XI Medio Maratón y IV 11K Villa de Torre Pacheco

torre_pacheco_6

Instantes previos a la salida (Foto: Diario La Opinión)

Lugar: Torre Pacheco (Murcia)

Día: 13 de diciembre de 2015

Hora: 10,00 horas

Distancia: 21.097 m (distancia homologada por la RFEA)

Organizada por: Club de Atletismo Torre Pacheco y el Ayuntamiento de Torre Pacheco.

Recorrido: como en ediciones anteriores, fue el mismo de otros años y el mismo tenía la salida y meta ubicadas en el mismo lugar, esto es, en la Avda. de Roldán, junto a la Concejalía de Deportes y el Polideportivo Municipal “Virgen del Pasico”, debiendo dar dos vueltas a un circuito idéntico, que discurría por las principales calles del núcleo urbano, comenzando dirección al Jimenado, por las avenidas De la Estación, Antonio Ayala y Baltasar Garzón, en sentido de ida y vuelta, para poner rumbo al centro de población, donde se transitaba por Calles como Anastasio Egea Egea y Juan de la Encina, siguiendo a éstas la Avenida de Fontes y Calle Mayor, que desembocaba en la Ctra. de Balsicas y la posterior Avda. Plácido Domingo, donde se encontraba el ecuador de la carrera y que en la segunda vuelta daba acceso nuevamente a la Avda. de Roldán, donde se llegaba al final de la prueba. Un recorrido prácticamente llano, con alguna pequeña subida muy suave y con excesivos giros de 180º, hasta cuatro, que se tomaban en dos ocasiones cada uno, haciendo un total de ocho.

Bolsa del corredor: este es un punto fuerte de esta prueba, que siempre se ha caracterizado por ofrecer una bolsa muy generosa y de alguna manera intentó mantener esa costumbre, ofreciendo de nuevo una bolsa que está un punto por encima con respecto a otras pruebas En esta ocasión estuvo compuesta de una camiseta conmemorativa (cuyo diseño podrá gustar más o menos, pero que cuanto menos fue “diferente”), unos calcetines, una bolsa deportiva porta-zapatillas, productos de fruta y verdura, como una col, un mix de ensalada, una redecilla de pomelos, una manzana y un plátano, junto a una barrita de cereales, un zumo y un caramelo energético, una muestra gratuita de un complemento alimenticio y varios folletos publicitarios y promocionales.

Organización y atenciones: con diez ediciones a sus espaldas, anteriores a la presente, y con la mentalidad de implicación y ganas de hacer las cosas bien que siempre demuestra tener el Club de Atletismo Torre Pacheco, es evidente pensar que todos los detalles y servicios que giraron en torno a la prueba fueron brillantes, no en vano esta prueba es para muchos corredores el mejor medio maratón de la Región de Murcia. Yo no me atrevería a afirmar esa sentencia, pero sí digo abiertamente que es una carrera de las mejores de nuestra región y eso queda latente desde el momento de la retirada de los dorsales, hasta el final de fiesta con el que tiene ya acostumbrados a todos los presentes, donde se puede disfrutar de premios, música, cerveza y aperitivos.

Sí, tal vez no sea necesario enumerar los requisitos que debe reunir una prueba para que los corredores podamos decir abiertamente que es una buena prueba, pero Torre Pacheco merece que se diga, porque por algo pone ilusión y ganas en ello y es justo reconocerlo. Así, felicidades por el trato y amabilidad de sus voluntarios, como felicidades por la señalización, por el guardarropas, por el perfecto control del tráfico, por el visible marcaje de todos los puntos kilométricos, por unos avituallamientos correctos, por la generosa recuperación de líquidos y fruta post carrera, por el servicio de fisioterapia, por una animadora megafonía con un speaker a la altura de la prueba, por un cronometraje con chip sobre el dorsal y con control de paso intermedio (aunque éste no aparezca reflejado) y por los aplausos del público presente, que como ya dijera en mi crónica del año anterior, debería acudir en mayor número a la calle, para dar una mayor calidez y estar a la altura de esta gran prueba.

Podio: Alberto González Conesa, Sénior del Club Nogalte Puerto Lumbreras, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 1h 09′:17”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Nour Eddine Bouaichat (con un tiempo oficial de 1h 10′:31” – Sénior Independiente) y Raúl Guevara Castellar (con un tiempo oficial de 1h 10′:51” – Veterano A del Club Mandarache Cartagena). En mujeres, la vencedora fue Cristina González García, Sénior del Club Bikila, con un tiempo oficial de 1h 25′:30”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Rachael Rozhdestvenskaya (con un tiempo oficial de 1h 29′:56” – Sénior del Club Mandarache Cartagena) y Paula Bonmati Pascual (con un tiempo oficial de 1h 32′:05” – Sénior B del Club Nogalte Puerto Lumbreras).

torre_pacheco_7

El podio masculino (Foto: Diario La Opinión)

Muy personal: una vez más Torre Pacheco fue el medio maratón elegido para terminar el año y como en todas las veces anteriores encaré la prueba con la intención de hacer una buena carrera e incluso, por qué no, alcanzar mi mejor marca personal (MMP) en esta distancia. Pero antes de llegar a lo meramente deportivo, antes de llegar a ese momento de situarse bajo el arco de salida y comenzar a correr, antes están esos instantes previos en los que uno disfruta de todo cuanto acontece antes del pistoletazo de salida.

torre_pacheco_4

Preparativos en la recta de salida/llegada (una hora antes del inicio)

torre_pacheco_1

Recogida de dorsales

En esta ocasión tampoco llegué sólo a Torre Pacheco, de nuevo acudí acompañado, y lo hice junto a dos corredores a los que tuve la suerte de conocer gracias a un amigo común, Sito Barroso, que también iba a estar con nosotros pero que por problemas gastrointestinales debió perderse a la cita. Alfonso Serna y Ángel Cánovas, dos compañeros de lujo que derrocharon amabilidad y cercanía, dos amantes de este deporte, con los que tanto el viaje de ida como el de vuelta fue un auténtico placer y con los pude comprobar, una vez más, la manera particular de cómo vemos, afrontamos y sentimos cada uno lo que llamamos correr y cuántas cosas tenemos en común.

torre_pacheco_3

Compañeros de viaje: con Ángel Cánovas y Alfonso Serna

Otra ausencia significativa también en esta prueba fue la de mi compañero de kilómetros, mi amigo Alejandro Sánchez, que viene arrastrando unas molestias en una rodilla y le está impidiendo poder seguir con su rutina de entrenamientos y carreras. Confío que todo quede olvidado con algunos días de reposo y poder seguir corriendo juntos cuanto antes, codo con codo, como en tantas pruebas.

En lo climatológico, el día era perfecto para correr, con una temperatura de unos 10°C y un cielo con poca presencia de nubes, lo que hacía presagiar una cálida mañana de otoño. Un mañana que reunía todos los requisitos para vivir un buen espectáculo en torno a este deporte, no en vano la carrera contaba con el aliciente de ser la elegida para celebrar el Campeonato Regional de Medio Maratón, por lo que la presencia de grandes atletas estaba confirmada. Allí estuvieron: David Sánchez Romero, Raúl Guevara Castellar, Pedro Serna López, Alberto González Conesa y Nour Eddine Bouaichat, entre otros y en mujeres: Cristina González García y Paula Bonmati Pascual, entre otras.

De esa manera, con semejante plantel de corredores, con el buen día que se presentaba y con el buen hacer del Club de Atletismo Torre Pacheco, era de presagiar que todo saliera como salió, bien, muy bien; además la prueba era la dentro de la Running Challengue 2015-2016 (la Liga de Carreras Populares de la Región de Murcia) y eso siempre aporta también un plus a las pruebas.

Y cómo no, entre los cerca de 1.000 participantes entrados en meta, entre ambas pruebas, muchas caras conocidas, muchos amigos y por encima de todo mucho compañerismo y mucha cercanía, esa que sientes cuando hablas con otro amigo, que como , viste de corto y en sus pies lleva unas zapatillas con las que corre, como y disfruta, como . Entre ellos estaban:

David Sánchez, Pepe Perea, Ana Sánchez, Mariano Moreno, Javier Franco, Jorge Soler, José Enrique Murcia, Fernando José Molina, Juan Pablo Tudela (Footer Trotter), Francis Florenciano, Juanjo Guillén, Mari Carmen García, Juan Jesús Atencia, Juan Antonio Laborda, José Romero, José Antonio Sánchez, José Luis Piqueras y cómo no, mis compañeros de SR, con Ginés Soto a la cabeza, junto a Francisco José Dólera, Víctor Ataz y Antonio Albaladejo

torre_pacheco_2

Qué bien se está en buena compañía (con el amigo Pepe Perea)

Al margen de amigos, de climatología y de todo cuanto rodeaba a la prueba, de cuanto rodea a una prueba cualquiera, estaba la carrera en sí, esa que afrontaba, como he dicho antes, con la intención de conseguir mi MMP, cerrando así un año que deportivamente me ha dado muchas alegrías y me ha permitido mejorar mi forma física de manera considerable y marcar tiempos muy por debajo de los conseguidos hasta ahora.

De esa manera, cumplidos escrupulosamente todos los protocolos previos al inicio de la prueba, me centré en lo que había ido a hacer allí, en correr y eso hice cuando pasado un minuto de las diez de la mañana dio comienzo la prueba. Comencé a correr sabiendo de antemano que la meta marcada me “obligaba” a mantener un ritmo comprendido entre los 3’45’’-3’50’’ el kilómetro, debiendo ir cumpliendo los tiempos de paso que tenía planteados para los puntos kilométricos 7 y 14, donde se alcanzaban el primer y segundo tercio de la prueba.

Los tiempos iban entrando con alguna pequeña pérdida de segundos que no parecían significativos, sin embargo las piernas no parecían muy dispuestas a ponérmelo fácil y de esa manera el tramo entre los kilómetros 11 y 17 se hizo especialmente cuesta arriba. A eso se sumó mentalmente el hecho de conocer casi cada curva de las que había por delante y tampoco contribuyó a ponerlo nada fácil. Estaba claro que no era de los mejores días, me estaba costando bastante mantener la cadencia de zancada y a eso se añadía la siempre rotura del ritmo que supone un giro de 180º, sobre todo si éste se encuentra situado en el kilómetro 20, cuando las fuerzas andan volcándose por alcanzar la meta cuanto antes.

Esa meta, rodeada de gente (no como la práctica totalidad del resto del recorrido, que adoleció una vez más de ser muy escasa: una lástima), empezó a verse al final de la recta que conducía a ella y con los dientes apretados, como los había mantenido durante los últimos tres kilómetros, en clara señal de intentar sacar cuanto llevaba dentro, se fue acercando poco a poco, sin saber cuál era mi tiempo, pero sin importarme lo más mínimo, porque ahí sólo quedaba correr lo máximo posible. El paso bajo el arco de llegada se produjo cuando el cronómetro marcaba un tiempo general de 1h 20′:33” y un tiempo real de 1h 20’:29’’, ocupando el puesto 39º de la general y el de mi categoría (Veterano B), de un total de 549 corredores que terminamos la carrera (67 corredores menos que el año pasado), con un ritmo medio de 3:49 min/Km y quedándome a tan sólo 2’’ de haber igualado mi mejor marca, conseguida el pasado mes de septiembre en Ciudad Real

torre_pacheco_5

Entrada en meta, tras Ángel Bejarano (Foto: Facebook de Ángel Bejarano)

No pudo ser, mi propósito de haber bajado por cuarta vez mi tiempo en un medio maratón este año quedó en eso, en un propósito y a pesar de haber acariciado la posibilidad deberé esperar a otra ocasión en la que tal vez sí o tal vez no logré esa meta. En cualquier caso, el resultado fue positivo, muy positivo, puesto que había conseguido hacer mi mejor tiempo en Torre Pacheco, mejorando en 3’24’’ respecto a mi participación el año anterior.

Una vez concluida la carrera, tocó reponer líquidos, charlar con otros corredores y me quedé presenciando la llegada de atletas que seguían cruzando la línea de meta. Los había que esprintaban los últimos metros, los que levantaban sus brazos en señal de triunfo, los que sonreían abiertamente, los que se acompañaban de la mano de los más pequeños, orgullosos ambos (padre e hijo) de vivir juntos se momento, los que señalaban al cielo dando gracias… maneras de alcanzar la meta, maneras de exteriorizar una forma de saberse ganador, porque si algo tiene este deporte es que más allá de quienes ocupan la privilegiada posición del podio, todos los que participan son también ganadores y eso fue lo que hace casi 14 años me enganchó a él, al running.

La próxima carrera será con la que se pone el punto y final a cada año y que servirá para decir adiós a un 2015 imposible de olvidar. Sí, será en la San Silvestre de Murcia, donde una vez más se verá el mejor ambiente de cuantas carreras se celebran en mi ciudad, no sólo por la masiva participación, sino también por el multitudinario público que se asoma a las calles, para animar y aplaudir, haciendo que se vea una FIESTA deportiva con mayúsculas. Aún lo tengo por decidir, pero todo parece indicar que este año, a diferencia del pasado, iré a correrla sin el afán de competir y me rodearé de mi familia y amigos para disfrutar juntos de la carrera más festiva del año, celebrando y dando gracias un año más porque nuestras piernas siguen sumando kilómetros.

Y tú, ¿participaste también en esta carrera?, si es así ¿qué te pareció? Tal vez participaste en otra prueba diferente a ésta, si quieres puedes compartir tu experiencia, anímate, con tu comentario nos enriquecemos todos. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar la clasificación completa: XI Medio Maratón y IV 11K Villa de Torre Pacheco)

¡Comparte!

6 comentarios a XI Medio Maratón y IV 11K Villa de Torre Pacheco

  • José Luis Piqueras  dice:

    Siempre es una alegría verte y compartir un ratillo contigo.
    Lástima esos segundos, pero sin duda mantenerte en ese nivel óptimo que has alcanzado es una gran noticia, es la mejor lectura que puedes hacer!
    Un abrazo Paco.
    Pd: al final tengo una lesión en el bíceps femoral, pero bueno espero poder correr la San Sil y “colarnos” como el año pasado jeje.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, José Luis! Muchas gracias por “colarte” por este rincón y por dejarme tus palabras. Como bien dices, poder seguir “ahí” ya es motivo más que suficiente para estar contento y a veces nos dejamos llevar por ese afán de arañar segundos a nuestras marcas y no nos percatamos de ello. Y sí, coincidir contigo y cruzar unas palabras siempre es todo un placer… siento mucho lo de tu bíceps femoral, menos mal que fuiste prudente y tomaste la precaución de parar, algo que una vez metido en faena es muy difícil de hacer, pero tú tuviste la cabeza templada e hiciste lo correcto. Espero que te tenga poquito tiempo en stand by y volver a vernos en la San Silvestre, que si no estás tú por allí no voy a saber ponerme en la línea buena de salida ;-)))

      Un abrazo y mejórate pronto.

      Paco.-

  • @achorunners  dice:

    Mucha envidia tu crónica, me dio mucha rabia no ir, a la próxima afeitate…que con esas barbas se pierde aerodinámica…jeje si la verdad que el Giro de 180 grados es una verdadera putada…bueno a la próxima se vuelve a intentar, gran cronica…un abrazo

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, José Ramón! Muchas gracias por tu visita y por dejarme tu comentario. Muy bueno lo de la barba (me has arrancado una buena carcajada) y como bien dices, la próxima vez que quiera mejorar mi MMP procuraré afeitarme o al menos, “descargala” de pelo, jajajaja… espero que el no venir a esta carrera no se debiera a ninguna lesión y espero que pronto coincidamos en una, porque si no recuerdo mal, desde la de Blanca (allá por el mes de marzo), no hemos vuelto a estar en una misma carrera. Y sí, los giros de 180 grados siempre te cortan el ritmo, pero si además son numerosos, el efecto se hace notar aún más… aunque fuera de excusas, no conseguí lo que pretendía y punto pelota ;-)).

      Un abrazo y perdona que haya tardado en contestar.

      Paco.-

  • Fernando  dice:

    Enhorabuena, Paco, por la crónica y por la carrera. Una pena no poderle arañar algún que otro segundo más a tu MMP pero debe hacerte sentir muy orgulloso que aún no encontrándote en tu mejor día, aún con esos pequeños inconvenientes (como los giros de 180°) te hayas quedado tan sumamente cerca de tu marca. Señal de que aún tienes mejores tiempos en tus piernas. Me alegro mucho de leerte, una vez más. Un fuerte abrazo.
    Fernando Murcia.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Amigo Fernando! Muchas gracias por leerme y por tu comentario, un nuevo comentario. Es cierto que fue una pena no conseguir rebajar esos 2″, pero si no tenía que ser, no tenía que ser y me tocará volver a intentarlo en otra ocasión… dejando a un lado sensaciones o giros (que afectaron a todos por igual). No sé si mis piernas tienen mejores tiempos guardados para regalarme, espero que sí y día a día intentaré buscarlos, por si en alguna ocasión deciden colarse y darme una alegría, así que mientras tanto, sigamos corriendo, tal y como también haces tú en tu empeño constante por hacer de este deporte mucho más que eso, un simple deporte.

      Gracias nuevamente y un fuerte abrazo.

      Paco.-

Deja una respuesta