Archivo mensual septiembre 2019

Kronos

kronos

[…

El cielo volvió a iluminarse una vez más, tal y como no había dejado de hacer desde la última media hora. El sonido provocado por los truenos era estremecedor y en cualquier momento parecía como si el mundo entero fuese a caer roto en mil pedazos sobre sus cabezas. Kronos lo miró, asustado, tembloroso, dejando asomar su pequeño hocico bajo la colcha que los cubría. Con el primer relámpago ya se había acurrucado junto a él.

– No temas, mañana saldremos a correr, amigo mío –le di...

Detalles

Salir a correr, salir a entrenar: zancadas en ambos casos

post correr

Recuerdo cuando comencé a correr, y de eso hace ya más de diecisiete años, que el sentimiento que me impulsaba a ello era simplemente el de querer correr, nada más. Una pequeña parte de ese impulso era la novedad de un deporte que se había metido en vena casi de manera automática y la otra gran parte fue el motivo, la razón, por la que había elegido esa disciplina como principal aliada de un propósito que otros deportes no lo habían conseguido: dejar de fumar.

Como ya he dicho en nume...

Detalles

Corre tú, que a mí me da la risa

post risa

No vengo esta vez a descubrir el valor terapéutico de la risa, porque creo que a estas alturas de la canción todos sabemos de sobra que la vida acompañada de ella es mejor vida, ¿a que sí? Quizá sea por eso, o simplemente por puro instinto de supervivencia, llamémosla… emocional… nuestra realidad se dulcifica, se hace más placentera, cuando la risa forma parte de nuestro día a día.

Quiero dejar claro, antes de meterme un poco más en materia, que me estoy refiriendo a la risa como ...

Detalles

Mar Menor… mal mayor

Los Alcázares, a orillas del Mar Menor.

La vida quiso que no fuera hijo suyo, un hijo del Mar Menor; siempre fui más del Mediterráneo, como dice la canción, de Mazarrón concretamente, pero los casi 30 años que llevo bañándome en él me han servido para sentirme un refugiado de sus aguas y poco a poco me han convertido en un enamorado más de este pequeño mar… de nuestro mar. En silencio lo observo, mientras se mece adelante y atrás, y mis dedos acarician el teclado de mi portátil...

Detalles