XXII Carrera Popular de Nonduermas

Lugar: Nonduermas (Murcia)

Día: 14 de septiembre de 2014

Hora: 9,30 horas

Distancia: 10.660 m

Organizada por: Club de Atletismo Ermita de Burgos.

salida_nonduermas

Momentos previos a la salida (Foto: Diario La Opinión)

Recorrido: constaba de dos vueltas a un circuito casi idéntico, excepto por un pequeño tramo casi llegando a meta, que difería en la segunda vuelta, respecto a la primera. Tanto la salida como la meta estaban situadas en el mismo lugar, en el centro de la localidad de Nonduermas. Salvo el pequeño tramo de paso por el arco que marcaba el inicio y el final, que era urbano, todo el trayecto discurría por estrechos carriles de huerta, con un trazado serpenteante y continuas curvas, combinado con algún que otro tramo recto y de mayor anchura. Con esas características el recorrido se hizo, sin duda, rápido, ameno y atractivo.

A ese atractivo de correr entre huerta hay que sumarle un aliciente más, gracias al cariño y el aliento de muchos espectadores, que desde las puertas de sus casas no dejaban de animar el paso de los corredores: unos, sentados en torno a mesas repletas de suculentos almuerzos, mientras otros, improvisaban actuaciones musicales a pié de carrera, hacían una demostración de la danza del vientre o hacían sonar sus tambores, a ritmo de animada batukada. También estaban los que, sentados sobre un pequeño muro de piedra, aplaudían y lanzaban gritos de aliento, sin olvidar los que ayudaban a mitigar el fuerte calor con mangueras de agua o pequeños tendidos de riego por goteo, que a modo de aspersores mojaba nuestros cuerpos.

Bolsa del corredor: estaba formada por una bolsa “deportiva”, en cuyo interior guardaba la tradicional camiseta que se entrega en cada carrera, unos calcetines, dos barritas energéticas y varios folletos publicitarios. A esto hay que añadirle los obsequios recibidos en mano, tras la entrega de la bolsa y que consistían en: un botellín de agua, un bote de cerveza, una muestra gratuita de dentífrico, un pequeño recuerdo conmemorativo de la carrera y una empanadilla.

Leído así, la bolsa parece ser mucho más generosa de lo que realmente fue y tal vez no refleje la cara que se le queda a uno cuando recibe una “dote” como la descrita, tras haber pagado una inscripción que es superior a muchos medios maratones que se celebran no muy lejos de aquí (provincia de Alicante, por ejemplo).

Siempre he dicho y diré, una y mil veces, que la mayoría de los corredores no vamos a una u otra carrera movidos por el interés de una bolsa del corredor más o menos suculenta, pero sí que resulta sangrante cómo algunas organizaciones van subiendo el precio de sus carreras a cambio de… ¿a cambio de qué?: a cambio de nada, porque no hubo nada que justificase el alto pago realizado, salvo que los voluntarios cobrasen por su servicio (algo que dudo, sinceramente). Y si encima coges la camiseta entregada y ves que es de algodón, entonces te sonríes, mueves la cabeza hacia un lado y hacia otro, en señal de reprobación y te afianzas aún más en el convencimiento que te dice que lo único que se busca es hacer caja, aprovechando el boom de este deporte. Así de sencillo.

Organización y atenciones: sin ninguna duda, lo mejor de la organización fue el servicio del voluntariado, cuya exquisita amabilidad, trato agradable y su continua sonrisa fue todo un regalo para quienes participamos en la carrera. Al margen del trato humano, los servicios habituales de cualquier prueba estuvieron cubiertos de manera correcta, desde una atenta indicación de los lugres de aparcamiento, pasando por una recogida de dorsales muy ágil, la habilitación de inodoros portátiles, disponer un buen número de puestos de avituallamiento (formados por agua, para la hidratación y servicio de esponjas, para mitigar el calor), sin faltar el set de fisioterapia tras la carrera y un speaker que, algo atronador, animó durante toda la prueba.

Se echó en falta algo tan imprescindible en cualquier carrera, como es poder reponer líquidos no sólo con refrescos, sino con la casi “obligada” bebida isotónica o la también muy demandada cerveza, amén de haber habilitado un stand algo más grande para dispensar los mismos, puesto que sus pequeñas dimensiones y la falta de servicio hizo a los propios corredores servirse a sí mismos.

Una vez más, como en muchas carreras, no se pudo contar con un cronometraje de carrera en tiempo general y real, al no hacer una medición justo en la línea de salida, por lo que aquellos corredores que no se encontraban justo bajo el arco de SALIDA en el momento del pistoletazo de inicio contaron con un tiempo de carrera superior al realmente hecho, el cual fue mayor cuanto más tiempo tardaron en pasar por la línea que marcaba el comienzo de la prueba. Otra pregunta lanzo al aire en este aspecto: ¿tan “costoso” resulta tener una lectura más de los tiempos?, o ¿simplemente es más caro?

Por último, destacar la buena indicación de todo el trayecto, con voluntarios en cada cruce o cambio de dirección y un escueto pero adecuado servicio policial cortando y moderando el tráfico de la zona. Bien.

Podio: David Sánchez Romero, Veterano A del Club Fondistas de Alcantarilla, fue el ganador masculino con un tiempo oficial de 35′:19”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Fernando Villegas Jaén (con un tiempo oficial de 35′:26” – Senior del Club Fondistas de Alcantarilla) y Óscar Lisón Sánchez (con un tiempo oficial de 35′:44” – Senior del Grupo Alcaraz). En mujeres, la vencedora fue Mercedes Merino García, Veterana B del C.A. Mandarache, con un tiempo oficial de 42′:48”, llegando en segundo y tercer lugar respectivamente: Alicia Antón Moreno (con un tiempo oficial de 46′:03” – Veterana B del Cartagena Trail) y Nuria Soriano Vidal (con un tiempo oficial de 46′:38” – Veterana A del Club Fondistas de Alcantarilla).

Quiero destacar la incombustible labor de Mercedes Merino, que una vez más consiguió subirse a lo más alto del cajón entre las féminas y que cuenta sus participaciones con éxitos, unos tras otros. Sin duda todo un ejemplo digno de admirar: ¡¡bravo Mercedes!!

Muy personal: pasadas las ocho de la mañana hice mi llegada a Nonduermas, la localidad que celebraba la prueba y que está separada de la capital murciana a menos de cinco kilómetros. La entrada en la zona cercana a la carrera estaban bien señalizada y los voluntarios indicaban de manera eficiente los lugares que se habían destinado para acoger el grueso de automóviles. La mañana empezaba a desperezarse y ya a esas horas comenzaba a dar señales inequívocas del calor que nos iba a ofrecer.

Tras efectuar el aparcamiento y recoger el dorsal, me calcé las zapatillas con las que iba a correr y seguí todo el ritual que precede siempre a una carrera: colocar la banda que controla el ritmo cardiaco, así como el reproductor de MP3, el elástico porta dorsal, las gafas de sol y mi inseparable gorra blanca. Así, casi listo para la “batalla” comencé a hacer unos suaves ejercicios previos al calentamiento y me fui encontrando con buenos amigos, que una vez más volvíamos a coincidir en una carrera y con los que siempre es un placer cruzar unas palabras e intercambiar sensaciones.

guerreras_nonduermas

Entre Guerreras, siempre bien acompañado

De nuevo (y espero que sean un millón de veces más, por lo menos) coincidí con mis buenas amigas de Guerreras Running, esta vez acompañadas por su capitana, Ana Castillo. Se dieron cita allí en un buen número, unas para tomar parte en la carrera y otras para dar todo su ánimo y aliento tanto a sus compañeras, como a cuantos participamos en la misma. Siempre lo he dicho y siempre lo repetiré, lo que estas chicas están haciendo por este deporte y esta afición al running es muy grande y sólo el paso del tiempo permitirá ver en toda su magnitud la labor que están llevando a cabo.

Junto a ellas también tuve el placer de encontrarme con Jesús Pacheco, un vecino y amigo de la localidad que me adoptó hace trece años y donde resido, La Alberca de las Torres. Lo vi por primera vez una mañana que ambos volvíamos de hacer nuestro entrenamiento de sábado; recuerdo que él llevaba puesta la camiseta de haber participado en el I Maratón de Murcia y sin pensarlo dos veces me puse a hablar con él. Desde ese instante son pocas las veces que hemos coincidido, pero su trato, amable y cercano, hace que sea todo un gustazo verlo. A buen seguro que seguiremos coincidiendo y disfrutando juntos de este deporte.

jesús_nonduermas

Con Jesús Pacheco (amigos que te da el running)

Otros amigos a los que saludé en esos instantes previos a la carrera y con los que compartí unos minutos de conversación fueron Mariano Moreno, un triatleta que salía de una lesión en una costilla y que lo había tenido fastidiado durante algo más de un mes; el incansable y constante Manolo Gallego, que en su carrera por mejorar día a día no existe la palabra reposo y va superándose en cada prueba; el bueno de José Antonio Sánchez (Ñoño), cuya forma física y perfil de corredor es envidable, todo un runner con mayúsculas; y por último, Javier Franco y Juanfran Espín, mucho más que dos amigos, con los que hacía mucho tiempo que no coincidía y cuya conversación me trajo a la memoria el buen sabor de años atrás, que dejaron en mi cara una sonrisa de satisfacción.

Así, entre saludos, conversaciones y demás, el tiempo previo a la salida se esfumó en apenas unos segundos (al menos esa fue la sensación) y el calentamiento no fue todo lo adecuado que me hubiera gustado, pero al menos me dio tiempo a preparar medianamente la musculatura de mis piernas. Como suele ser habitual, me coloqué cerca del grupo de cabeza, para evitar los empujones y la aglomeración que se produce en la salida, intentando así que el ritmo de inicio fuera lo más similar al de toda la carrera y no tener que recuperar con posterioridad el efecto de un inicio de carrera lento.

Los más rápidos en seguida fueron alargando el grueso de los corredores y poco a poco, como es normal, se fueron cogiendo las posiciones entre las que nos íbamos situando cada uno, en función de nuestro ritmo de carrera. Durante la primera vuelta fue constante el intercambio de puestos y tan pronto adelantaba, como me adelantaban a mí. Sin embargo, en la segunda vuelta ese adelantamiento fue más escaso y prácticamente se habían ido cogido ya las posiciones que a posteriori nos llevarían hasta la meta.

El trazado por los carriles de huerta, con bastantes zonas de sombra y el reparador rocío de agua de las mangueras dispuestas para la ocasión, hacían más llevadero el fuerte calor que no quiso perderse la prueba y nos acompañó desde el kilómetro cero. Así, mi ritmo de carrera fue disminuyendo poco a poco y de los primeros kilómetros con un tiempo que rondaba los 3:40 min/Km fui pasando hasta algo más de 4:00 min/Km durante el último tramo de la prueba.

En parte por el calor, que tanta mella hace en mi físico, en parte por el resentimiento de mi gemelo izquierdo y en parte, también, por encontrarme en el inicio de la temporada, lo cierto es que me tocó sufrir mucho más de lo esperado, aunque si bien es cierto que en cualquier carrera, si quieres alcanzar tu objetivo, tu meta, debes sufrir y “dejarte la piel” sobre el asfalto.

Superada la primera vuelta, cada kilómetro era un paso más hacia la línea de llegada y pasado el 8K saqué fuerzas y apreté cuanto pude, para que mis piernas pusieran rumbo a meta lo más rápido posible. La entrada a meta quedó marcada por otro calor, en esta ocasión el que otorgaba el numeroso público que aplaudía generosamente. Mi entrada bajo el arco de llegada lo hice cuando el cronómetro marcaba un tiempo oficial de 42′:32”, ocupando el puesto 48º de la general y el 8º de mi categoría (veterano B), de un total de 893 corredores entrados en meta y con un ritmo medio de carrera de 3:59 min/Km.

entrada_nonduermas

Cruzando el arco de llegada (Foto: gentileza de la FAMU)

Mentiría si dijese que no me esperaba hacer ese tiempo, puesto que llevaba como objetivo bajar de los 4:00 min/Km, pero sí que es cierto que me hubiera gustado haber arañado unos cuantos segundos al reloj y haberlo dejado detenido sin sobrepasar los 41’, pero no pudo ser y a pesar de estar contento con el resultado, dejo para otra vez poder sacarme esa pequeña espina que da el no haber conseguido el tiempo con el que, en silencio, uno sueña.

La próxima cita, será en Murcia, el domingo 28 de septiembre, para participar en la II Carrera de Relevos, organizada por la Asociación de Padres de Niños con Problemas de Audición y Lenguaje (ASPANPAL). En esta ocasión va a ser una carrera diferente, donde formaré parte de un equipo de tres corredores y en el que estaré acompañado por Pepe Caracena y Alejando Sánchez. Va a ser una prueba con una compañía de lujo, formada por dos corredores del más alto nivel y en la que espero poder la talla, en la medida de lo posible.

Hasta entonces quedan 15 días, en los que espero poder recuperar bien mis molestias y seguir cogiendo la forma que van otorgando los entrenamientos de calidad y los rodajes largos. Será la primera carrera donde “Marcando la meta” va a tener presencia física, será el debut en una prueba, a ver qué tal se da…

Y tú, ¿participaste también en esta carrera?, si es así ¿qué te pareció? Tal vez participaste en otra prueba diferente a ésta, si quieres puedes compartir tu experiencia, anímate, con tu comentario nos enriquecemos. Muchas gracias.

(Aquí puedes consultar la clasificación completa de la prueba: XXII Carrera Popular de Nonduermas).

¡Comparte!

6 comentarios a XXII Carrera Popular de Nonduermas

  • Jesús Pacheco  dice:

    Muy buenas Paco, me quedo sorprendido por la crónica, no se te ha escapado ningún detalle. La verdad que me desilusionó mucho que no dieran una camiseta técnica con su grabado de la carrera por que es uno de los recuerdos que te quedan cada vez que sales a estrenar con ella.
    Enhorabuena por la crónica, eres un CRACK !!!!.
    Espero verte muy pronto.
    Un saludo.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Jesús! Muchas gracias por tu comentario. Creo que esa desilusión por la camiseta fue algo generalizado entre todos los que participamos, así como algunos detalles que a mi modo de entender no estuvieron a la altura de una carrera con la experiencia de ésta. Mientras llega la próxima edición tenemos todo un año por delante, con muchas carreras en las que participar y en las que seguro coincidiremos, disfrutando así en compañía de algo que nos gusta y nos apasiona: correr.

      Un abrazo y felices kilómetros.

      Paco.-

  • Jose Ramón  dice:

    En primer lugar enhorabuena por tu crónica , no puedo estar más de acuerdo con tu artículo, en la carrera popular más cara de la región (sin contar medias maratones) que por cierto sus organizadores el año pasado presumieron y con razón de haber agotado las inscripciones y de ser una de las carreras populares más importantes y con más participación de la Región….cosa que es verdad, la carrera, el voluntariado, el circuito y el ambiente del público y vecinos fueron de 10, pero como tú dices el corredor popular no corre por la famosa “Bolsa del corredor¨ que tanto se está poniendo de moda, si no para encontrarse unos buenos servicios y una buena recompensa conforme a lo pagado, y es una pena que tan bella carrera tan bien organizada y tanto esfuerzo puesto de muchos, nos llevemos la mayoría de los corredores esta decepción

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, José Ramón! Muchas gracias por dejar tu punto de vista. Sí, como bien dices, toda la prueba fue de 10 (salvo pequeños detalles que no la deslucieron del todo), pero ese afán recaudatorio se “clava” un poco en el corazón, que no en el bolsillo, porque los 15 euros de la inscripción no suponen una ruina para nadie, pero precisamente por ese motivo, por ser un importe que todo podemos pagar, se aprovechan. La moda de la “Bolsa del Corredor” está cogiendo un auge proporcional a la desatención que está recibiendo y eso nos provoca cierta decepción y nos deja un mal sabor de boca que nadie puede discutirnos.

      Muchas gracias, nuevamente, por tus palabras.
      Saludos y espero que coincidamos en más carreras.

      Paco.-

  • Cristina  dice:

    Hola Paco:
    Buen argumento sobre esta carrera , como siempre un placer leer un resumen de las carreras que realizas, ya que así uno parece que se encuentra en ellas participando y sintiendo la sensacion de felicidad que ello conlleva.
    Un Abrazo y Saludos.

    • Paco Molina  dice:

      ¡Hola, Cris! Gracias por tu comentario, ciertamente es una carrera más, pero aún así me alegra saber que te pueda transportar hasta ella al leer mis palabras.

      Un abrazo y muchas gracias, nuevamente

Deja una respuesta