Murcia)

La carrera, cinco minutos después de las diez de la mañana, dio comienzo… los dos primeros kilómetros tenían cierta pendiente positiva, lo que hizo que mantuviésemos el ritmo algo por debajo de lo previsto, sin preocupación alguna porque sabíamos que en los siguientes marcaríamos un ritmo más rápido. El primer kilómetro, urbano, dio paso a la única parte de tierra, que concluía con una subida algo más acusada y la llegada esperada de ese kilómetro 2. En ese punto, Carlitos y David encabezaban nuestro grupo, que se había quedo reducido a tres, al haberse quedado algo rezagado Antonio. El ritmo era alto, ahora sí que estábamos en esos 3’50’’ previstos y el esfuerzo era acusado.

Llegar a la Calle Corredera, tras una reparadora bajada por la Avenida de los Andenes, fue como una inyección de ánimo y el tránsito por la parte más antigua de Caravaca, por sus estrechas y sinuosas calles, nos hizo subir el ritmo o al menos así lo percibí. El paso del kilómetro 4 al 5, con pendiente negativa en todo momento y con la mayor afluencia de público hizo animar nuestras piernas, que pasaron por el ecuador de la prueba marcando un tiempo de 19’00’’. Tan solo quedaba la mitad y las fuerzas no se habían escatimado en momento alguno.

caravaca_07

Calle Corredera, con David y Carlitos (Foto: Diario La Opinión de Murcia)

Al comienzo de la segunda vuelta noté claramente que el empuje de David pedía más alegría y poco a poco se fue alejando, quedándonos Carlitos y yo en solitario. Por delante algo más de cuatro kilómetros, de los cuales sabía que superado el punto kilométrico 7 sería todo más llevadero, no más fácil, pero sí más llevadero al saber que la parte más difícil del circuito estaba superada. En ese punto de la carrera decidí tirar, intentando de esa manera aliviar el desgaste que había acusado mi compañero de carrera.

caravaca_08

Giro primera vuelta, con Carlitos y David (Foto: Web El Noroeste al dia.com)

El paso por el kilómetro 8, con los ánimos y palmas de David y Pepe, fueron el empujón que necesitábamos para dejarnos caer a toda prisa por los menos de dos mil metros que quedaban. Al nuevo callejeo peatonal se le sumó el hecho de ir adelantando corredores, por lo que las ganas de Carlitos y yo no parecían agotarse. El último kilómetro rodamos muy rápidos, con un ritmo cercano a 3’30’’, ya que ninguno queríamos quedarnos atrás y el esprín en la recta de meta, jaleado por la voz de fondo todo de un grande de este deporte como Francis Florenciano (gran corredor y amigo), me hizo dar todo cuanto me quedaba, sin guardarme nada.

La satisfacción del paso por meta junto a mi compañero y amigo, Carlos, se vio aumentada gracias al crono que acabábamos de conseguir. Ese paso por meta se produjo cuando el cronómetro marcaba un tiempo general de 37’59’’, y un tiempo real 37’55’’, entrando en el puesto 50º de la general y el de mi categoría (Veterano M45), de un total de 727 corredores que terminamos la carrera, con un ritmo medio de 3’47’’ min/Km. Clasificación, por cierto que dentro del Campeonato Regional me valió el puesto 33º de la general y el de mi categoría (Veterano M45), de un total de 104 corredores federados que terminamos la carrera. De nuevo encaramos y completamos otra carrera juntos y confío estar al nivel que me permita seguir haciendo pruebas junto a todo un pura sangre como Carlitos.

La zona post carrera no solo sirvió para recuperar el aliento y reponer líquidos, sino también para saber cómo habían resultado las carreras de compañeros y amigos. Sus caras reflejaban el cansancio y el esfuerzo realizado, pero también la alegría y el regocijo del trabajo bien hecho, como el de mis dos amigos de viaje: Alfonso había conseguido su MMP en esta distancia y Sito, que apenas lleva un mes de entrenamiento, se había marcado un registro de esos que se convierten en la mayor motivación.

Por último y casi sin tiempo que perder, nos desprendimos de la ropa sudada y rodamos durante unos 10’ para soltar la musculatura de unas piernas que necesitaban volver a la calma. De nuevo en la compañía de la familia Fondista y de nuevo con la sensación, la buena sensación, del trabajo bien hecho. Y de camino de regreso a casa, risas, objetivos y propósitos de tres corredores que disfrutan, como tantos, de este deporte.

La próxima carrera será este domingo, día 19, en la decimosexta edición del Cross de la Artillería de Cartagena. Un carrera que es todo un clásico dentro del circuito de carreras de la Región y en la que volveré a llegar hasta su famoso Faro de Navidad, para completar así la distancia de 14K, en un recorrido lleno de belleza, no exento de pendientes algo pronunciadas. Así pues, nos vemos en Cartagena

Y tú, ¿participaste también en esta carrera?, si es así ¿qué te pareció? Tal vez participaste en otra prueba diferente a ésta, si quieres puedes compartir tu experiencia, anímate, con tu comentario nos enriquecemos. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar la clasificación completa de la prueba celebrada: V Caravaca 10.0)

¡Comparte!

Deja una respuesta