Suspendido

post suspendido

Mobile Word Congress de Barcelona: Suspendido

Carnaval de Venecia: Suspendido

Salón del Automóvil de Ginebra: Suspendido

Feria Mundial del Reloj de Basilea: Suspendido

Estos son algunos de los eventos suspendidos como consecuencia del efecto mundial que está causando ese virus salido de la localidad de Wuhan, en China. Sí, el conocido como Coronavirus o más técnicamente como Covid-19 está haciendo estragos en la organización de salones de carácter internacional, no solo por los que a día de hoy ya se han cancelado, sino por el gran número de los que peligran para fechas próximas.

Pero, como es de imaginar, no solo las celebraciones de salones internacionales con carácter comercial han visto colgar el cartel de Suspendido, esas suspensiones también han llegado al mundo del deporte y hasta la fecha nos encontramos con esta secuela:

Tour de los Emiratos Árabes: Suspendido

Mundial en pista cubierta de atletismo: Suspendido

Preolímpico femenino de baloncesto: Suspendido

Gran Premio de China de Fórmula 1: Suspendido

Gran Premio de Motociclismo de Qatar de MotoGP: Suspendido

Y una vez dentro de este mundo, tampoco resulta muy difícil prever la suspensión de pruebas en las que la presencia popular supera con creces a la imprescindible y necesaria presencia de los profesionales de esta disciplina. Me estoy refiriendo a las grandes citas de carreras de media y larga distancia, sí, a los medios maratones y maratones internacionales, que congregan a miles de corredores.

En efecto, de momento se han suspendido dos multitudinarias pruebas como:

Maratón de Tokio

Medio maratón de París

Pero este mediático virus no parece que vaya a afectar solo a esas dos ciudades, puesto que Londres e incluso Madrid ya han manifestado cierto temor y la sombra de una más que probable suspensión hace erizar la piel a tantísimos runners que tienen, en los maratones de estas dos capitales, muchísimas ilusiones puestas.

Es aquí donde quería llegar, es aquí donde me detengo, sin entrar en conjeturas, análisis o variopintas teorías que acercan esta pandemia al argumento de cualquier novela de ciencia ficción, en la que la población mundial se ve manipulada por unos medios de comunicación interesados en sembrar el miedo y la destrucción de manera irremediable, de manera imparable.

Sí, para cualquier amante a eso de correr, tomar la decisión de prepararse la prueba reina, aceptar que va a medirse a los 42.195 m es algo que va mucho más allá. No importa que sea la primera vez que lo vaya a hacer o que ya acumule en sus piernas más de un maratón, porque enfrentarse a él es, en sí mismo, un acto de valentía y en cierto grado de locura, de bendita locura.

Un maratón no es una carrera que se prepare en cuatro semanas, ni mucho menos; hace falta meses de dedicación, tanto física como mental, muchas semanas en las que cuerpo y mente se entrenan para llegar a esa cita, en la que tomar la salida de los 42K tan solo es el último escalón de una larga y empinada escalera. Pienso pues en todos esos corredores populares cuya temporada se ve planificada a partir de la preparación de esa prueba y no puedo evitar que un escalofrío recorra mi espalda.

Quien ha corrido un maratón conoce a la perfección todo lo que rodea a esa aventura desde el momento que toma la decisión, hasta que llega el día de ponerse bajo el arco de Salida… variedad de entrenamientos, piernas cargadas de muchos kilómetros, una alimentación controlada y, sobre todo, en las últimas semanas, mantener los dedos de las manos y de los pies cruzados todo el día, para ahuyentar cualquier estúpido catarro o inoportuna lesión que dé al traste con ese propósito.

Correr un maratón no es un acto impulsivo, sino una decisión muy meditada y estoy completamente convencido que muchos, miles de los corredores enrolados en esa batalla, estarán asistiendo con estupor, no exenta de incredulidad, cómo el efecto de un virus que va camino de convertirse en uno de los más famosos de la historia (no ya por el número de fallecidos, sino por el carácter mediático que ha adquirido) va a amargarles ese maratón en el que han puesto ilusión, ganas y dinero, porque tampoco hay que olvidar que correr también se ha convertido en una atractiva manera de hacer turismo.

Pese a todo, seamos positivos y esperemos que en el peor de los escenarios el Suspendido de cualquiera de maratón pase a ser un Retrasado y aunque la preparación en la que se encuentran embarcados los runners se vea dilatada, consigan llegar a buen puerto y hacer realidad su sueño de sufrir y disfrutar cada uno de los metros de los ansiados 42K.

*     *     *     *     *

Prohibición de eventos cerrados con más de 5.000 personas, en Francia, partidos de fútbol a puerta cerrada en países como Italia y un bombardeo masivo de información a nivel mundial, donde tan solo falta que aparezca, en el margen superior derecho de nuestro televisor, un contador donde minuto a minuto se vaya actualizando el número de infectados por este virus, como si de un videojuego se tratase y en el que al final de la partida aparezca insertado en el centro de la imagen, no el legendario GAME OVER, sino la palabra:

SUSPENDIDO

Y ya entonces no quedará más remedio que cerrar la puerta de nuestro querido planeta y echar a correr, como alma que lleva el diablo… claro está, con las zapatillas puestas.

 

post suspendido

Suspendido

¿Crees que peligran las citas de los grandes maratones?, ¿piensas que todas las medidas que se están tomando son necesarias o quizá son algo excesivas?, ¿eres tú uno de los que están preparándose una de esas pruebas?, ¿cómo imaginas que puede afectar una decisión así en un corredor? Anímate, deja tu punto de vista sobre este tema tan actual como comprometido y si te ha gustado este post, compártelo. Muchas gracias.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.