X Medio Maratón y III 11K Villa de Torre Pacheco

Torre_Pacheco_4

Momento previo a la salida (Foto: La Opinión Murcia)

Lugar: Torre Pacheco (Murcia)

Día: 15 de diciembre de 2014

Hora: 10,00 horas

Distancia: 21.097 m (distancia homologada por la RFEA)

Organizada por: Club de Atletismo Torre Pacheco y el Ayuntamiento de Torre Pacheco.

Recorrido: la salida y meta se encontraban situadas en el mismo lugar, esto es, en la Avda. de Roldán, junto a la Concejalía de Deportes y el Polideportivo Municipal “Virgen del Pasico”, debiendo dar dos vueltas a un circuito idéntico, que discurría por las principales calles del núcleo urbano, comenzando dirección al Jimenado, por la Avenidas Antonio Ayala y Baltasar Garzón, en sentido de ida y vuelta, para poner rumbo al centro de población, donde se transitaba por Calles como Anastasio Egea Egea y Juan de la Encina, siguiendo a éstas la Avenida de Fontes y Calle Mayor, que desembocaba en la Ctra. de Balsicas y la posterior Avda. Plácido Domingo, donde se encontraba el ecuador de la carrera y que en la segunda vuelta daba acceso nuevamente a la Avda. de Roldán, donde se llegaba al final de la prueba. Un recorrido prácticamente llano, con alguna pequeña subida muy suave y apenas imperceptible.

Bolsa del corredor: generosa, muy generosa; algo que pudo sorprender a quien participara por primera vez en esta prueba y que sirvió para confirmar, un año más, el sentimiento y la predisposición por parte de la Organización de ofrecer una bolsa suculenta y que bien podrían intentar imitar otras muchas pruebas. La misma estuvo compuesta por una camiseta técnica conmemorativa de manga larga (algo habitual en Torre Pacheco) y un polo, también de manga larga (ambos de la marca JOMA); junto a estas prendas textiles se sumaron productos de fruta y verdura, como una col, un mix de ensalada, una redecilla con tres pomelos, una manzana, una bolsa de manzana troceada y un plátano, y otros artículos como una muestra pequeña de sobrasada, dos barritas de cereales, una bebida y un caramelo energéticos y tres tickets descuento para canjear en un parque natural, una tienda de deportes y una óptica. Repito, una gran bolsa.

Torre_Pacheco_3

Zona de recogida de dorsales, aseos y guardarropa

Organización y atenciones: un año más, y ya van diez ediciones, Torre Pacheco dejó su sello de calidad en la organización de su medio maratón. Desde el numeroso y encantador voluntariado, pasando por todos y cada uno de los servicios que ofreció la prueba, intentando no dejar fuera ningún detalle que debiera tener una carrera. Ágil entrega de dorsales y bolsa del corredor, zona de vestuarios y duchas, señalización y cortes de calle perfectamente controlados, avituallamientos correctos, recuperación de líquidos y fruta post carrera, servicio de fisioterapia, una animadora megafonía con un speaker a la altura de la prueba, un cronometraje con tiempo general, un tiempo real y uno intermedio (algo poco habitual), así como una celosa labor policial dando cobertura al voluntariado en la regulación del tráfico. Y por si todo esto era poco, tras la finalización de la prueba hubo premios, música, cerveza y aperitivos para todos los presentes, algo que lamenté perderme, por motivos personales.

En este apartado quiero dejar dos apuntes: el primero de ellos, fiel reflejo de la organización llevada a cabo por el Club de Atletismo de Torre Pacheco y el segundo, relacionado con la animación durante la carrera.

Primero: durante la parte del itinerario en la que se pasaba por calles que se corrían en sus dos sentidos, ambos estaban separados por multitud de pequeños conos de plástico, a modo de baliza, para evitar que los corredores invadiéramos el otro sentido de la marcha y éstos conos, todos y cada uno de ellos, de los cientos que habían, estaban fijos al asfalto mediante una púa de acero clavada al suelo, para evitar que el aire pudiera moverlos y hacer tropezar a los participantes. Pude percatarme de este detalle, cuando al paso por el kilómetro cuatro (creo recordar), un voluntario se apresuró, martillo en mano, a fijar al suelo un cono que había quedado suelto… ese gesto no me pasó desapercibido y me hizo pensar en cuán mentalizado estaba el voluntariado para que todo saliera lo mejor posible.

Segundo: un grupo de batucada, algún equipo de música con potentes altavoces a lo largo del recorrido, una pequeña banda de música de paisano y un par de grupos de vecinos, que aprovechaban para almorzar viendo pasar a los corredores, así como el numeroso público presente en la zona de cercana a la salida y meta, es un aliciente mucho mayor que el presente en otras carreras, pero aún así, faltaría una mayor implicación por parte de los vecinos de Torre Pacheco, ocupando las calles y haciendo que con su presencia se le diese un mayor “calor” y colorido a una prueba que sin duda cada año se va superando y que a día de hoy es grande, pero debe ser aún más grande, porque las ganas y el esfuerzo de sus organizadores se lo merecen.

Podio: Juan Ramón García Gen., Sénior del Club Mandarache, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 1h 11′:53”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Nour Eddine Bouaichat (con un tiempo oficial de 1h 12′:44” – Sénior del Club Atletismo Torre Pacheco) y Lucio José Martínez Montero (con un tiempo oficial de 1h 15′:00” – Veterano A). En mujeres, la vencedora fue Carmen Evangelista, Veterana A del Cex Cartagena, con un tiempo oficial de 1h 32′:01”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Lourdes Heredia López (con un tiempo oficial de 1h 32′:45” – Veterana B) y Paula Bonmati Pascual (con un tiempo oficial de 1h 32′:56” – Senior B del Club Skechers-Mobel Sport C.A.).

Con esta prueba se dio por concluida la Segunda Edición de la Running Challenge, que es el Circuito de Carreras Populares de la Región de Murcia y que en esta ocasión contó con veintiséis pruebas. Los ganadores absolutos, este año, han sido: Pedro Antonio Cabrera y Mercedes Merino, ¡ENHORABUENA!

Torre_Pacheco_1

Nubes en Torre Pacheco (una hora antes)

Muy personal: aterrizado ya de la nube vivida en el Maratón de Valencia, me volvía a poner otra vez un dorsal en una carrera y esta vez con la intención de intentar marcar un tiempo que hacía mucho tiempo no conseguía (cerca de dos años) en una prueba de medio maratón.

La mañana, más próxima al invierno cercano que al caduco otoño, se presentó muy nublada, incluso con intermitentes gotas de lluvia queriendo descargar sus nubes sobre nuestras cabezas. Una brisa fría, con algunas rachas fuertes de viento y una temperatura entorno a los 10°C, pero cuya sensación térmica era de algunos grados menos.

Llegué temprano a Torre Pacheco, hora y media antes de la hora prevista para el inicio de la prueba, lo que obligó a madrugar en exceso a mi buen amigo Manolo Gallego, que una vez más se había apuntado a disputar una nueva carrera, consolidando aún más el “gustillo” que le ha cogido a esto de atarse las zapatillas y que de nuevo tuvo que “sufrir” mis prisas por llegar cuanto antes a la zona de salida.

Como consecuencia del tiempo que aún restaba para el inicio de la prueba, tuve oportunidad de ver algo que me encanta observar: el montaje de la zona de salida y meta, la llegada de corredores, la recogida de dorsales, los saludos, los comentarios, los ánimos, los primeros calentamientos, el speaker que empieza a hacer las pruebas de sonido, las primeras canciones que parecen no despertar aún a los primeros atletas presentes… en definitiva, los instantes que preceden al inicio de una carrera.

Torre_Pacheco_2

Preparando la zona de salida y meta

Y durante esos instantes previos tuve la gran de suerte de encontrarme con amigos que, como yo, habían ido a disputar la carrera y que, como yo, llevaban puestas diferentes metas en sus mentes. Amigos como José Antonio Sánchez, José Perea, Emilio Egea, Pepe Caracena, Gines Soto, Miguel Riquelme y Paco Sánchez, así como otros muchos conocidos de estas “batallas”. Lo digo una y otra vez y lo repetiré siempre, el ambiente que se respira en este deporte escapa a cualquier cosa y el simple hecho de verte a un amigo y desearle suerte no sólo te emociona, sino que te hace subir las pulsaciones y te prepara para salir a correr como alma que lleva el diablo, en cuanto suena el pistoletazo de salida.

Torre_Pacheco_5

Entre amigos, con: José Perea, Ginés Soto y Miguel Riquelme… un lujo

 

Torre_Pacheco_9

Con Emilio Egea (apuntándonos a la moda de los selfies)

 

Torre_Pacheco_10

Con José Perea: buena gente donde los haya

Con esa salida, se acaban los nervios y es a partir de ahí cuando sólo queda correr. Y así lo hice, tras la salida, me concentré en llevar un ritmo de 4’:00’’ min/Km, que era el que debía mantener si quería marcar un tiempo cercano a 1h 24’. El plan de carrera estaba claro y sólo debía mantener esa velocidad, controlando que en cada punto kilométrico yo llevase las riendas del cronómetro. Fueron cayendo los kilómetros y así marchaba todo, incluso mis pulsaciones se mostraban en una zona media alta, pero no elevada, por lo que era optimista.

En las calles donde nos cruzábamos quienes íbamos en un sentido y en otro aprovechaba para animar a quienes conocía, bien con un “vamos” o simplemente con un gesto de mi mano, apuntándoles con el dedo y con el que sólo pretendía decirles que iban bien, muy bien. Ese es otro de esos momentos que se viven durante una carrera y que se quedan grabados en tu mente… y mi mente iba fija en su objetivo, ordenando a mis piernas el ritmo que debían mantener.

Los kilómetros caían, el tiempo se mantenía y los dientes ya hacía tiempo que había comenzado a apretarlos; apenas quedaban cuatro mil metros para terminar, y mi ánimo y mis ganas pudieron convencer a mis piernas para que dieran un poco más de sí. Estaba marcando un crono que me podía permitir alcanzar esa pequeña meta que me había propuesto, pero para ello no podía aflojar…

La recta de meta se abrió ante mí, mi pulsaciones subieron un poco más e intenté correr todo cuanto pude, como queriendo arañar algún segundo más y parar ese reloj antes de lo que tuviera previsto. Unos cien metros antes de cruzar bajo el arco de llegada vi que el cronómetro de la prueba marcaba la evidencia de estar a punto de conseguir ese pequeño e insignificante triunfo, por lo que abrí mis brazos, los extendí todo cuanto pude, mientras mis piernas seguían su marcha y deje a la vista de quienes se fijasen lo que llevaba escrito en mis antebrazos (como siempre, mi motivación):

MAR – ROCÍO y @marcandolameta

Torre_Pacheco_7

Entrando en meta (Foto: Emilio Egea)

 

Torre_Pacheco_8

Contento… (Foto: Emilio Egea)

La llegada en meta se produjo cuando el cronómetro marcaba un tiempo general de 1h 23′:51” y un tiempo real de 1h 23’:43’’, ocupando el puesto 50º de la general y el 10º de mi categoría (veterano B), de un total de 616 corredores que terminaron la carrera, con un ritmo medio de carrera de 3:58 min/Km. Por fin había vuelto a marcar un tiempo con el que llevaba muchos, muchos meses soñando y había conseguido bajar casi en 5’:00’’ el tiempo de mi anterior medio maratón, el disputado en octubre en La Manga.

Dejando a un lado esas palabras, de mi carrera particular, quiero felicitar a mi buen amigo Pepe Caracena, no sólo por el carrerón que se marcó, consiguiendo ser 16º de la general y en la categoría de Veteranos B, sino por su coraje, su fuerza y su fe… fe para luchar por aquello que quiere y por lo que se deja la vida. Una vida que sólo está hecha para luchadores como él, ganadores allá donde vayan: “¡¡La carrera está ganada, Pepe… me alegro, amigo!!”

Pepe Caracena: GRANDE (Foto: Asuspuestos)

Pepe Caracena: GRANDE (Foto: Asuspuestos)

La próxima carrera está a la vuelta de la esquina, el próximo domingo: la III Carrera de Navidad de Murcia; una prueba de 6K en la que el año pasado caí lesionado al sufrir una rotura en los isquiotibiales de mi pierna izquierda. Una prueba corta y rápida al mismo tiempo, en la que espero disfrutar del ambiente claramente navideño. Y más allá, en un horizonte no muy lejano, una meta de verdad, como es intentar bajar el tiempo conseguido en esta carrera de Torre Pacheco. A ver, tal vez se lo pida a los Reyes Magos

Y tú, ¿participaste también en esta carrera?, si es así ¿qué te pareció? Tal vez participaste en otra prueba diferente a ésta, si quieres puedes compartir tu experiencia, anímate, con tu comentario nos enriquecemos todos. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar la clasificación completa: X Medio Maratón y III 11K Villa de Torre Pacheco)

¡Comparte!

5 comentarios a X Medio Maratón y III 11K Villa de Torre Pacheco

  • Javi  dice:

    Enhorabuena por la maratón y por l crónica. Sabes que yo patrullo en Torre Pacheco y que este año ha sido la primera vez que no estoy presente de todas las ediciones. En las anteriores bien como poli, corredor o espectador estuve. La del año pasado, ya lesionado solo pude ir a animar. Me ha recordado keer tu crónica, aquellos post que hacía yo en mi blog. Aunque con una diferencia muy grande: yo entraba 10 minutos por detrás. Vaya pedazo de marca! Lo dicho, espero conocerte pronto.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Javi!,¡hola, Espíritu González! Es para mí todo un honor recibir tu visita en mi pequeño rincón. Muchas gracias por tus palabras y siento que no pudieras asistir a la edición de este año, de hecho estuve buscándote por la zona de meta (pensé que estarías firmando ejemplares de alguno de tus dos libros) y al no verte pensé que te podía haber tocado estar de guardia. Esta ha sido la cuarta vez que he participado en esta carrera y cada año se aprecia cómo va cogiendo más y más importancia, algo que me alegra mucho, porque le tengo cariño a esta prueba.

      Como bien dices, espero que podamos coincidir pronto y conocernos, será todo un placer y por cierto, terminar unos minutos antes o unos minutos después una carrera no es lo más importante, puesto que al final todo corremos la misma distancia y lo verdaderamente importante es completarla.

      Un abrazo y gracias por compartir tu experiencia.

      Paco.-

  • Javi  dice:

    Gracias a ti. Un abrazo

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Buena carrera y que nunca falten las ganas de correr .
    Saludos .

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cristina! Gracias, una vez más, por leerme y dejarme tus atentas palabras. Como bien dices, que nunca falten las ganas de correr.

      Besos.

      Paco.-

Deja una respuesta