Archivo mensual abril 2019

El descanso de los dioses (el recreo de la Sardina)

post dioses

Si algo han tenido siempre los dioses, es el respecto y la aprobación de los mortales, capaces de entender o no sus decisiones y acatar con resignación el destino, bueno o malo, de sus designios. Era la manera de poner la sabiduría y el poder al mando de seres tocados por ese don, que les concedía capacidad de gobernar y filtrar todo aquello necesario para regir la vida terrenal.

Dioses nacidos de otros dioses, primitivamente engendrados por un ser superior, con capacidades incuestionables y...

Detalles

Silencio en negro y malva (al amparo del Refugio)

Refugio de negro y malva

El capuz, de un raso malva intenso, descansaba perfectamente extendido sobre la cubierta de su cama y colgado de una percha, prendida del tirador del maletero del armario, la túnica que cubriría su cuerpo en pocos minutos, del mismo raso brillante y de negro azabache. Los guantes, negros también, sobre el pequeño aparador, el rosario sobre la mesita de noche y los dos escapularios guardados en la vieja caja de madera que le regaló Sonia siendo niña, con la inscripción desgastada… Para e...

Detalles

Una de trampas, tramposos, pícaros y… zapatillas

tramposos

El pasado fin de semana, con motivo de la celebración de la nueva edición del Medio Maratón de Madrid, volví a encontrarme con una demostración más del buen número de tramposos y astutos que moran en este país, hasta la fecha, llamado España. Un ejemplo que vino a sumarse a otro hecho del que tuve conocimiento tiempo atrás y cuyo origen se sitúa en el Maratón de Valencia, allá por el pasado mes de diciembre de 2018. Con esos dos apuntes es fácil deducir que hoy la cosa va de pillos

Detalles

Carso y Dolina (o la talla de un sueño)

Carso surgió de las profundidades del océano, Dolina jamás llegó a salir del techo que la cobijaba.

*   *   *   *   *

[1

Correr se había convertido en un motivo perfecto para hacer turismo y la mejor manera de conocer lugares y rincones, más o menos escondidos, más o menos conocidos; todos ellos dotados de un atractivo y de un encanto suficientes como para hacerles viajar a muchos kilómetros de distancia.

La mañana, fría, ventosa y cubierta de nubes, dotaba al día de un halo pro...

Detalles