XVIII Medio Maratón y 8K “Ciudad de Orihuela”

orihuela_7

Lugar de entrega de dorsales (día previo a la carrera)

Lugar: Orihuela (Alicante)

Día: 14 de febrero de 2016

Hora: 10,30 horas

Distancia: 21.097 m (distancia homologada por la R.F.E.A.)

Organizada por: Club Atletismo Tragamillas

Recorrido: fue el mismo que viene repitiéndose desde hace años y que es todo un clásico de la ciudad oriolana, el cual tiene su salida y meta junto a la Glorieta Gabriel Miró, en pleno centro de Orihuela. Un recorrido netamente urbano, formado por tres vueltas, con las que prácticamente se puede hacer una visita turística por toda la capital de la Vega Baja, pasando no sólo por su bonito y visitado casco antiguo, sino también por la parte norte de la ciudad, así como la parte sur y más nueva.

De las tres vueltas que consta el recorrido, las dos primeras tienen una mayor longitud que la tercera y última, acumulando un desnivel prácticamente nulo y combinando algunos tramos de suaves subidas, con otros de bajada, sobre todo en la parte de la carrera donde se llega hasta la Plaza de Capuchinos.

Este es, sin duda, un recorrido de los que permite transitar por bellos lugares, no en vano el patrimonio natural y artístico de la capital Hernandiana está avalado por un palmeral como pocos en Europa y un casco histórico salpicado por gran cantidad de iglesias, palacios y palacetes.

Organización y atenciones: como es habitual, Orihuela volvió a echarse a la calle para organizar y participar de su medio maratón y ya van dieciocho ediciones. En esta ocasión se incorporó por primera vez la posibilidad de recorrer otra distancia al margen de los 21K, en concreto un 8K, que atrajo la presencia de corredores más familiarizados en distancias más cortas y por lo tanto más rápidas.

Esta edición contó con una participación superior a la del año pasado, con cerca de 2.000 corredores inscritos y con un total entrado en meta de 1.156 atletas, en el caso de la distancia larga y de 563 atletas, para la distancia menor. Una vez más, Orihuela se vistió de gala para celebrar esta prueba y demostró de nuevo lo que se puede esperar de una carrera en la que la experiencia, el rigor y las ganas se mezclan a partes iguales. El resultado: éxito rotundo y un aval de garantía para volver a asistir en la siguiente edición.

Un éxito cimentado en un nutrido número de voluntarios desplegados, así como medios suficientes para que todo saliera lo mejor posible, comenzando por una correcta señalización de la zona de aparcamiento (para quienes desde otros lugares nos acercamos hasta Orihuela, para correr su medio maratón), hasta un buen servicio post carrera, pasando por una entrega de dorsales y bolsa del corredor ágil, un servicio de cronometraje exhaustivo e impecable, con diferentes lecturas intermedias (hasta seis, más la de entrada en meta), una pequeña feria con puestos de venta de prendas deportivas, buena megafonía, servicio de guardarropa, despliegue policial y médico, servicio de masaje fisioterapéutico para después de la carrera e incluso servicio de duchas, aunque como suele ser habitual éste último servicio se encontraba muy alejado de la zona de salida y meta.

Bolsa del corredor: generosa, estaba compuesta por una prenda de abrigo tipo mico-polar y una taza, ambas conmemorativas con el nombre e imagen del Club Organizador, junto con una braga para proteger al cuello del frío, un envase de galletas, una malla de naranjas y varios folletos publicitarios promocionales, todo ello contenido en la habitual pequeña bolsa impermeable tipo petate. Una vez finalizada la prueba, cada corredor recibimos una toalla, también con la imagen del Club responsable de la prueba y una medalla conmemorativa de la carrera.

Podio: Albert Minczer, categoría Sénior Independiente, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 1h:07′:21”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Víctor Calvo Mira (con un tiempo oficial de 1h:09′:08” – Veterano A del Club Urban Running) y Anouar Dabab (con un tiempo oficial de 1h:11′:55” – Sénior del Club Casino Principal). En mujeres, la vencedora fue la atleta Wafiya Benali, categoría Sénior del Club Clínica Puerto Lumbreras, con un tiempo oficial de 1h:21′:28”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente Sandra Karina Córdoba Otero (con un tiempo oficial de 1h:21′:44” – Sénior del Club Juventud Atlética Elche) y Cristina González García (con un tiempo oficial de 1h:27′:00” – Sénior del Club Bikila Elche).

Muy personal: tres semanas después de mi última participación en una prueba, en concreto en el medio maratón de Santa Pola y todavía con el dulce sabor de haber cosechado mi MMP, me volvía a poner un dorsal. En esta ocasión volvía a repetir distancia, 21K y volvía a repetir compañeros de viaje: Sito Barroso y Alfonso Serna. De nuevo emprendíamos viaje hacia una carrera, con la misma ilusión, confianza y ganas de volver a batir nuestras marcas.

Orihuela nos recibió soleada, con una temperatura superior a los 10˚C, ideal para correr, pero con la presencia de un invitado al que nadie había llamado: el viento. Nada más bajarnos del coche recibimos el primer bofetón, en forma de fuertes rachas de él, que nos hizo lamentarnos sin habernos llegado a poner el dorsal aún… “Bueno, seguro que durante la zona del callejeo iremos amparados por los edificios y no se notará su efecto”, les dije a Sito y Alfonso (ignorante de mí).

Dorsales, gorras, zapatillas, pulsómetros: el ritual de la preparación para la carrera siguió su protocolo habitual y con todo preparado nos encaminamos hacia la zona de salida, donde nos encontramos con el bueno de Pepe Perea, al que me alegré de ver, como siempre. Foto para inmortalizar el momento, bolsa en guardarropa para cambiarnos la camiseta sudada tras la carrera y con la hora que daba paso al inicio de la prueba pisándonos los talones comenzamos a calentar.

orihuela_3

Con Pepe Perea, Sito Barroso y Alfonso Serna

El viento impidió que se pudiese montar el arco de salida e incluso muchas de las vallas metálicas utilizadas para delimitar la zona de carrera estaban tumbadas sobre el suelo, para evitar así que éstas pudieran ser tiradas por el efecto del protagonista del día. Pero a pesar de ello, muchos corredores nos íbamos juntando en los aledaños de zona donde iba a dar comienzo la prueba y el ambiente, un año más, volvía a ser de gala. En esta ocasión, el incluir la prueba de la distancia corta favoreció que hubiese una mayor presencia de corredores y entre unos y otros se fue dando color y animación al domingo de los enamorados.

Muchas caras conocidas, muchos amigos y como siempre, el running como ese padre protector al que se le arremolinan todos su hijos, nos iba dando la bienvenida a cada uno. La prueba estaba a punto de empezar y en mi mente la idea de conseguir una nueva marca personal en la distancia. Antes del pistoletazo de salida, los mejores deseos y toda la suerte del mundo para los tres amigos que me acompañaban: Sito, Alfonso y Pepe. Todos en la misma prueba y cada uno en su carrera… las 10:31 horas:

Tres, dos, uno: ¡pump!… comenzamos a correr.

orihuela_6

Instantes previos a la salida (Foto: Marivi)

Primer kilómetro con la habitual dificultad para poder correr con comodidad, aunque si bien es cierto ésta no es una de las pruebas donde resulte especialmente complicado hacerlo. Desde la primera zancada comencé a buscar el ritmo que me llevara a conseguir mi objetivo y los primeros kilómetros fueron evidenciando que estaba en el camino adecuado. El viento, temido desde la llegada a Orihuela una hora antes, se dejaba notar, pero no dificultaba la marcha y los temores esperados parecían diluirse.

La cabeza de carrera se mezclaba con corredores de las dos distancias y resultaba complicado saber la posición aproximada en la que me encontraba situado, aunque a decir verdad era algo que no me preocupaba lo más mínimo, en verdad nunca me ha preocupado ese aspecto, y sí el hecho de poder mantener la cadencia de mis zancadas, que es al final lo que siempre permitirá poder alcanzar o no el objetivo marcado.

orihuela_2

Primeros kilómetros de carrera (Foto: Palabra de Runner)

Los kilómetros iban pasando y por la disposición del recorrido había diferentes tramos en los que nos cruzábamos corredores en un sentido y otro, algo que siempre permite poder ver a otros amigos cuyo grito o gesto de ánimo motiva tanto al que lo recibe, como al que lo da (amigos como Sito, Alfonso, Rafa Candela, Quique Quiñonero, Manolo Gallego, José Antonio Sánchez y José Romero, entre otros). La carrera volvía a pasar por la zona de salida, era el kilómetro 8 que servía para llevar hasta la meta a los atletas participantes en la distancia más rápida y el resto seguíamos en nuestro camino hacia la zona del Palmeral. A partir de ahí comencé a notar el efecto del viento, que hasta entonces parecía haber estado esperando su momento.

Mi continua preocupación era engancharme a un grupo de corredores con los que poder hacer la carrera y de esa manera sobrellevar de la mejor manera esa lucha contra el viento. Lógicamente, en estos casos es más recomendable correr arropado que hacerlo en solitario y el desgaste que se sufre siempre es menor, por lo que fueron varios los grupos a los que di alcance. En uno de esos grupos estaba José Antonio Sánchez Belmonte, amigo al que me alegré mucho de volver a ver en carrera, tras una lesión que lo ha tenido mucho tiempo apartado de la circulación y que evidenció una recuperación de forma envidiable.

Poco después y tras volver a quedarme en tierra de nadie aumenté mi ritmo para dar alcance al grupo que mantenía el ritmo que deseaba mantener y con el que esperaba llegar hasta la línea de meta. En este grupo se encontraba, entre otros, Raúl Sánchez Romero, del Club de Atletismo Fondistas de Alcantarilla, un corredor con sangre de ganador en sus venas y hermano de David, sin duda uno de los mejores atletas de la Región de Murcia, todo un campeón y un referente.

orihuela_5

Escoltado por Raúl Sánchez Romero y Pedro Reig Jover (Foto: Vegarunner)

La carrera, superado el kilómetro 14, volvió a hacer su segundo paso por la zona de salida, quedando únicamente por delante el último tercio de la prueba. Para entonces el ritmo seguía estando dentro de lo previsto, si bien estaba marcando algunos segundos por encima de mi tiempo previsto, no era algo que me preocupaba en exceso. Sin embargo, esa última parte del recorrido nos regaló a un viento caprichoso que parecía haberse despertado del todo y cuya clara intención era la de jugar con nosotros de tal manera que dificultase nuestro ritmo de carrera.

Entre los kilómetros 16 y 17, con la firme convicción de dar todo de mí para lo que quedaba de carrera, me encontré con la impotencia de ver que acaba de marcar un ritmo casi 10” más lento de mi objetivo. Sin duda fue un jarro de agua fría y con el paso de una calle a otra, en la que confiaba dejar el viento a mi espalda, me volvía a llevar la desagradable sorpresa de tener que seguir peleando con él, que sin saber cómo lo hacía se había empeñado en vernos siempre la cara. No quedaba otra: poner mi gorra del revés y seguir tirando para adelante.

orihuela_1

Último kilómetro (Foto: Palabra de Runner)

orihuela_4

Antes de encarar la recta de meta (Foto: La Aparecida)

El paso por los dos últimos kilómetros fueron a un ritmo más rápido, pero el déficit de los segundos perdidos era irrecuperable, por lo que supe que ese día no iba a ser el de una nueva mejor marca personal (MMP). Aún así había que seguir e intentar hacer el mejor tiempo posible… la entrada en meta se produjo cuando el cronómetro marcaba un tiempo oficial 1:20′:28” y un tiempo real de 1:20′:23” ocupando el puesto 48 de la general y el 10º de mi categoría (Veterano B), de un total de 1.156 corredores que terminamos la carrera, con un ritmo medio de carrera de 3:49 min/Km. No pudo ser, 35” me habían separado de mi mejor tiempo en esta distancia, sin embargo estaba satisfecho por la carrera realizada.

Para recuperar el aliento y reponer líquidos disfruté de la completa zona post carrera desplegada y allí coincidí y cambiamos impresiones de nuestras respectivas carreras los mismos amigos que hora y media antes nos apretábamos antes de dar comienzo la prueba. Pepe, Sito, Alfonso y yo nos felicitamos por nuestros kilómetros y como siempre pensamos en una próxima carrera, que para unos será el próximo domingo y para otros más tarde. En cualquier caso, volveremos a coincidir y a disfrutar de algo que solemos hacer en solitario y que es entonces cuando lo hacemos acompañados: correr.

Y tras esta prueba nada más a la vista hasta mi nueva cita con el maratón. Otra vez me vuelvo a medir a él, con el mismo miedo y respeto de la primera vez y sí, también con las mismas ganas y la misma ilusión. Esa cita será el domingo 13 de marzo, el lugar Badajoz y hasta entonces sólo queda seguir con el plan de entrenamiento y cruzar los dedos para que todo salga bien hasta ese instante que me sitúe bajo el arco de salida, porque llegado a ese punto ya sólo quedará lo más fácil: correrlo.

Y tú, ¿participaste también en esta gran carrera o en alguna de las múltiples celebradas este fin de semana?, ¿quieres dejar tus impresiones de ella? Anímate, de esa manera todos conocemos más pruebas. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar la clasificación completa tanto del XVIII Medio Maratón como del 8K “Ciudad de Orihuela”)

¡Comparte!

Deja una respuesta