XXI Subida a La Santa de Totana (Murcia)

totana_03

Ayuntamiento de Totana

Lugar: Totana (Murcia)

Día: 21 de mayo de 2017

Hora: 10,00 horas

Distancia: 7.333 m (circuito no homologado)

Organizada por: Concejalía de Deportes del Ayuntamiento de Totana. Carrera incluida dentro del Calendario Regional de la FAMU e integrada en la Región de Murcia Running Challenge 2017 organizada por la Federación de Atletismo de la Región de Murcia.

Recorrido: sencillo y muy bonito, con diferente punto de salida y meta, que comenzaba delante de la misma puerta del Ayuntamiento de la ciudad, en la totanera Plaza de la Constitución, discurriendo por una pequeña parte del casco urbano hasta desembocar en la carretera RM-502, por donde se continuaba hasta llegar a la Ermita de Santa Eulalia, también conocida de manera breve como La Santa.

Organización y atenciones: llevar más de dos décadas organizando una prueba debe ser sin duda un aval de peso y una garantía de cara a todo lo que conlleva la preparación de la misma, de ahí que esa experiencia siempre debe quedar palpable. De igual manera, se puede entender que todos esos años no tienen por qué materializarse en una organización deslumbrante, con un derroche de servicios y medios, pero sí que cumpla de manera eficaz con todo lo relacionado con una carrera.

Esa podría ser perfectamente la radiografía de esta prueba, que sin alardes, ni derroches cumplió a la perfección con los servicios que debe tener una carrera. Así, la prueba contó con servicio de autobús que permitió el traslado de corredores antes y después de la prueba desde La Santa hasta Totana, facilitando así que se pudieran dejar los vehículos particulares en el punto de meta antes del comienzo de la misma.

De igual manera, tuvo una eficaz entrega de dorsales, un servicio de guardarropa con traslado de enseres desde la salida hasta meta, perfecta cobertura policial y médica, un servicio de cronometraje sin control de paso intermedio con lectura sobre chic a devolver, un correcto control del tráfico, una perfecta señalización de los puntos kilométricos y un acertado avituallamiento doble durante carrera, junto a un generoso avituallamiento post carrera, a base de frutas, repostería industrial, agua, bebida isotónica y cerveza, una buena ceremonia de entrega de trofeos y el imprescindible servicio de duchas. Todo ello gracias al trabajo de un voluntariado cercano y amable, muy amable.

Más allá de todo ese buen trabajo hubo dos aspectos que eché en falta, sin llegar a comprender como una organización como esta pudo dejar pasar por alto los mismos. Concretamente me estoy refiriendo a la ausencia de aseos portátiles en la zona de salida, que obligaba a tener que hacer uso de los bares cercanos y la no prestación de un servicio de fisioterapia, que si siempre suele venir bien, en este caso y dada la dureza del recorrido no habría venido nada mal a más de un corredor que llegó con la musculatura cargada.

En resumen, una buena, una muy buena prueba que pese a todo y desde mi punto de vista cuenta con una participación escasa, así como una presencia de público casi testimonial. Dos datos que no están a la altura de la que para mí es una de las carreras más bonitas e importantes de nuestra Región y que cuenta con una gran organización.

Bolsa del corredor: sencilla, se recogía en el momento de retirar el dorsal y estaba formada por la tradicional camiseta técnica conmemorativa de la prueba, junto a una muestra de fruta formada por cinco piezas de nectarinas y tres envases pequeños de frutos secos, regañás y gominolas, respetivamente, un botellín de agua y varios folletos publicitarios.

Podio: Raúl Guevara Castellar, perteneciente a la categoría de Veteranos M40 e integrante del Club de Ateltismo Mandarache, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 28’15”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Raúl Cifuentes Martínez (con un tiempo oficial de 28’50” – Veterano M35 del C.A Puertas Lorca) y Mario Molina Salas (con un tiempo oficial de 28’54” – Veterano M35 también del C.A Puertas Lorca).

totana_11

Podio absoluto masculino (Foto: asuspuestos.com)

Entre las féminas, Mercedes Merino García, Veterana F45 del Mobel Automenor Running Team, fue la ganadora de la prueba con un tiempo oficial de 34’02”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Lourdes Heredia López (con un tiempo oficial de 35’11” – Veterana F45, Independiente) y Beatriz Ríos Morata (con un tiempo oficial de 36’53” – Veterana F40 del Grupo Alcaraz).

totana_12

Podio absoluto femenino (Foto: asuspuestos.com)

Muy personal: existen muchos lugares distintos en esta pequeña Región, llena de contrastes y con paisajes que van desde las zonas más áridas, hasta las más fértiles, pasando por rincones tan dispares como la playa y la montaña. Precisamente de ese último tipo de rincones, de los de montaña, era el que me esperaba la pasada mañana de domingo, en Totana, a los pies de la importante y bella Sierra Espuña.

En mi memoria permanecía aún el recuerdo de seis años atrás, cuando había sido mi primera y única participación en esta carrera. Un recuerdo lejano, que pese a todo seguía estando muy presente y que nada más llegar a Totana fue regresando a mi conciencia, como parte de ese pasado que crees olvidado y que sin embargo está mucho más presente de lo que imaginas.

Aún restaba más de una hora para el comienzo de la prueba y con el coche aparcado prácticamente en el mismo lugar que aquella vez, me dirigí hacia el lugar de la salida, para recoger el dorsal y reencontrarme con parte de aquellos recuerdos. Totana había sido, en otra época, un lugar de paso por trabajo, de ahí que no solo fuesen motivos deportivos los que evocaban a ella. En cualquier caso, volvía a estar allí y me encontraba a gusto caminando por sus calles.

totana_01

Paseando por Totana

totana_02

Fuente de Juan de Uzeta

Tal vez fuera el hecho de lo diferente de esta prueba respecto a otras, por aquello de ser una subida continua, tal vez fuera por hacerlo hacia el corazón de un bonito paraje como es el de La Santa de Totana, tal vez fuera porque llevo varios meses con continuidad en mis entrenamientos, tal vez fuera todo eso junto o tal vez por nada de ello, pero lo cierto es que tenía mucha ilusión en esa prueba y eso se contagiaba en el modo como me sentía esa mañana.

Una mañana fresca, típicamente primaveral, con un cielo completamente despejado y tan solo salpicado por el vuelo de golondrinas que con su trisar ponían el sonido a mis pasos. Minutos más tarde sonaban las campanadas de las nueve de la mañana y los voluntarios esperaban pacientes la llegada de corredores para la recogida de los dorsales.

totana_05

Recogida de dorsales (9:00 horas)

”Poca participación”, pensé y al consultar el listado de inscritos tuve la evidencia de lo que sospechaba. Pese a esa poca afluencia de atletas no podían faltar los amigos, esos que tan solo ves en ocasiones como estas y que te llenan de alegría con tan solo su presencia. Entre ellos, los primeros que pude saludar fue el matrimonio formado por Juanfran y Fina García. Corredores ambos y fotógrafa también ella, que esta ocasión y debido a una lesión dejaría las zapatillas a un lado para regalarnos sus instantáneas.

totana_04

Con Juanfran y Fina García, y Miguel del Valle

A continuación vi al bueno de Pablo Sánchez, que en su labor de participación en la Running Challenge se había acercado hasta Totana para cubrir una etapa más de esta. Junto a él, un buen ramillete de participantes fue asomándose por la zona de salida, entre los que estaban toda una campeona como Mercedes Merino, un número uno como Antonio Iniesta y grandes corredores y luchadores incansables de este deporte como José Fernando Molina o Rául Griñán.

Los treinta minutos que siguieron a las nueve de la mañana pasaron fugaces y el comienzo de mi calentamiento coincidió con la llegada de mis compañeros de club que, como yo, estaban dispuestos teñir del color rojo de nuestra equipación las calles de Totana. Allí estaban:

Sergio Abellán, José Antonio Abellán, Antonio Alcaraz, Rafa Belluga, Paco Hernández, Emilio Puente, Ángel L. Pacetti, Jose Muñoz, Raúl Sánchez y Vicente Sánchez

El calentamiento en compañía sirvió para ponernos un poco al día y convencerme, una vez más, que si corriendo solos podemos llegar lejos, hacerlo acompañados, muy bien acompañados, nos ayudará a hacerlo más rápido y es que no hay nada como el grupo para crecer individualmente.

totana_06

Calentando entre Fondistas (Foto: Diario La Opinión)

Las diez de la mañana se asomaban para que las marcasen las manecillas del reloj y con rigurosa puntualidad se dio el pistoletazo de salida. El coche de policía que abría la carrera marcaba el recorrido y tras él, casi como almas que llevaba el diablo, el grupo de cabeza y el resto de corredores, que aprovechando el desnivel positivo del inicio y el ímpetu que siempre acompaña a los primeros metros, corríamos ávidos de kilómetros.

totana_08

Salida de la prueba (Foto: Diario La Opinión)

Desde el inicio se estableció una especie de acuerdo entre Emilio, Rául y yo, consistente en intentar llevar un ritmo que no nos exigiese demasiado, pero alegre y siempre con la idea de guardar algo de fuerzas para el último tercio de la carrera, donde la pendiente y la acumulación del esfuerzo pasaría factura, siempre con una premisa elemental y que no es otra que la de seguir adelante cuando el resto perdiese fuelle, no comprometiendo su carrera particular.

Superado el escaso tramo de bajada y dentro aún del primer kilómetro, comenzó la subida, prácticamente uniforme durante las dos primeras partes del recorrido, salvo en alguna zona puntual de mayor o menor pendiente. Esto facilitó que el ritmo de zancada fuese prácticamente constante, marcando unos pasos intermedios en cada punto kilométrico que estaba en torno a los 4’15’’.

El paisaje urbano dejó paso en poco más de un kilómetro al de la carretera comarcal que conducía hasta la Ermita de la Santa de Totana, que aparecía salpicada de casas de campo a un lado y otro de su arcén. Unas casas más numerosas al inicio de dicha carretera, que fueron escaseando a medida que se acortaba el camino hacia la meta, cediendo el protagonismo al frondoso y aromático paisaje de los pinos que nos regalaban unas balsámicas sombras con las que paliar el efecto de un sol que comenzaba a caer de manera implacable.

La conservadora salida inicial nos permitió ir dejando atrás a numerosos corredores que nos precedían, con el consiguiente efecto motivador que eso supone. La terna formada por Emilio, Raúl y yo se quedó reducida a este último y yo, sin llegar a precisar en qué punto sucedió esto exactamente. El primer avituallamiento, en torno al kilómetro 3 permitió coger un poco de respiro y refrescar una garganta que comenzaba a acusar ese constante desnivel que las piernas aún soportaban sin mucha fatiga.

totana_07

En carrera, con Raúl Sánchez (Foto: Diario La Opinión)

La carretera serpenteaba continuamente y en cada giro de su trayectoria se levantaba un poquito más, como queriendo engañarnos sin que nos diésemos cuenta, pero las piernas comenzaban a notarlo, vaya que si lo empezaban a notar. El segundo avituallamiento marcó el punto de inflexión y el momento en el que la carretera se dejaba de inocentes juegos para marcarse una pendiente más pronunciada que entonces sí comenzó a pasar factura. El agua de ese segundo punto, junto con la leve bajada que había tras ese pequeño paréntesis daban paso a ese último tercio, donde los ilusionantes 4’15’’ comenzaron a caer de manera paulatina.

Raúl, corredor de raza y con genes de campeón, comenzó a poner distancia entre él y yo y poco a poco fue poniendo tierra (asfalto, mejor dicho) de por medio entre ambos. Su zancada, ágil y menos castigada, contrastaba con la mía, que pese a mis intentos iba perdiendo la chispa del tramo hasta ese momento recorrido. Aún así mantuve la concentración, me até los machos, como habría dicho aquel y con los dientes apretados continué, conocedor por mi anterior participación de lo que esperaba.

totana_09

Último tercio de la prueba (Foto: asuspuestos.com)

Durante esa parte mejoré un par de puestos, respecto a mi posición en carrera y cedí otro, ante un corredor que me dejó atrás en el último kilómetro del recorrido. El cartel que indicaba la llegada al punto kilómetro 7 y un motivador “400 m para meta escrito justo debajo de él me ayudó a sacar fuerzas y obviar la fatiga de unas piernas que parecían quemar. El corte provisional de la carretera desviando el recorrido hacia el complejo de la Ermita y el ruido de la megafonía fueron la evidencia de lo cercana que estaba la meta.

Un nuevo giro a la izquierda y el arco de meta comenzó a asomarse al final del último tramo inclinado, con el que se completaba la distancia marcada y se salvaban los 320 m de desnivel de la prueba. Ese instante, el de mi paso bajo el arco de meta se produjo cuando el cronómetro de la carrera marcaba un tiempo oficial de 33’05’’, ocupando el puesto 21º de la general y el de mi categoría (Veterano M45, en esta ocasión), de un total de 201 corredores que completamos la distancia, con un ritmo medio real aproximado de 4’30’’ min/Km, alejado del ritmo de 4’15’’ de los primeros cuatro kilómetros pero sin ser un mal tiempo en definitiva.

totana_10

Entrada en meta (Foto: asuspuestos.com)

Tras el esfuerzo nada como la reposición de líquidos y la conversación tan rutinaria como gratificante con los amigos llegados a meta con anterioridad y los que estaban por llegar, disfrutando en este caso de un muy buen post carrera donde no falto de nada, tanto en variedad como en cantidad. Y como colofón a la participación la siempre ilusionante y anecdótica subida al podio, en esta ocasión compartiéndolo con un amigo y compañero de club, el gran Ángel López Pacetti, para los que esto de correr es algo innato:

Un honor y un orgullo estar a tu vera, amigo Ángel.

totana_13

Podio Veteranos M45 (Foto: asuspuestos.com)

Terminada la ceremonia de entrega de premios, tan solo quedaba emprender el viaje de regreso a Murcia, dejando nuevos recuerdos y el poso de un sabor que seguirá alimentando ese lazo que me une a esa tierra, a Totana.

La próxima carrera será este próximo fin de semana, el último domingo de un mes de mayo que languidece, durante la celebración de la sexta edición del 10K de Alguazas, donde me acercaré por primera vez y volveré a coincidir con un buen puñado de amigos y conocidos, con la ilusión de mantener esa continuidad de entrenamientos y resultados que casi desde primeros de año se vienen repitiendo.

Y tú, ¿participaste también en esta carrera?, si es así ¿qué te pareció? Tal vez participaste en otra prueba diferente a ésta, si quieres puedes compartir tu experiencia, anímate, con tu comentario nos enriquecemos. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar la clasificación completa de la prueba celebrada: XXI Subida a La Santa de Totana)

¡Comparte!

2 comentarios a XXI Subida a La Santa de Totana (Murcia)

  • paco ballesta  dice:

    Ha sido mi segunda participacion en esta carrera y me ha vuelto a encantar, aunque no he entrenado lo suficiente y los dos ultimos kilometros aparece el tio de la maza y te lo recuerda, al proximo año intentaremos mejorar y disfrutar del recorrido. P.D. Entre los 201 corredores eramos alrededor de 30 de Alcantarilla, cifra considerable.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Paco! Muchas gracias por asomarte por este rincón, también tuyo, por dejar tu comentario y felicidades por tu participación, pese a la presencia del tío de la maza en esos dos últimos kilómetros… pero esta carrera tiene ese punto crítico, donde la pendiente se hace más acusada y además pasa factura el desgaste de los cinco kilómetros recorridos previos. Sí, desde luego, esa cifra de 30 participantes de Alcantarilla es un dato a tener muy en cuenta, lo que demuestra sin duda la cuna de corredores que siempre ha habido en ese pueblo.

      El próximo año, si no pasa nada, espero volver a correr allí, a igual que tú y a ver si podemos mejorar un poquito la participación de este año 😉

      Gracias una vez más y a ver si coincidimos en alguna carrera. Saludos.

      Paco.-

Deja una respuesta