Las entrevistas de Marcando la meta… Contador de kilómetros

Contador de kilómetros 01

Ángel Sánchez

Si hablamos de correr, como una práctica habitual de ejercicio físico de duración media larga, es obvio pensar que estaremos indirectamente hablando también de kilómetros, ya que ambos términos van unidos entre sí de manera casi indisoluble. Para un corredor, además del tiempo dedicado en su práctica, es fundamental la distancia recorrida durante ese tiempo de ejercicio. Tal vez por eso, por el simple hecho de contar kilómetros o quizá por la espontánea necesidad de convertirse en una especie contador de historias, surgidas a partir de esos kilómetros, nació la figura del protagonista que he querido elegir para despedir en este último trimestre de 2018.

Ángel Sánchez, es un corredor más, madrileño de pura cepa, conocido en todo nuestro territorio por quienes practicamos y compartimos la afición, la pasión, de correr. Hasta ahí y para aquellos que no lo conozcan es una carta de presentación que quizá pueda parecer poco llamativa, pero basta con rascar apenas en la superficie, para descubrir a un tipo genial que representa mucho más allá de lo que es un mero corredor. Él encarna a la perfección la esencia, el espíritu del corredor de fondo popular, ese que tal vez jamás llegue a subirse a un podio de una carrera, ese que quizá no marque el mejor registro de una prueba, pero que jamás dejará de correr y de superarse cada día, y siempre desde la sensatez y la cordura.

Su poder de atracción, su capacidad para comunicar y su empático carácter lo han convertido en un referente dentro de nuestro deporte. Seguido por una legión de miles de colegas que nos calzamos las zapatillas cada día, ha hecho que correr se convierta casi en una religión, creando, compartiendo y contagiando su ilusión y su fe en este deporte.

Hoy tengo el placer de compartir con todos vosotros la entrevista que, con la amabilidad que le caracteriza, ha aceptado concederme un amigo de todos los que corremos. Con todos vosotros, ÁngelContador de kilómetros.

1.- Para empezar, Ángel, una pregunta tan obvia como obligada y que te habrán hecho muchísimas veces, ¿por qué “Contador de kilómetros”? ¿Qué te hizo decidirte por este nombre? De paso, dime también ¿desde cuándo estás precisamente haciendo eso, contando kilómetros?

Comencé a correr en 2011. En aquella época devoraba absolutamente todos los libros de running que se me cruzaban por mi camino. Aunque en aquella época, para mí el trail running era algo muy lejano, leí CORRER O MORIR de Kilian Jornet. En este libro contaba que con unos 5 años le preguntaron que quería ser de mayor. El pequeño Kilian quería ser “Contador de Lagos”. Quería descubrir lagos nuevos, rodearlos para calcular su diámetro, imaginar su profundidad y continuar buscando el siguiente. Me gusto tanto la anécdota de aquel niño de 5 años que yo, que aún veía imposible para mí el trail running, decidí ser CONTADOR DE KILOMETROS. Cambie el nombre en mi cuenta de twitter a @contadordekm. Como diría Gerard Pique, “Kilian, ¡contigo empezó todo!” 😉

2.- Todo principio tiene un motivo, en tu caso, ¿qué provocó el que un día te atases las zapatillas y echases a correr?

Yo trabajaba 11 sentado en una silla y con una alimentación más que discutible llegué a pesar casi 90 kilos (mido 169 cm.). Me ahogaba subiendo dos tramos de escaleras que separaban la oficina del almacén. Era obvio que tenía que hacer algo. Traté de encontrar motivación extra con una camiseta de mi cuñado (en silla de ruedas desde los 18 años por un accidente de tráfico). Pensar que él no podía moverse a su antojo y yo sí era un motor increíble para arrancarme del sofá. El primer día que salí a correr corrí 1 kilometro y 600 metros a 7’30”/km. Me acuerdo mucho de mi “yo” de aquella época. Quizás por eso respeto tanto quien corre en esos ritmos y distancias.

3.- Quienes te seguimos, que somos muchos entre los que pululamos por el mundo runnero, nos hemos familiarizado gracias a ti con términos como tractorismo, lento, duro, fiable… son vocablos que se han hecho inseparables a este deporte. Sin duda reflejan tu manera de entender o tu filosofía de lo que es correr, pero dime, ¿qué representa en tu vida, en tu día a día, correr?

Vivimos tiempos donde todo va muy rápido. Todo es intensidad. Todo es o todo o nada. Los corredores recibimos a diario mensajes de A PUTO TOPE, NO PAIN NO GAIN, WHERE IS THE LIMIT, etc. que en realidad están genial, pero hay gente que los malinterpreta. El Tractorismo es un poco lo opuesto. Soy muy conservador corriendo. No disfruto de ir a tope. De verdad no es un alegato del corredor lento, ni un ataque a los rápidos. Es respecto a la intensidad. A mí no me gusta ir al límite. Ir por debajo del límite me hace sentirme fiable, duro, sentir que puedo con cualquier reto deportivo. Sé que suena un poco antisistema jajaja. Pues en resto de facetas de la vida igual.

4.- Al margen de los términos acuñados por ti, existe otro aspecto que nos llega a todos lo que estamos relacionados con este deporte. Me estoy refiriendo a tu carácter solidario de correr por los que no pueden hacerlo. ¿Por qué surgió esa idea? Destacar un protagonista detrás de cuya historia hayas corrido por él debe ser una tarea tremendamente difícil, además que podría parecer que el resto no lo son tanto, por eso no te voy a pedir que desveles ninguna de ellas, pero sí que me digas qué carrera o qué kilómetros has realizado de manera solidaria cuyo recuerdo esté por encima del resto.

Comencé a correr con la camiseta de mi cuñado Antonio como ya he explicado antes. Recordar a quien no puede correr ayuda a motivarse. Obviamente ya no necesito llevar su camiseta, pero me acompaña siempre. Como el dorsal 32 de Fernando Leira (fallecido por ELA) o a veces la camiseta morada que nos recuerda los ataques epilépticos de los niños Dravet.

5.- Al margen de correr, correr y correr, ¿practicas algún otro deporte o tu faceta deportiva se encuentra completamente monopolizada por zapatillas y kilómetros?

Practiqué mucho futbol desde pequeño y me gusta mucho. También hago bicicleta de montaña que se incorporó a mi entrenamiento para la Madrid-Segovia de 2016 y natación, que pasó a formar parte de mi entreno durante una lesión. Ambas las practico a menudo y supongo que me acercará a debutar en triatlón más pronto que tarde. Pero tengo claro que no dejan de ser un medio para un fin (correr mejor).

6.- Como siempre he manifestado, correr y escuchar música es un binomio perfecto, aunque soy consciente de la existencia de muchos detractores, para los que la práctica simultánea de ambas actividades es casi un sacrilegio. En tu caso, y como buen rockero que creo que eres, dime, ¿nos ponemos música para correr o no? Y en caso afirmativo, recomiéndame algún temazo para cuando me recupere y vuelva a echarme al asfalto.

Yo entreno prácticamente siempre con música. No tengo necesidad física de ella para correr, pero prefiero correr con música. Salvo en carreras. Ahí la mejor música es el público y el ambiente de las carreras. Además, existe un tema de seguridad evidente. Si vas a tu bola con la música puesta con 3000 personas alrededor existe la posibilidad de que haya algún problema.

Durante tu recuperación te recomendaría VIENE Y VA de Fito y Fitipaldis. Relativiza muy bien los buenos y los malos momentos. (Muchas gracias, Ángel, tomo muy buena nota de tu recomendación)

7.-  Ya que he empezado por la música, me vas a permitir que continúe con otras dos preguntas en las que me voy a referir a otros tantos artes: el séptimo y el de la literatura. Con relación al primero y sin necesidad de tener que citar películas con temática deportiva, ¿qué tres películas consideras imprescindibles en una filmoteca que así quiera considerarse?

“Cadena Perpetua” me fue y me es muy inspiradora. Yo también estaba preso como Andy Dufresne, pero con mi martillo de gemas también hice un túnel. Soy muy muy muy friki de “la triologia del dollar” LA MUERTE TENIA UN PRECIO, POR UN PUÑADO DE DOLARES y EL BUENO EL FEO Y EL MALO. Recuerdo diálogos completos. La película UN DOMINGO CUALQUIERA también me es muy inspiradora.

8.- Obviamente, ahora toca mirar para el mundo de las letras. Entre los libros que han pasado por tus manos, ¿cuál serías capaz de leer y releer sin dudarlo y cuál ha sido ese otro libro que a pesar de tus intentos te ha costado una barbaridad o incluso te has visto obligado a tener que abandonar?

“42 kms para amar el maratón” de Alfredo Varona es mi libro fetiche. Lo releo la semana previa a correr maratón. Primero me encanta lo que cuenta Alfredo, pero sobre todo adoro como lo cuenta. Cualquiera que se haya leído un artículo suyo sabrá a que me refiero. Tengo también un libro que recopila artículos de Mariano José de Larra que no pasa un mes hasta que vuelva a releer alguno. No conseguí terminar TEO VA A LA ESCUELA jajajaaja (Es broma). La Celestina me pareció un brodio importante y me leí solo los títulos de los capítulos para el instituto.

9.- Volvamos ahora, de nuevo, a ponernos las zapatillas… dentro de este deporte, están los corredores que tienen anotada cada una de las carreras en las que ha participado y estamos también los que llevar ese control exhaustivo queda a un lado. En tu caso, ¿tienes conocimiento de todas las carreras en las que has participado? Y dentro de ellas, registradas o no, ¿cuál es la que para ti tiene un recuerdo más especial o de la que nunca te olvidarás?

Tengo en Strava mi recuerdo personal. Aunque también es una red social yo lo uso porque soy super analítico y para mí es muy bueno tener esas referencias ordenadas y guardadas. Me ayuda a conocerme saber las pulsaciones de las tres tiradas largas pre maratón, por ejemplo. O saber cuánto tiempo me cuesta recuperar a 120 pulsaciones entre series. La carrera que no olvidaré nunca es una media maratón en octubre de 2012 por las calles de un polígono en Fuenlabrada. Fue el día donde descubrí que realmente podía correr larga distancia. Y eso para mí es un recuerdo muy valioso que condicionó totalmente mi futuro. 2 horas 2 minutos tardé y llegué entre los 20 últimos.

10.- Sigamos corriendo… recientemente, el pasado día 2, para ser más exactos, se disputó una nueva edición del que para muchos es el mejor maratón de España. Sí, me estoy refiriendo a Valencia y a su espectacular ambiente. Me consta que tu presencia allí no fue como corredor, en esta ocasión, sino como speaker situado en el 32K. Un kilómetro fatídico y temido para quienes alguna vez nos hemos medido a la distancia reina, por aquello del famoso mazo. Seguro que tus ánimos ayudaron a muchos a olvidarse de ese fantasma, pero dime, en primera persona, qué tiene de verdad su existencia y si has sufrido en tus carnes, en alguna ocasión, su efecto.

El muro tiene una parte fisiológica y una parte psicológica. Normalmente si has entrenado la primera no suele haber problemas en la segunda. Fisiológicamente el cuerpo tiene unas reservas de glucógeno determinadas que se agotan antes o después. A partir de ahí el cuerpo busca otras fuentes de energía menos eficientes pero muy validas como la grasa. En mi caso ese cambio de combustible suele durar unos 5-6 minutos donde mi pulso se acelera levemente, mis piernas parecen un poco más pesadas que hace 1 kilometro. Para mí (que ya he pasado muchas veces por esa situación) en realidad es una muy buena noticia, porque tengo súper identificadas las sensaciones y sé que después tendré mucha energía. Además, se da la circunstancia de que yo corro maratón en negativo (segundos 21 kilómetros mas rápidos que los primeros) y todas esas sensaciones solo me indican que el momento de incrementar el ritmo esta cerca. Eso a nivel psicológico es muy bueno, porque cuando todo el mundo empieza a ceder, tú vas a acelerar. Es una sensación como de saltar al hiperespacio increíble. En estas circunstancias, tener un bajón anímico es poco menos que imposible. Durante la maratón de Valencia innumerables veces les decía a los corredores que “el muro no existe, solo existe el buen entrenamiento”.

11.- Ya que me he referido al maratón, fijémonos ahora en el plano alimenticio o de suplementación. En tu caso, ¿eres de los que, al margen de la hidratación, repones energías con la ingesta de geles y otros productos similares o eres de los que les vale con unos frutos secos y unas pasas?

Tengo un estomago privilegiado mucho mejor que mis piernas. Para largas distancias todo me viene bien. Si corro ultras o montaña con alimentos, lo mismo me dan gomilonas que fruta que caldo Aneto. Pero si es verdad que me gusta llevar una pauta de suplementación para asegurarme un mínimo de energía. Tomo los mismos geles que Kipchoge (Maurten) aunque obviamente a él le sientan mejor…;). En montaña o ultras que voy con la mochila Maurten en polvo diluido en los bidones de agua. También me he dado cuenta que los productos de recuperación en mi caso sí que hacen la diferencia entre tomarlos o no tomarlos. Después de una competición de larga distancia o entrenos muy largos los uso siempre.

12.- Y hablando de alimentación, pero no referida en carrera, me pregunto si comer, como placer, también figura entre tus debilidades, de la misma manera que me pregunto si eres de los que le gusta ponerse el delantal y hacer de chef. En cualquier caso, sentémonos a la mesa y dime qué plato de comida podríamos elevar a la categoría de pecado y con qué plato te gusta complacer a tus invitados.

Tengo unos gustos muy sencillos en lo culinario. Soy muy feliz con un huevo frito con patatas. En casa cocino bastante, puesto que trabajo desde casa y mi mujer fuera. En casa comemos mucha pasta por razones evidentes. No tengo un plato que me salga especialmente bien. Si tenemos gente a comer a casa normalmente cocino en la barbacoa.

13.- A pesar de que estemos haciendo la digestión, o casi, volvamos a correr un poco, aunque sea al trote. Dime, a pesar de ser un corredor que se aleja del perfil del velocista, ¿cuáles son tus mejores registros, dentro de las distancias en las que has participado y cuál consideras que ha sido, hasta el momento, tu participación más importante en una carrera?

Rocé los 40 minutos en 10 Km. (40´36”, Aranjuez 2015), tengo 1h32´05” en la Mitja de Barcelona 2018 y 3h22´50” en maratón también en Barcelona 2018. En 100 kilómetros tengo 14h55´en la Madrid Segovia 2016. No sabría destacarte una sola carrera en particular, pero sí puedo decirte la única meta que me vio llorar, Maratón de Atenas en 2016. La cuna de la maratón.

14.- Que correr sea tu pasión es algo que no escapa a nadie, pero ¿hasta qué punto esa pasión ha cambiado tu vida, desde un punto de vista laboral? Corrígeme si estoy en un error y comparte con todos nosotros lo que un día te hizo replantear tu vida profesional y dar un giro radical a tu mundo, hasta el punto de convertirte en quien hoy eres. ¿Tuvo algo que ver en ello este deporte o solo fue una maravillosa casualidad?

Correr fue determinante en mi caso. Se suele utilizar la frase “correr me ha cambiado la vida” de una manera un tanto frívola, pero en mi caso es que es literalmente así. En una época de estrés laboral altísimo (yo era jefe de administración y de compras en una empresa del sector de la construcción) correr calmaba mi cabeza. Y me daba serenidad para ver que aquello no podía ser mi día a día durante los próximos 30 años. Hice un curso de community manager. Sin tener nada dejé aquel trabajo. A día de hoy trabajo llevando las redes sociales desde carreras, gimnasios o circuitos de carreras. Escribo en una revista de running. Colaboro con una radio de Running. Trabajo locutando como speaker carreras. Todo tiene que ver con el deporte y la carrera a pie. Si, correr ha sido determinante.

15.- Como ya hiciese en mis otras entrevistas, quiero saber tu punto de vista respecto al boom del deporte de correr en la última década. Sin duda ha sido espectacular, pero a estas alturas, ¿crees que esa progresión seguirá creciendo o de alguna manera piensas que ya ha tocado techo?

Es la ley de la oferta y la demanda. Suceden dos cuestiones de manera simultánea. La primera es que el número de corredores ya no crece de manera tan exponencial y la segunda es que los corredores llegados con la primera oleada como puedo ser yo ya hemos corrido muchas cosas y somos más selectivos. Y el mercado va filtrando solo los buenos y los malos organizadores de carreras. Te engañan la primera vez, a la segunda no vas. Yo creo que el running ha llegado para quedarse. No será una moda pasajera, pero ahora todos corredores y organizadores de carreras tenemos otros estándares de calidad.

Lo que jamás entenderé son los que se quejan de que haya gente que trate de ganar dinero con esto de correr. Los que se quejan del “negocio del running”. Lo que hay que perseguir son las malas prácticas y los abusos. Que la gente se gane la vida con las carreras me parece genial. Pero claro yo soy parte implicada. Todos los que se quejan del negocio del running supongo que irán gratis a trabajar entre semana…

16.- Como amante del deporte y como buen corredor, seguro que tendrás tu propia lista de los que para ti son los más grandes dentro de nuestro deporte de zapatillas y kilómetros. Por eso, destaca cinco atletas que son o han sido diferentes al resto, por ser los más grandes o no. Y si miramos a otros deportes, ¿cuáles destacarías como los más grandes?

Como corredores admiro mucho a Gebre y a Castillejo. En trail a Kilian y a Luis Alberto Hernando. Me gusta mucho Rober Alaiz. Me es muy inspiradora su lucha por volver. En otros deportes admiro mucho a Nadal, no tanto por sus éxitos sino por cómo le han tumbado mil veces las lesiones y los rivales, y siempre logra volver.

17.- Otra pregunta que también he repetido en las entrevistas anteriores es esta, porque con ella intento establecer un nexo afín con quienes tan amablemente aceptáis mi entrevista… Quizá hayas leído alguna de mis entradas que agrupo bajo el título de “Lo que pienso mientras corro”; en ellas me dejo llevar y recojo al aire los pensamientos que pasan por mi cabeza, precisamente mientras corro. Es mi manera particular de sacar la parte más romántica a este deporte… contágiate, déjate llevar y dime en qué piensas mientras corres una mañana, una tarde o una noche cualquiera, de un día cualquiera.

Corriendo suelo encontrar soluciones a problemas y también buenas ideas. Casi todas las ultimas cosas que he hecho y que han funcionado bien se me ocurrieron corriendo. Es como si tuviera una clarividencia mientras corro que parado se difumina. Hay veces que en uno de los trayectos que hago habitualmente de ida y vuelta mi cabeza se aleja tanto que cuando reconecto dudo si voy o vuelto. Es muy fuerte.

18.- Ángel, fijémonos ahora en las redes sociales y en el papel tan importante que juegan en nuestra sociedad. Tú, dentro de ellas, eres una persona muy activa, no en vano cuentas con miles de seguidores en Twitter, Facebook y muchos de ellos seguimos también tus vídeos en Youtube. Vídeos cargados de consejos, experiencias y sobre todo de ese buen humor y buen rollo que te caracteriza. Por todo eso, ¿cómo crees que nos han cambiado esas redes sociales y qué hay de bueno y de malo en ellas?

Lo bueno es que conoces a muchísima gente y lo malo es precisamente lo mismo. Al conocer a tanta gente las probabilidades de encontrarte con un gilipollas o un amargado, que te diga algo desagradable se incrementan mucho, jajajaja. Poco a poco la gente va haciendo filtro. Si no caigo bien a alguien no tiene porque seguirme. Que ya son ganas de sufrir estar pendiente de alguien que no tragas. A mí las redes sociales me dan de comer y me han ayudado a encontrar un camino profesional. Y salvo algunos casos súper aislados, no me han traído ningún problema destacable. Quizá tenga que ver que no sabéis si soy de izquierdas o de derechas, si soy del Barca o del Madrid, si voy a misa o no. Mis cuentas no están para eso. Obviamente tengo una posición política y me gusta más un equipo que otro, pero ya a veces me da pereza hablar de ello con mi familia o amigos cuanto más exponerlo en redes para que llegue uno y me diga que soy un hijo de puta. Ese riesgo existe y me da tremenda pereza.

19.- Esta pregunta también me gusta repetirla… Nuestra lengua es rica en vocabulario, pero creo que lo es mucho más en expresiones o en refranes. Fijémonos en esos últimos, en los refranes, si tuvieras que quedarte con uno, ese con el que más te identificas o consideras más acertado, ¿cuál sería?

Todo lo que sucede, conviene.

20.- Por último, para terminar esta entrevista, te dejo esta pregunta con un carácter que yo defino como “Muy personal”, con el deseo de conocer un poco más al creador del tractorismo… para conocerte a ti, ¿te animas?

– Aquello que te hace feliz… Las carcajadas de mi hija de 5 años.

Lo que no soportas bajo ningún concepto… Que se dude de mí.

Una manía personal… Dormir en el lado izquierdo de la cama.

– Una fecha que nunca olvidarás… El día que nació mi hija.

– Un olor que guardas en el recuerdo… El olor a réflex de un vestuario de fútbol.

Contador de kilómetros 02

La entrevista a… Contador de kilómetros

*  *  *  *  *  *

Gracias, Ángel, por la entrega de la que has hecho gala en esta entrevista, compartiendo con todos nosotros aspectos menos conocidos de ti y que sin duda han resultado de los más interesantes, dejando al descubierto la parte más humana de alguien valiente, capaz de salir al paso de la carrera de la vida y marcarle su propio camino… sí, lento, duro y fiable, pero también y por encima de todo, seguro.

No dejes de contar kilómetros, por ti, ni por tantos por los que corres, sigue contagiando tu pasión por este deporte y haciendo que muchos disfrutemos con ello. Felicidades por todo ello y gracias, una vez más, por dejarte ser el protagonista de hoy.

Un abrazo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.